Arxiu de la categoria: Solidaridad

CAIXA DE RESISTÈNCIA DE SUPORT ALS TAXISTES EN VAGA

SOLIDARITAT I AJUDA ALS TAXISTES EN VAGA
Portem més de 7 dies de vaga indefinida al taxi de Barcelona, defensant els nostres llocs de treball contra multinacionals com Uber i Cabify. Hi ha companys i companyes que estan en una situació econòmica familiar molt difícil. Demanem solidaritat i ajuda en aquests moments decisius per al sector del taxi. Aportem aquest número de compte com a caixa de resistència, per a totes les persones, col·lectius, sindicats … que vulguin ajudar-nos:

La Caixa: ES08 2100 1183 3902 0024 9028

Posem a disposició la caixa de resistència de la secció del taxi, en suport dels taxistes en vaga. Qualsevol treballador / treballadora del taxi,  autònoma o assalariada que es trobi en dificultats econòmiques, pot sol·licitar ajuda de la caixa de resistència, posant-se en contacte amb nosaltres en aquesta adreça de correu electrònic:

mail: seccio.taxi@barcelona.cnt.es

SALUT Y BUEN VIAJE

Share

CINCO AÑOS DE LA DESAPACICIÓN DEL TAXISTA ELÍAS CARRERA COLMENERO

Hoy se cumplen cinco años desde que se perdió la pista de Elías Carrera Colmenero, un taxista ourensano que desapareció tras alquilar un coche en Ourense que devolvió, horas después, en Vigo, donde algunas personas lo situaron en las inmediaciones de Alcampo. Esa fue la última noticia que sus familiares tuvieron de él.

Su mujer y su hija piden que todo aquel que pueda ofrecer una pista, por mínima que sea, sobre su paradero se ponga en contacto con el 112.

Es difícil entender el dolor que sufren. Solo se percibe por las lágrimas que asoman en sus ojos cada vez que hablan de Elías Carrera Colmenero. Hoy se celebra el día de las personas desaparecidas sin causa, y la historia de Mercedes Rivero y de Sandra y Tamara Carrera refleja lo que supone una pérdida tan inusual en una familia. Llevan tres años esperando en Ourense por su esposo y su padre.

Desapareció el 17 de julio del 2013 de su casa. «Solo recuerdo que al mediodía oí cómo se cerraba la puerta, pero no le di importancia», dice Sandra. No sabía que sería la última vez que vería a su padre. No fue hasta horas después, cuando comprobaron que el taxi que conducía seguía en el garaje, cuando se percataron de que algo pasaba. «Al principio pensamos que habría sido un arrebato y que volvería a las pocas horas. Pero no fue así», relatan

A lo largo de este tiempo, Mercedes y sus dos hijas han recorrido toda Galicia y la zona de la raia portuguesa que linda con Ourense repartiendo fotos de su marido y padre, reuniéndose con posibles testigos o con personas que aseguraban haberlo visto. Pero a día de hoy no hay pistas. En todos estos meses por sus cabezas ha pasado de todo. «Llevaba tiempo triste, había bajado el ritmo de trabajo. Sin ganas de hacer nada ni de ver a gente. Pero con nosotras estaba bien. No tenía problemas económicos. Se acercaba la boda de una familiar y eso a lo mejor lo puso nervioso…. No se llevó nada de valor, ni su móvil, ni su cartera,…», especula la esposa. En realidad poco saben de las causas. «Intentas buscar una explicación. Así día tras día. Todas las mañana me levanto pensando en dónde estará y creyendo que me va a llamar. Estoy atenta a todo lo que ocurre. Si escuchamos que ha aparecido un cuerpo, sea donde sea, llamamos….», relata Mercedes. Y cuenta cómo una pista la llevó hasta Vigo. «Hace un año nos llamaron, fuimos rápidamente. Incluso yo recogí ropa de mi marido, por si estaba mal y había que arroparlo. Pero al final era una pista falsa. Te llevas muchas decepciones y tienes que reponerte. Hacemos todo lo que podemos y más, pero nada de nada», relata casi llorando. La familia de Elías Carrera sigue buscando y esperando. «Ahora mismo solo queremos saber dónde está. Tener noticias de él, sean cuales sean. Nuestra vida se paró en el 2013», afirma Sandra. «Necesitas saber si lo está pasando mal, si tiene algún problema, si hay algo que puedas hacer…», dice. El caso de Elías Carrera sigue abierto, aunque no hay actualmente ninguna pista, ningún hilo del que tirar. Por eso su familia sigue recorriendo localidades, reuniéndose con posibles testigos y haciendo todo lo posible para buscar esa esperanza que pueda terminar con su sufrimiento. «Sabemos que es mayor de edad -Elías tiene 63 años- pero si la familia lo reclama, como es nuestro caso, algo habrá que hacer», explican. La Asociación de Familiares de Personas Desaparecidas sin Causa Aparente (Inter-SOS) calcula que al año desaparecen en España alrededor de mil personas sin saber el motivo. Hay casos muy mediáticos, como fue el del joven Hodei Egiluz, desaparecido en Amberes en el 2013, cuyo cuerpo fue encontrado este año, o el del niño Jeremy Vargas, que fue visto por última vez hace nueve años. Pero también de familias anónimas, como la de Mercedes, que sufren lo que se denomina la angustia infinita. La fecha del 9 de marzo, para recordar a las personas desaparecidas, fue elegida en el año 2010 en recuerdo de Cristina Bergua, ya que fue ese día de 1997 cuando la joven, de 17 años y residente en Cornellá, desapareció de su casa. Todavía no se sabe nada de ella.

