MOTRIL: LA TAXISTA QUE LLEVABA SIETE DÍAS DE PROTESTAS DEJA LA HUELGA DE HAMBRE POR SALUD

Lo hace sin haber logrado ningún cambio oficial en su situación laboral pero con el convencimiento de que ha merecido la pena «reivindicar mis derechos»

María Soledad Bueno Alcázar, la taxista con la licencia número 27 de Motril, ha puesto fin a la protesta que venía desarrollando en la puerta del Ayuntamiento costero desde hace siete días para pedir que le dejen recoger clientes fuera del anejo de Calahonda, a donde se circunscribe su licencia. Lo hace sin haber logrado ningún cambio oficial en su situación laboral pero con el convencimiento de que ha merecido la pena «reivindicar mis derechos» y de que la protesta sí ha mejorado su situación. La taxista inició una huelga de hambre el martes de la semana pasada y lo abandonó tras siete días «por motivos de salud». «Me dio un bajón y mi hijo llamó a una ambulancia que me llevó hasta el hospital. Allí ya me dijeron que era conveniente que volviera a mi vida normal, por mi propio bienestar. Y lo primero es mi salud», explicaba ayer la taxista./IDEAL

SALUT Y BUEN VIAJE

18è ANIVERSARI DE LA CNT CORNELLÀ

Per Septembre, tenim el orgull de celebrar el nostre 18è Aniversari. 18 anys de lluita contra la explotació laboral, contra la burgesía i contra l’Estat. 18 anys de confrontament, de no rendir-se, de derrotes i victòries. 18 anys en els que hem estat al costat de les treballadores al seus llocs de treball. 18 anys sent treballadors combatius y solidaritzant-nos amb la resta de companys de classe de la professió que siguin.

Perque la lluita no ha d’acabar mentre hagi un sol explotador.

http://cornella.cnt.es/web/

SALUT I BON VIATGE.

LA ÚNICA TAXISTA DE MOTRIL, EN HUELGA DE HAMBRE POR EL”TRATO DESIGUAL” DEL AYUNTAMIENTO

María Soledad Bueno tiene licencia para trabajar en Carchuna-Calahonda, pero pide poder hacer carreras en todo Motril.

Afirma que sus compañeros sí pueden trabajar en su anejo, pero ella no puedo hacerlo en el resto del municipio.

Denuncia el “constante acoso” por parte del Consistorio y anuncia que la huelga de hambre será “indefinida”.

La única taxista mujer de Motril (Granada) ha comenzado una huelga de hambre por el “trato desigual” que considera que está recibiendo por parte de sus compañeros y el Ayuntamiento, al no permitirle, según ha mantenido, que preste sus servicios desde fuera del término del anejo de Carchuna-Calahonda.

Así lo ha explicado a Europa Press María Soledad Bueno, quien tiene licencia para operar con su taxi en este anejo de Motril, tras remitir un comunicado a los medios en el que ha explicado que sufre un “constante acoso” por parte del Ayuntamiento, estando su actividad en una “situación irregular” que la “margina” y “obliga, no por ley, sino por la coacción recibida, a prestar un servicio que no da dinero para vivir”.

María Soledad pide poder trabajar fuera de Carchuna-CalahondaBueno ha iniciado su huelga de hambre este martes a las 11.00 horas, a las puertas del Ayuntamiento de Motril y ha agregado que sus compañeros sí pueden desarrollar su trabajo en el término de la entidad local autónoma de Carchuna-Calahonda, pero ella no en el resto de Motril. Ello le ha supuesto denuncias de la Policía Local, que, a su entender, no la puede denunciar “por trabajar” en su municipio.

“Después de solicitar reiteradas veces un trato de igualdad como taxista número 27 de Motril, se me ha denegado de malas maneras, o directamente se me ha dicho literalmente que eso es lo que hay, sin recibir ni una muestra real de interés en solucionar mi problema”, ha explicado la taxista, quien considera que tiene “los mismos derechos” que sus compañeros a trabajar en toda la ciudad, y que la cuestión se podría solucionar “en veinte minutos” si hubiera voluntad por parte del Consistorio.