 

SALUT Y BUEN VIAJE

Share

EL TAXISTA ACUSADO DE QUEMAR LOS CABIFY PIDE AYUDA ECONÓMICA A SUS COMPAÑEROS

La asociación Solidaridad del Taxi se plantea subir la cuota para afrontar los gastos del proceso judicial y compra un local fuera del aeropuerto.

El taxista acusado de quemar los nueve coches de Cabify en un hotel rural de Castilblanco de los Arroyos durante la Feria de Abril de 2017 ha solicitado ayuda económica a sus compañeros del sector para poder hacer frente a los gastos que acarreará su defensa.

Francisco B. H., taxista de Sevilla pero que es natural de Castilblanco y tiene casa en este pueblo, fue detenido a principios de juino  por la Guardia Civil, que le imputa un delito de daños y lo considera el principal sospechoso del incendio de los coches de Cabify que habían venido a reforzar el servicio de esta empresa durante la Feria de Abril.

Este taxista, que no lleva muchos años en el sector, pertenece a la asociación Solidaridad del Taxi, que tiene el monopolio sobre la parada del aeropuerto de San Pablo. Esta asociación celebró la pasada semana una asamblea en la que se planteó la posibilidad de subir las cuotas a los afiliados, que actualmente es de 100 euros al año, para así hacer frente a todas las costas del proceso judicial abierto contra varios taxistas asociados.

Aunque Francisco B. H., que está en libertad con cargos, es el único investigado por el incendio de los coches de Cabify, hay otra treintena de taxistas del aeropuerto imputados por otros delitos de daños, amenazas y coacciones ocurridas en la parada de la terminal.

Todos estos sabotajes e incidentes están siendo investigados en una misma macrocausa contra la mafia del taxi que mantiene abierta la juez de Instrucción número 8 de Sevilla, Reyes Flores. A los taxistas de Solidaridad se les imputa también el delito de pertenencia a organización criminal, mientras que a algunos de ellos se les investiga por los daños causados en los aseos de la terminal.

Estos destrozos coincidieron en el tiempo con el litigio que emprendió AENA contra Solidaridad del Taxi por el incumplimiento de las condiciones del contrato de alquiler del local que funciona como sede de la asociación en el aeropuerto de San Pablo. AENA ha solicitado a la Justicia que desaloje a los taxistas, después de que comprobaran que éstos tenían abiertos un bar que vendía productos a terceros, algo que incumple las condiciones del alquiler.

Solidaridad ha adquirido una casa próxima al aeropuerto, en la carretera que enlaza con las instalaciones de Airbus, para trasladar su sede a este inmueble en las próximas semanas y habilitar allí una cafetería y unas oficinas, como tenían hasta ahora en el almacén de segunda categoría que utilizaban como sede.

El foco sobre Cabrera

La asociación Sevilla semueve ha pedido al Ayuntamiento y, en concreto, al delegado de Movilidad y Seguridad, Juan Carlos Cabrera, que “tome cartas respecto a la situación de hostilidad y mala praxis que provoca cierto sector del taxi en el aeropuerto de Sevilla, puerta turística de la ciudad y que tan mala imagen deja en ocasiones debido a la actividad sin control que allí desempeñan muchos de los taxistas de la capital hispalense”.

En un comunicado, la asociación lamenta que “con cada nueva información” que se publica sobre la mafia del taxi, “la gestión del Ayuntamiento de Sevilla resulta cada vez más bochornosa y, en particular, la de la Delegación de Movilidad, cuyo responsable, como director que fue del Instituto del Taxi, conoce el caso mejor que nadie. Pocos serán los sevillanos que no se avergüencen al leer sobre la trama que desarrollan el grupo de taxistas que ha establecido un monopolio en el aeropuerto a base de coacciones y amenazas, según vienen narrando los medios a través de fuentes policiales”, señalan desde la asociación.

Para Sevilla semueve, el delegado Juan Carlos Cabrera “se mantiene impasible, mirando para otro lado en un caso que da para varios guiones de cine. No sólo no se corta a la hora de echar balones fuera y eludir su responsabilidad de solucionar los problemas de la ciudad, sino que parece darse por satisfecho afirmando que no se pueden tomar medidas hasta haber una sentencia firme”./Diario de Sevilla

SALUT Y BUEN VIAJE

Share

CONCERT DE RAP SOLIDARI

Dissabte 19 de maig, concert de rap antirepressiu dins la campanya de Solidaritat Inqüestionable. Carrer Calàbria 66 a les 18:00 hores.

Tots els beneficis aniran destinats a despeses antirrepresives de la campanya solidaritat inqüestionable de la CNT de Barcelona.

Més informació a:

http://cntbarcelona.org/el-conflicte-es-ineludible-la-solidaritat-inquestionable-comunicat-davant-de-les-peticions-de-preso-a-diversos-anarcosindicalistas-de-la-cnt-de-barcelona/

SALUT I BON VIATGE


Share

ACTE DE SUPORT ALS COMPANYS ENCAUSATS A LES LLUITES OBRERES

Fa uns dies hem rebut avís per part del jutjat, que el proper dimarts 3 d’abril seran jutjats 2 companys de CNT Barcelona. El cas que els afecta és el Cas Casino de Poble Nou. Un piquet realitzat, durant la campanya electoral de les municipals de Barcelona el 2015, en l’espai que dóna nom al cas. Com a resultat d’aquest piquet, i després d’una agressió policial, es imputar càrrecs penals a dos dels nostres companys. Amb motiu de visibilitzar la situacio … repressiva en el context de les lluites obreres, hem fixat dos actes, una xerrada / debat, i una concentració el mateix dia del judici.

Des de CNT Barcelona volem convidar-vos a assistir a les dues convocatòries, així com a participar en la xerrada debat que tindrà lloc el dia 31. Es presenta la ponència realitzada després de les experiències recollides en la campanya “Solidaritat inqüestionable” (16h). Esteu convidats a participar exposant, a través de ponència o presentació, alguna de les situacions repressives que us afectin.

-Dissabte 31 de març. Acte solidari 13-18h menjar i xerrada / debat. Agora Juan Andres (c / Riereta amb c / Aurora)

-Dimarts 3 d’abril. Concentració de suport 09:30 Ciutat de la Justícia (Gran Via dels C.C. nº111)

Les notícies no són bones, ja que la fiscalia, una vegada més, actua d’arma política del capitalisme sol·licitant duríssimes penes de presó.