“Comienzo una huelga de hambre, indefinida, hasta que el Ayuntamiento solucione la situación, dejándome trabajar dignamente y en las mismas condiciones que mis compañeros”, concluye el comunicado./20 minutos

SALUT Y BUEN VIAJE

CEUTA, UN TAXISTA ACUSA A UN GUARDIA CIVIL DE AGREDIRLE: “POR POCO ME SACA UN OJO”

Hamido Mohamed, del número 27, tiene previsto denunciar el presunto “abuso de autoridad” del agente en los hechos ocurridos en la frontera.

Hamido Mohamed Buchta ha sufrido varios atracos en sus 39 años al volante de un taxi y, sin embargo, nunca tuvo un encontronazo de gravedad con los ‘buenos’. Al menos, hasta ahora. El conductor de la licencia número 27 tiene previsto denunciar hoy la presunta agresión que un guardia civil cometió contra su persona en la frontera del Tarajal este martes y que acabó con este hombre de 62 años en el Hospital Universitario. “Por poco me saca un ojo”, manifestó indignado por unos hechos que considera un “abuso de autoridad”.

El agente del Instituto Armado, aseguró Mohamed, supuestamente le arrancó las gafas de sol de la cara y, de manera premeditada o no –siempre de acuerdo con la versión de quien se declara la víctima–, le metió el “dedo pequeño de la mano en un ojo”. Este supuesto golpe le provocó daños en el párpado y un derrame ocular que, aunque es visible, puede certificar con el parte médico expedido por la especialista. Como colofón, “me multó con 200 euros porque dice que no quise darle los papeles”, una acusación que este taxista negó. Mohamed indicó que dos compañeros, de los vehículos 57 y 78, fueron testigos de los hechos y están dispuestos a declarar.

Entre las 18.30 y 18.45 horas de este martes, su vehículo entró en la parada de la frontera del Tarajal donde descargó a unos clientes. El tráfico rodado era más fluido que en otras ocasiones por los coches-patera y los taxis podían llegar hasta el lugar oficial destinado a la flota de este servicio de transporte público, como reconstruyó él mismo lo ocurrido. Mohamed estacionó junto a otros compañeros a la espera de cargar un nuevo servicio cuando, relató, el efectivo de la Benemérita se acercó a su vehículo “dando gritos”. Con posterioridad, destacó, otros compañeros le comentaron que ese mismo guardia “motorizado de campo” tuvo tropiezos con otros integrantes del gremio del taxi.

Quien se manifiesta como perjudicado de la situación recordó que ni estaba “obstruyendo ningún carril, no estorbaba a nadie y tampoco estaba fuera de la parada oficial”. Él mismo dijo que, de estar incurriendo en alguna infracción, habría admitido los reproches que le profería aunque, como planteó al guardia civil, “no tenía por qué armar ese escándalo” ya que fue hasta donde él se encontraba “chillando”.

El agente de la autoridad le exigió que entregase el “carné de conducir” y, siempre según la versión de Mohamed, “estando yo hablando con el guardia desde dentro del taxi, me quitó las gafas de sol” de forma brusca. Ese impacto hizo que “tirase las gafas de sol al suelo” y tampoco entró a distinguir entre si el dedo en el ojo fue intencionado o no porque, de partida, “sin consultar no tenía por qué meterme la mano en la cara”.

Mohamed, indignado con lo ocurrido, opinó que todo pudo ser fruto de la tensión acumulada por el guardia civil a causa de la frontera pero, a pesar de todo, “no tiene por qué pagarlo ni conmigo ni con ningún compañero del taxi y además marcharse amenazando”, apostilló. Uno de ellos, el número 57, apuntó Mohamed, trató de mediar pero el presunto agresor “le mandó callar”.

Para colmo, concluyó su reconstrucción de los hechos, “encima me multa con 200 euros”. Con las mismas, señaló el conductor del número 27, el guardia civil siguió con su cometido en la frontera del Tarajal y él se marchó al Hospital Universitario, donde recibió asistencia sanitaria por la cual obra el parte de lesiones en su poder. La especialista le recetó una crema y unas gotas para que se recupere de los daños en el párpado y del hematoma ocular que sufre. Su propósito es acudir hoy a los juzgados donde formalizará su denuncia.