 

El primer cas és el del Casino de Poble Nou. Previament a les eleccions municipals de 2015 es va produir un piquet a les portes del Casino de Poble Nou, on s’estava celebrant un debat electoral amb les persones que per aquell moment eren els alcaldables a la ciutat de Barcelona. Entre aquestes persones estava Xavier Trias, un dels responsables de la cessió il·legal de treballadors informàtics de la Generalitat a empreses com IECISA (Informàtica El Corte Inglés SA). El piquet de la CNT buscava visibilitzar la irresponsabilitat de la Generalitat de Catalunya d’incomplir la sentència favorable als treballadors, els quals estaven apartats dels seus llocs de treball fins i tot després que un jutge els donés la raó i dictaminés que havien de ser contractats directament per la pròpia Generalitat. Durant el transcurs de l’acte, el piquet va ser atacat per un grup de persones que posteriorment vam saber que eren Guàrdies Urbans vestits de paisà. Com a resposta, es va produir un tall del subministrament elèctric del debat electoral i per tant va estar diversos minuts sense emissió televisiva. El resultat de tot això va ser la imputació de 2 companys acusats de diferents delictes, agreujat d’atemptat contra l’autoritat i delicte d’alteració d’acte electoral.

Una vegada tancat el sumari, la petició fiscal ascendeix a 2 anys i 4 mesos per a un dels companys, així com el pagament de 5.000 € de responsabilitat civil. A l’altre company li demanen 6 mesos de presó. A més la Guàrdia Urbana es persona com a acusació particular, demanant 4 anys de presó i 21.000€ de responsabilitat civil. Finalment tot apunta que també es personarà l’Ajuntament de Barcelona, colze a colze amb la Guàrdia Urbana quan es tracta de reprimir treballadors en lluita.

L’altre cas és el de El Corte Inglés. Els darrers mesos de 2015 vam dur a terme una campanya de boicot a aquesta empresa per denunciar la seva participació en processos penals contra vaguistes del 29M, així com per visibilitzar la política de por i repressió contra els seus propis treballadors, els múltiples casos de masclisme empresarial i les connexions entre l’empresa i alts càrrecs polítics, policials, judicials i eclesiàstics. Aquesta campanya va tenir com a conseqüència la detenció de 3 companys i la seva posterior imputació per delictes de coacció i obstrucció a la justícia. La petició fiscal contra aquests companys ascendeix a 5 anys de presó i 6.500€ de multa per a cadascun d’ells.

Tots dos casos no són més que exemples del que tristament es ve consolidant des de fa anys: un enduriment brutal de la persecució contra sindicalistes i treballadores en lluita. No es tracta de casos aïllats. Arran de la successió de vagues generals que van començar en 2011, comptem per centenars els treballadors represaliats en piquets i conflictes sindicals. Alguns mitjans parlaven de la major ofensiva contra el sindicalisme des de la dictadura. Pràcticament tots els conflictes laborals mínimament contundents, amb accions més enllà de les estrictament jurídiques, acaben amb imputacions penals i alguns d’ells ja amb condemnes fermes: vagues generals, vaga minera, conflicte de Coca Cola, treballadores i estudiants de la UAB, treballadors de Arcelor, miners de Zarreu, muntatge del 14N a Logronyo, sindicalistes d’Airbus, jornaleres andaluses… La llista és interminable.

Sota el nostre punt de vista aquest enduriment de la repressió no és casual. Es tracta d’una maniobra política per acabar amb el poc que queda. Des de fa temps ja venim escoltant veus que des dels despatxos de les empreses clamen per una regulació estricta de les lluites laborals, a través, principalment, de limitar el dret a vaga, però també limitant i fins i tot impossibilitant les lluites col·lectives als centres de treball, els piquets i l’acció directa. I aquesta situació que es viu en el context laboral té una versió equivalent en l’àmbit sociopolític: per a l’Estat, a través de policies, fiscals i jutges, el sindicalisme és coacció i els moviments polítics i socials són terrorisme.

No volem, però, declarar-nos innocents a qualsevol preu. Reconeixem el conflicte i reneguem d’una idea de sindicalisme canalitzada cap a l’única opció dels jutjats. La lluita obrera mai s’ha limitat a posar denúncies i no podem permetre que es converteixi en això, més encara en un moment com l’actual, en el qual cada vegada tenim menys garanties: lleis més estrictes, menys drets i sentències més desfavorables. Fa unos mesos ens copejava la notícia que un jutjat havia avalat la contractació d’empresa externes per a la cobertura dels serveis que es deixen de prestar en una vaga. Amb exemples així, podem permetre’ns canviar la lluita als carrers i als llocs de treball pels jutjats?