No obstante, Mohamed continúa trabajando porque, como dijo, “puedo defenderme”. Sus compañeros del gremio del taxi no descartan organizar algún acto simbólico de repulsa por lo ocurrido./El Faro

SALUT Y BUEN VIAJE

 

EL LADO OSCURO DE CABIFY

Más de 10 horas de trabajo, sueldos que algunos meses apenas rozan los 800 euros, despidos sin previo aviso… varios trabajadores de Cabify, y otros que han dejado de serlo, denuncian a Madridiario las condiciones de empleo que exigen varias de las empresas que operan bajo el ‘paraguas’ de la compañía líder del mercado de VTCs.

En 2011, Juan de Antonio creaba una startup española que, seis años más tarde, domina el negocio de los VTC en España. El objetivo era ofrecer vehículos con conductor “que no fueran taxis” para hacer disfrutar al usuario de una experiencia “única”. Así nació Cabify.

Con un logo que representa “el cariño” que la empresa pone en cada servicio que realiza, la compañía se ha hecho un hueco en un mercado difícil que cuenta con una competencia feroz por parte de Uber y de los taxis.

La receta de su éxito radica en el servicio que prestan sus conductores. Una botella de agua, elección libre de música, ventanas tintadas, precio fijo y un servicio -normalmente- más barato que el prestado por los taxistas son atractivos que cada día reclaman más usuarios y que tienen un precio que no pagan ellos. Esa tarifa va a cargo de los trabajadores, que repiten un mantra común: “Mataríamos por ser taxistas y por tener sus condiciones”.

Así de sinceros se muestran varios conductores con los que Madridiario ha contactado para desvelar las condiciones bajo las que desarrollan su actividad. Las principales quejas se concentran en tres ámbitos: horas trabajadas, sueldo y precariedad.

J.L., uno de los extrabajadores de la empresa que no quiere facilitar su nombre completo, explica que “en teoría” se firman ocho horas pero que son un total de 10 y media las que deben estar de servicio. “Nosotros tenemos que tener la aplicación abierta durante, al menos, 12 horas, a las que hay que restarle un descanso de 90 minutos”, declara. Completando este tiempo, las empresas que les contratan -a través de las que Cabify oferta su servicio- también les marcan un mínimo de facturación: 3.000 euros.

En este punto, si alcanzan esa cifra, Cabify se queda un porcentaje (19 por ciento). El dinero restante se reparte entre el trabajador (43 por ciento) y la empresa ‘subcontratada’ (57 por ciento). Si la facturación no alcanza tal nivel, el sueldo del trabajador queda reducido a 800 euros. Además, que no cumplan con este objetivo “debilita”, según los trabajadores, su posición, pues cada semana se producen despidos “masivos”, en los que se vieron afectados tanto J.L. como F.M., otro de los conductores consultados. El motivo fue su “lentitud”, algo que ponen en entredicho ya que, según sus cálculos, “estaban cumpliendo con los mínimos”.

Otra queja recurrente es la forma en la que les despidieron, con un mal trato incluido por parte de sus superiores. “A mí me echaron sin aviso previo. Un día iba a comenzar mi jornada laboral y no me funcionaba la aplicación. Llamé a mi jefe y me dijo que ya no contaba conmigo. No hacía falta que me avisara con antelación porque estaba en la fase de prueba estipulada en mi contrato y no lo hizo”, cuenta uno de ellos.

Por su parte, fuentes de Cabify se desvinculan totalmente de estas acusaciones. La compañía se escuda en su forma de negocio, que sigue un modelo de “agencia de viajes”: no cuenta ni con vehículos propios ni con licencias, sino que “proporciona servicios de terceros a los usuarios a través de la aplicación”.