Ho hem dit mil vegades, davant la repressió només ens queda seguir lluitant. Ens neguem a callar enfront dels acomiadaments i sancions. Ens neguem a mirar cap a un altre costat davant de la precarietat, els contractes temporals i els sous miserables. Ens neguem a consentir l’assetjament laboral o les discriminacions de gènere, raça o orientació sexual. Molt més que la presó, ens espanta la condemna a una vida de submissió i misèria.

Per tot això amb aquest comunicat us demanem que us solidaritzeu amb els treballadors represaliats, que difongueu el cas perquè més gent sigui conscient que això és un atac contra totes i tots, que recolzeu les mobilitzacions que es convoquin… Però sobretot, que us organitzeu, que alimenteu el moviment obrer als llocs de treball, als barris i als pobles. Ells tenen presons, policies, fiscals, polítics, jutges… Però nosaltres som molts més, i sempre serem molts més.

Llibertat anarcosindicalistas represaliats.
#SolidaritatInquestionable

SALUT I BON VIATGE

Share

LIBERTAD PARA EL COMPAÑERO ANARQUISTA IRANÍ SOHEIL ARABI

El 23 de septiembre de 2017, Soheil Arabi, blogger y activista político iraní, que se encuentra en la Sala 7 de Teherán, conocido por Evin
Prisión, se ha embarcado en una huelga de hambre en seco, rehusando
consumir alimentos y agua.

En una carta abierta, Soheil dijo que continuará su huelga de hambre
por tiempo indefinido, hasta que sus demandas sean satisfechas. Él ha
ido en una huelga de hambre indefinida [negándose a consumir
comida] desde hace semanas, con lo cual, su salud se deterioró
severamente.

El blogger encarcelado iraní se negó a ser hospitalizado, a pesar de
que los guardias y funcionarios intentaron trasladarlo a la clínica de
la prisión. Además, Soheil fue privado de visitas de sus familiares
hoy después de su negativa a usar ropa de prisión [uniforme].

AQUÍ ESTÁ SU CARTA ABIERTA

Aquí, decir la verdad está prohibido. Pero yo soy un anarquista, por
lo tanto no obedezco la prohibición.

No puedo permanecer en silencio cuando veo a personas inocentes que
están siendo atormentadas aquí es la Prisión de Evin. Aquí, los
librepensadores están siendo castigados por decir la verdad.

No me pidas que permanezca en silencio. En este momento, el silencio es
la traición más alta.

No lloro para pedir apoyo en mi situación. Estoy en huelga de hambre
para ser la voz de todos los prisioneros inocentes. Quiero que nuestras
voces sean escuchadas. Quiero ser la voz de todos los librepensadores
confinados: Manoucher Mohammad Ali, Mahmoud Langroudi, Ali Shariate,
Yousef Emadi, Arash Sadeghi, Sovada Aghasar y otros seres humanos cuyo
crimen es decir la verdad.

Hemos sido condenados por los jueces que son los seres más corruptos de
nuestro tiempo.

Hoy, 23 de septiembre 2017, es el tercer año que mi niña ha empezado a
ir a la escuela y la tercera vez que estoy privado de estar junto con
ella. He hecho mi huelga de hambre de húmedo a seco porque no deseo que
ella me vea en la prisión más.

Soheil Arabi, Sección 7, Prisión de Evin

FIRMA DE PETICIONES EN:

https://www.change.org/p/amnesty-international-free-soheil-arabi

SALUT Y BUEN VIAJE

Share

SOLIDARIDAD INQUESTIONABLE; DEBATE SOBRE LA REPRESIÓN SINDICAL EN CATALUÑA EN CNT ELCHE

El proximo viernes 29 de septiembre, compañeros de CNT Barcelona se desplazan a Alicante, para participar en un debate con CNT Elche. Se presentara la campaña “Solidaridad Inquiestionable”, y se hablara sobre el movimiento libertario en Barcelona.