De esta forma, niega que exijan una facturación mínima, que marquen un horario y que tengan una relación con los empleados que vaya más allá “de la prestación del servicio en cada momento”. Cualquier otro tipo de relación se canaliza a través de sus empresas, que están sometidas a un control de su actividad. También se exige que cumplan la normativa fiscal, laboral y de transportes, auditándose periódicamente dicho cumplimiento, explican.

SALUT Y  BUEN VIAJE

MÁLAGA, LOS TAXISTAS VOTAN PONER FIN A LA HUELGA

El gremio desconvocó de madrugada el paro en el servicio por abrumadora diferencia: 446 votos a favor por 118 en contra

La asamblea que desconvocó el paro fue “larga y dura”, como la describieron algunos profesionales del colectivo presentes. En ella, los representantes de las asociaciones del taxi desgranaron punto por punto los compromisos arrancados a la Junta en la reunión que el sector mantuvo ayer con el consejero de Fomento, entre los cuales están la mayor inspección de los vehículos de turismo con conductor (VTC). Los taxistas salieron “satisfechos” del encuentro con la administración autonómica, lo que ya alimentaba las esperanzas de que el fin de la huelga estuviera cercano.

Sin embargo, pese al abrumador resultado, la decisión no fue fácil. En las discusiones previas a la votación, hubo un sector que defendió de forma enconada continuar con el paro hasta el 15 de septiembre, fecha en la que la Junta empezaría a desarrollar los compromisos que adquirió ayer con el gremio. Sin embargo, esta postura fue rechazada por una amplia mayoría de los taxistas, que no podrían soportar un mes sin trabajar, y por tanto, sin obtener ingresos.

A la hora de votar, también hubo división de criterios. En un principio se decidió que depositarían su voto únicamente los taxistas con licencia de Málaga capital. Pero tras varias deliberaciones, se concedió también la oportunidad de votar a los chóferes presentes de otros municipios malagueños que también se habían sumado de forma parcial al paro como forma de solidarizarse con el gremio de la capital. “Teníamos constancia de que la Confederación de Taxis de la Costa del Sol iba a aceptar lo que decidiesen los taxistas de Málaga, pero luego nos dimos cuenta que no era razonable que no votaran los compañeros del resto de la provincia”, dijo uno de los profesionales del sector presentes en la asamblea.

El fin de la huelga fue celebrado por la mayoría del colectivo, que vuelve a trabajar con efecto inmediato. De hecho, durante el resto de Feria no va a haber días de descanso obligatorio en el sector, por lo que la afluencia de taxis en los próximos días será considerable. Terminan así cuatro días de paro que han servido para poner en el debate nacional la regulación de los VTC y la necesaria reconversión del taxi./Diario de Sevilla

SALUT Y BUEN VIAJE

EL TAXISTA QUE DENUNCIÓ A LOS FLOTEROS EN LAS PALMAS DE GRAN CANARIA TEME POR SU VIDA

Expedito Suárez asegura que la protección policial a la que tiene derecho no le ha supuesto “absolutamente nada” y no puede protegerle de las amenazas y el acoso al que se ve expuesto en el gremio

El recorrido del caso en el Juzgado de Instrucción número 8 de la ciudad capitalina se empantanó con la entrada del juez Salvador Alba en sustitución de Victoria Rosell

Expedito Suárez fue declarado testigo protegido por la Justicia después de que un vehículo embistiera su taxi cuando se encontraba trabajando. El conductor estaba implicado en la investigación que surgió a raíz de la denuncia que interpuso en 2013, que destapó tres décadas de prácticas mafiosas en el sector del taxi de Las Palmas de Gran Canaria.

Suárez recuerda que decidió denunciar el caso de los administradores de licencias, comúnmente denominados floteros, después de que la fiscal Evangelina Ríos le dijera que tenía la obligación de advertir al Ministerio Público si se estaba cometiendo un delito. Cuatro años después, teme por su vida.

Asegura que la protección policial a la que tiene derecho no le ha supuesto “absolutamente nada” y no puede protegerle de las amenazas y el acoso a los que se ve sometido en el gremio, puesto que la única respuesta que recibe cuando alerta de lo que le sucede es: “Vete y denuncia al juzgado”. Las pruebas que recaba, afirma, resultan insuficientes para formalizar una denuncia, aunque la cámara del teléfono móvil le sirve de escudo para evitar que ciertos comportamientos afloren. “Yo lo grabo todo, porque me tengo que cubrir las espaldas”, apostilla.