El primero de los casos es el del Casino de Poble Nou. En las vísperas de las elecciones municipales de 2015 se produjo un piquete a las puertas del Casino de Poble Nou, donde se estaba celebrando un debate electoral con los que por aquel momento eran los alcaldables a la ciudad de Barcelona. Entre estas personas estaba Xavier Trias, uno de los responsables de la cesión ilegal de trabajadores informáticos de la Generalitat a empresas como IECISA (Informática El Corte Inglés SA). El piquete de la CNT buscaba visibilizar la irresponsabilidad de la Generalitat de Catalunya de incumplir la sentencia favorable a los trabajadores, los cuales estaban siendo apartados de sus puestos de trabajo incluso después de que un juez les diera la razón y dictaminase que debían ser contratados directamente por la propia Generalitat. Durante el transcurso del acto, el piquete fue atacado por un grupo de personas que posteriormente descubrimos que eran Guardias Urbanos vestidos de paisano. Como respuesta, se produjo un corte del suministro eléctrico del debate electoral, por lo que éste estuvo varios minutos sin emisión televisiva. El resultado de todo esto fue la imputación de 2 compañeros acusados de diferentes delitos, agravado de atentado contra la autoridad y delito de alteración de acto electoral.

Una vez cerrado el sumario, la petición fiscal asciende a 2 años y 4 meses para uno de los compañeros, así como el pago de 5.000 € de responsabilidad civil. Al otro compañero le piden 6 meses de prisión. Además la Guardia Urbana se persona como acusación particular, pidiendo 4 años de cárcel y 21.000€ de responsabilidad civil. Finalmente todo apunta a que también se personará el Ayuntamiento de Barcelona, codo a codo con la Guardia Urbana cuando se trata de reprimir trabajadores en lucha.

El otro caso es el del Corte Inglés. A finales de 2015 tiene lugar una campaña de boicot a esta empresa para denunciar su participación en procesos penales contra huelguistas del 29M, así como para visibilizar la política de miedo y represión frente a sus propias trabajadoras, los múltiples casos de machismo empresarial y las conexiones entre la empresa y altos cargos políticos, policiales, judiciales y eclesiásticos. Esta campaña tuvo como consecuencia la detención de 3 compañeros y su posterior imputación por delitos de coacción y obstrucción a la justicia. La petición fiscal contra estos compañeros asciende a 5 años de prisión y 6.500€ de multa a cada uno.

Ambos casos no son más que ejemplos de lo que tristemente se viene consolidando desde hace varios años: un endurecimiento brutal de la persecución contra sindicalistas y trabajadoras en lucha. No se trata de casos aislados. A raíz de la sucesión de huelgas generales que comenzaron en 2011, se cuentan por centenares los trabajadores represaliados en piquetes y conflictos sindicales. Algunos medios hablaban de la mayor ofensiva contra el sindicalismo desde tiempos de la dictadura. Prácticamente todos los conflictos laborales en los que se realizan acciones más allá de las estrictamente jurídicas acaban con imputaciones penales y algunos de ellos ya con condenas firmes: huelgas generales, huelga minera, conflicto de Coca Cola, trabajadores y estudiantes de la UAB, tabajadores de Arcelor, mineros de Zarreu, montaje del 14N en Logroño, sindicalistas de AirBus, jornaleros andaluces… La lista es interminable.

Bajo nuestro punto de vista este endurecimiento de la represión no es casual. Se trata de una maniobra política para acabar con lo poco que queda. Desde hace tiempo ya venimos escuchando voces que desde los despachos de las empresas claman por una regulación estricta de las luchas laborales, a través, principalmente, de limitar el derecho a huelga, pero también limitando e incluso imposibilitando las luchas colectivas en los centros de trabajo, los piquetes y la acción directa. Y esta situación que se vive en el contexto laboral tiene una versión equivalente en el ámbito sociopolítico: para el Estado, a través de policías, fiscales y jueces, el sindicalismo es coacción y los movimientos políticos y sociales son terrorismo.