No ha sido el único al que han amenazado de muerte, señala que otros testigos del caso que se han conocido a medida que han pasado los años, han sufrido presiones similares que llegan a afectar a sus respectivas familias. “Mamón, chivato, hijo de puta, como te coja te voy a matar, te voy a reventar la cabeza”, son algunas de las frases que, asevera, han recibido.

Esto ha supuesto un reguero de conflictos judiciales cruzados que, en algún caso ha terminado con una condena por un delito leve de amenazas; mientras que otros han sido archivados. El propio Expedito perdió un juicio por un mensaje publicado a través de una aplicación móvil.

   El taxi de Expedito Suárez tras haber sido embestido.

“Yo ya he hecho constar quién sería el responsable si me pasara algo”, apostilla Suárez, quien prefiere no hacer públicos los nombres ante el temor de represalias. En marzo del presente año hizo constar estos hechos ante el Juzgado de Instrucción número 8 de Las Palmas de Gran Canaria, que investiga el caso de los floteros, al que entregó audios, grabaciones e imágenes vejatorias suyas que circulan por Internet.

A pesar de todo, Suárez asegura que volvería a denunciar el caso ante la Justicia: “Te lo juro, me tienen que matar, y éste me va a matar, pero yo no me echo para atrás, porque yo vi a mi madre llorando porque no me entendía. Ahora lo ha entendido, pero el sufrimiento que ha pasado mi familia lo van a pagar. Ellos se han aprovechado de nuestros padres para hacer su negocio, por la ignorancia de gente analfabeta o con pocos estudios que se fiaban más de lo que les decían en la oficina que de sus propios hijos”.

Un caso empantanado desde 2015

Pese a que la figura del flotero es ilegal, porque la ley prohíbe el arrendamiento y la cesión de licencias, ésta proliferó en Las Palmas de Gran Canaria, donde una sola persona llegó a controlar más de 60 licencias con las que pudo ganar una media de 6.500 euros al día.

La primera en denunciar estos hechos ante la Justicia fue la presidenta de la Asociación de Asalariados del Taxi, María Eugenia García Rocha, en un caso que fue archivado en Instrucción y que orden ó reabrir la Audiencia Provincial. La posterior denuncia de Expedito Suárez derivó en una investigación policial que precintó las dos cooperativas de taxistas de la ciudad capitalina y se saldó con siete detenciones.

A los acusados, que quedaron en libertad con cargos, se les atribuyeron delitos contra la Hacienda Pública, la Seguridad Social, los derechos de los trabajadores, falsedad documental y blanqueo de capitales.

El recorrido del caso en el Juzgado de Instrucción número 8 de la ciudad capitalina seguía su curso a finales de 2014 pese a los intentos de los acusados de frenar la investigación, que contaba con más de 32 cajas llenas de documentación. Sin embargo, se empantanó con la entrada del juez Salvador Alba en sustitución de Victoria Rosell, quien se acogió a una excedencia para poder presentarse a las elecciones de 2015 como candidata de Podemos al Congreso de los Diputados por Las Palmas.

Alba, con Evangelina Ríos como fiscal, se centró casi exclusivamente en el caso que se ha destapado como un intento de perjudicar la carrera política y profesional de Rosell. Esto ha supuesto al magistrado  que tenga pendiente una sanción disciplinaria por el Consejo General del Poder Judicial y una penal por el Tribunal Superior de Justicia de Canarias, donde está siendo investigado por seis delitos.

La fiscal Evangelina Ríos, por su parte, es la que llevó a cabo una investigación contra la misma jueza Rosell que ha sido anulada recientemente por el Tribunal Supremo por haber vulnerado derechos fundamentales de la magistrada.