No vamos a caer en la trampa de declararnos inocentes a cualquier precio. Reconocemos el conflicto y renegamos de una idea de sindicalismo canalizada hacia la única opción de los juzgados. La lucha obrera nunca se ha limitado a poner denuncias y no podemos permitir que se convierta en eso, más aún si cabe en un momento como el actual, en el que cada vez tenemos menos garantías: leyes más estrictas, menos derechos y sentencias más desfavorables. Hace unos meses nos golpeaba la noticia de que un juzgado había avalado la contratación de empresa externas para la cobertura de los servicios que se dejan de prestar en una huelga. Con ejemplos así ¿podemos permitirnos cambiar la lucha en las calles y en los curros por los juzgados?

Lo hemos dicho mil veces, frente a la represión sólo vale seguir luchando. Nos negamos a callarnos frente a los despidos y sanciones. Nos negamos a mirar hacia otro lado frente a la precariedad, los contratos temporales y los sueldos miserables. Nos negamos a consentir el acoso laboral o las discriminaciones de género, raza u orientación sexual. Mucho más que la cárcel, nos asusta la condena a una vida de sumisión y miseria.

Por todo ello con este comunicado os pedimos que os solidaricéis con los trabajadores represaliados, que difundáis el caso para que más gente sea consciente de que esto es un ataque contra todas y todos, que apoyéis las movilizaciones que se convoquen… Pero sobre todo, que os organicéis, que alimentéis el movimiento obrero en los curros, en los barrios y en los pueblos. Ellos tienen cárceles, policías, fiscales, políticos, jueces… Pero nosotros somos muchos más, y siempre seremos muchos más.

Libertad anarcosindicalistas represaliados.
#solidaridadincuestionable

En las luchas obreras, el conflicto es ineludible. La solidaridad inquiestionable.”

SALUT Y BUEN VIAJE

Share

18 DE JUNY SOLIDARITAT INQÜESTIONABLE, JORNADA ANTIRREPRESSIVA

SOLIDARITAT INQÜESTIONABLE

Esteu convidades a l’acte, que tindrà lloc el pròxim 18 de juny a L’Agora Juan Andres Benitez, carrer Aurora amb carrer Riereta, al barri del Raval de Barcelona.

Un esdeveniment solidari amb les que lluiten, on podrem gaudir d’un vermut musical a càrrec del quartet Bobby Watson (Folk/Blues/Jazz/Chanson), compost per violí, cel·lo, guitarra i vocalista. Després dinar popular de germanor, amb cuina vegana. I a la taula rodona podrem escoltar els testimonis directes de gent de Colze a Colze, del cas d’en Sergi, de la campanya Sergi Llibertat, ens acompanyaran els familiars organitzats a la Xarxa Antirrepressio de Familiars de Detingudes i finalment també exposarem la campanya Solidaritat Inqüestionable on pretenem visibilitzar els casos repressius que afecten a militants del sindicat de Barcelona, però sobretot, fer una crida a continuar la lluita.

En les lluites obreres el conflicte és ineludible, la solidaritat inqüestionable.

Salut i Anarcosindicalisme!”

SALUT I BON VIATGE

Share

LOS TAXISTAS AFGANOS QUE DESAFÍAN A LA MUERTE PARA SALVAR VIDAS

taxista-kabul-afganistan-295x200

La Cruz Roja imparte cursos de primeros auxilios entre los taxistas que llevan a los heridos del frente de guerra a los hospitales en Afganistán.

“Para mí salvar una vida significa un mundo entero”, así es como Zamaryalai, taxista de 35 años trabajando en la provincia de Uruzgan, al sur de Afganistán y escenario actual de una de las peores ofensivas de los talibán, justifica jugarse la vida a diario rescatando a civiles y heridos de ambos bandos.

“Desde que empecé este trabajo he administrado primeros auxilios a más de 800 heridos antes de llevarlos al hospital”, explicó Zamaryalai a los representantes de la Cruz Roja que desde hace varios meses están impartiendo cursos de primeros auxilios a un grupo de ángeles al volante que ha decidido echar una mano y ayudar a los heridos por los combates al sur del país.

De momento, el curso del Programa para la Asistencia de los Heridos de Guerra de la Cruz Roja ha formado a 60 valientes que, únicamente armados con su vehículo y una “carta de facilitación escrita por la Cruz Roja”, según la organización con sede en Ginebra, se aventuran a través de los controles gubernamentales y de los talibán para rescatar a los más necesitados en algunas de las peores zonas de combate.