Mientras tanto, las sanciones han venido de la mano de la Agencia Tributaria, quien impuso multas a 75 titulares de licencias por haber incumplido sus obligaciones tributarias tanto en lo referente a las retenciones del Impuesto Sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), como en el abono del Impuesto General Indirecto Canario (IGIC).

Además, la Tesorería General de la Seguridad Social instó a los propietarios, muchos de ellos viudas y jubilados, a darse de alta en el régimen de autónomos en caso de que estuvieran explotando las licencias.

También se ha pronunciado el Juzgado de lo Social número 9 de Las Palmas de Gran Canaria, que condenó a once dueños de permisos a abonar 6.251 euros cada uno por cesión ilegal de trabajadores. Este caso, que ha sido recurrido ante el Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC), es semejante al que llevó a cabo el Juzgado de lo Social 8, contra sesenta titulares a raíz de la demanda interpuesta por la Consejería de Empleo, Industria y Comercio del Gobierno de Canarias y la Inspección Provincial de Trabajo y Seguridad Social de Las Palmas.

Sesenta taxistas de Las Palmas responden ante el juez por cesión de trabajadores a un ‘flotero’

Durante este tiempo, Expedito Suárez ha renunciado a ser miembro de la Cooperativa de Taxis Las Palmas y ha abandonado la presidencia de la Asociación de Titulares de Licencias de Auto Taxi de Canarias (Atlatc). En la actualidad, representa al colectivo de nueva creación Taxistas Independientes de San Telmo (Taxitel).

“Hasta los floteros están en contra de los floteros”

Suárez afirma que una vez estalló el caso, los floteros pasaron de mostrar su actividad abiertamente en el gremio con “chulería”, a “esconderse más”. Sin embargo, lamenta que la actividad sigue teniendo lugar en las calles de la capital grancanaria, por lo que algunos asalariados podrían seguir teniendo que pagar entre 45 y 60 euros diarios para poder mantener su puesto de trabajo.

Una situación que ha puesto en conocimiento de distintas administraciones públicas, como el Gobierno de Canarias, el Cabildo de Gran Canaria y el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria a través de un escrito presentado el pasado mes de enero.

El denunciante valora el rechazo que ha generado la actividad de los administradores de licencias en el sector, pero ironiza que en la actualidad “hasta los floteros están en contra de los floteros”, siempre que les suponga un beneficio, como el rechazo a la implantación de un régimen de libranzas en la capital. Desde Taxitel solicitará al Consistorio, además, la regulación horaria, para que cada taxi trabaje un máximo de 16 horas diarias./eldiario.es

SALUT Y BUENVIAJE

GRANADA LLAMAMIENTO A LOS TAXISTAS PARA APOYAR LAS MOVILIZACIONES DEL SECTOR EN MÁLAGA

Los taxistas de Granada decidirán hoy si acuden a Málaga para acompañar a sus colegas. Ayer mismo algunos taxistas granadinos se acercaron hasta la capital malagueña para apoyarles en sus reivindicaciones. Formaron parte de esa movilización integrada por cuatrocientos taxis, fundamentalmente de Málaga aunque también llegados de otras ciudades como Madrid, Barcelona, Valencia o Córdoba, que colapsaron el centro de esta ciudad en una marcha desde el aeropuerto, dentro de la huelga indefinida que comenzó la madrugada del domingo.

Los taxistas celebraron una asamblea y han decidido partir desde el recinto aeroportuario, repartidos por varias de las principales avenidas de acceso a Málaga, hasta concluir en el centro de la ciudad, frente al Ayuntamiento.

Los taxistas reclaman una mayor vigilancia de los vehículos de turismo con conductor (VTC) y la retirada del refuerzo que la empresa Cabify ha destinado a Málaga con motivo de la feria con coches procedentes de otras ciudades. En este sentido, Nino López, de la junta directiva de la Asociación Gremial del Taxi de Granada aseguró ayer a este periódico que los taxistas granadinos apoyarán estas movilizaciones ante una situación que consideran tremendamente injusta de competencia desleal apoyada por el Gobierno.

Ayer también, taxistas de Motril, protestaron a las puertas del Ayuntamiento. Reclamaron que se escuche sus reivindicaciones tras años de promesas inclumplidas. El sábado realizaron un paro en plena feria de la localidad.