Los conductores no están contratados por dicha organización. De esta manera, la única esperanza que tienen para salir ilesos de los múltiples viajes de ida y vuelta al frente afgano es el puro azar y el contenido de esa carta en la que “se explica la necesidad de que los heridos reciban lo antes posible ayuda médica”, según informó la Cruz Roja.

 

Zamaryalai se unió a ese pequeño grupo de paladines del rescate “después de presenciar cómo un aldeano se desangraba hasta la muerte. En ese momento decidí que tenía que hacer algo para ayudar a los heridos y la mejor manera de empezar era apuntarse a un curso de primeros auxilios”, explicó.

Desde entonces, ha realizado cientos de viajes sorteando balas y explosiones. “A veces he llegado a hacer hasta ocho viajes transportando heridos en mi vehículo“, el típico Toyota Corolla blanco y amarillo que utilizan todos los taxistas afganos, “desde Uruzgan hasta el Hospital Regional Mirwais”, el cual se encuentra en la vecina provincia de Kandahar.

Para ello tiene que conducir más de cuatro horas por algunas de las carreteras más peligrosas del mundo donde debe sortear minas anticarro, explosivos Improvisados de Carretera (los temidos IED, por sus siglas en inglés, motivo principal de las bajas de la OTAN  en el país), ataques aéreos, coches bomba contra convoyes gubernamentales y los combates contra los grupos terroristas operando en el sur.

14740359629592

Un trabajo casi suicida y lleno de peligros, tal y como confirman Abdul Wali, un taxista de 72 años, y Sakhi Dad, de 60. “Arriesgamos nuestras vidas a diario para ayudar a los heridos y sacarlos del campo de batalla”, explicaron a la Cruz Roja durante el último curso de refresco llevado a cabo por dicha organización en Kandahar.

Socorrer a todos y no tomar partido

Los taxistas están entrenados para socorrer a todos los heridos ya sean civiles, talibanes, paramilitares a las órdenes de Kabul o soldados del Ejército y la Policía afganas. “Si veo que alguien ha estado envuelto en los combates nunca les pregunto de qué lado están”, continuó Zamaryalai. “A mí lo único que me importa es salvarles la vida”.

El taxista recuerda un caso en especial. Una situación en la que sus recién adquiridos conocimientos fueron fundamentales para salvar la vida de una inocente. “Uno de los casos que más recuerdo es el de una mujer que había sido malherida por una mina antipersonal“, explicó.

“Lo primero que hice fue detener la hemorragia y alinear con mis manos una de sus piernas que estaba rota. Después de estabilizarla la conduje hasta el Hospital Mirwais”, añadió. Si en ese momento Zamaryalai no hubiese intervenido es casi seguro que la mujer habría muerto a consecuencia de sus heridas.

Salvar vidas es su objetivo y la muerte o las palizas no los detendrán. “En una ocasión un hombre armado detuvo mi vehículo y me molió a golpes acusándome de transportar a un enemigo. El hombre iba a matar al herido cuando, afortunadamente, la Cruz Roja llegó al lugar e intercedió convenciéndolo de que el nuestro es un trabajo neutral, así como que todos los combatientes tienen la obligación de ayudar a los heridos para que reciban ayuda médica”, concluyó Zamaryalai.

Una ayuda fundamental de la que los médicos en dicho hospital son muy conscientes y agradecen porque, “en muchas ocasiones, los primeros auxilios aplicados han salvado a los pacientes que a menudo vienen de regiones muy lejanas”, explicó el doctor Aziz Ahmad, uno de los cirujanos que trabajan en el Hospital Mirwais. “Sin esa ayuda muchos heridos habrían muerto”.

El peligroso, desinteresado y audaz trabajo de este grupo de taxistas casi siempre es anónimo. Si mueren no habrá medallas o funerales multitudinarios que recuerden su trabajo. Si mueren sus cuerpos y vehículos pasarán a formar parte del desolador paisaje de guerra en las provincias afganas donde la guerra sigue azotando a diario a millones de civiles. Y aún así, siguen adelante desafiando a la muerte por el bien de sus conciudadanos.

SALUT Y BUEN VIAJE

Share