SALUT Y BUEN VIAJE

LOS TAXISTAS DE ESTEPONA SE UNEN A LA HUELGA Y SOLO HAY SERVICIOS MÍNIMOS

Los taxistas de Estepona se han unido a la huelga del sector del taxi en la capital contra servicios como el de Cabify. Radio Taxi Estepona ha informado a sus clientes que “se encuentra bajo servicios mínimos en apoyo a los compañeros de Málaga contra el intrusismo laboral y la competencia desleal que estamos sufriendo toda la Costa del Sol y a nivel nacional”, aseguran en nota de prensa.

Las diferentes paradas de taxis se encontraban vacía durante la jornada de este lunes. Habrá turnos de cuatro horas, con unos ocho o nueve taxistas por turno, para emergencias y en la parada de la estación de autobús.

En una reunión mantenida en las instalaciones del palacio de congresos de Estepona han decidido  que “Solo se atenderán servicios de urgencias médicas de forma gratuita y desplazamientos a la estación de autobús de Estepona”. Además de los taxistas de Estepona se han unido a esta protesta los de los municipios de la Costa del Sol Occidental como Torremolinos, Benalmádena, Fuengirola, Mijas, Marbella, Manilva, Benahavís y Casares

SALUT Y BUEN VIAJE

LOS TAXISTAS CONTINUARÁN EN HUELGA HASTA CONSEGUIR QUE SE MARCHEN TODOS LOS VEHÍCULOS VTC

La llegada de estos vehículos desde Madrid ha provocado una huelga indefinida en el gremio

Desde ayer, los taxistas de Málaga están en una huelga indefinida hasta que se llegue un acuerdo con el ayuntamiento  de la ciudad ya que, según ha explicado el presidente de la Asociación Unificada de Autónomos del Taxi de Málaga (Aumat), José Royón, “unos 70 vehículos VTC de la Comundiad de Madrid”, han llegado a la ciudad “para hacer la Feria”.

Esta mañana, los representantes de las asociaciones de taxistas de Málaga se han reunido con el alcalde, Francisco de la Torre, para conseguir llegar aun acuerdo ya que desde ayer, el sector de taxistas se puso en huelga tras la aparición de “unos 70 vehículos VTC procedentes de la Comunidad de Madrid”, según explicó José Royón, presidente de la Asociación Unificada de Autónomos del Taxi de Málaga (Aumat), que además ha indicado que han llegado a la ciudad con la intención de “hacer la Feria”.

    Taxistas en la puerta del Ayuntamiento de Málaga donde se han reunido con el alcalde

El alcalde, que tras la reunión, ha salido del Ayuntamiento para personarse ante los taxistas que estaban fuera manifestándose, ha asegurado que no son 70 los vehículos, sino que son 35, y además, ha explicado que se han puesto en contacto con la empresa que ha trasladado los VTC desde la Comunidad de Madrid a Málaga para “solicitarles que al menos, la mitad de estos vehículos regresen hoy mismo a su lugar de origen”, algo, con lo que los taxistas no están de acuerdo.

Además, desde el Ayuntamiento han indicado que se llevarán acabo otra serie de acciones en cuanto a estos vehículos de alquiler con conductor como la creación de una tasa específica y singular para las licencias y autorizaciones de estos vehículos que permitirá crear un listado con el que se facilitará el control que debe levar a cabo la Junta de Andalucía.

También han asegurado desde el Ayuntamiento que se procederá de inmediato a una revisión y control del límite de servicios del 20% que, en períodos de tres meses, puedan prestar las VTC expedidas fuera de Andalucía.

Desde el gremio explican que llevan muchos años luchando contra el intrusismo de este tipo de vehículos. Arturo, un taxista malagueño, indica que “la legalidad de estos vehículos están en duda”. Cabify es la empresa que los ha traído a las calles de la ciudad, una empresa, que los taxistas explican, es intermediaria. “La aplicación se pone en contacto con empresas que ofrecen vehículos con licencia VTC, contrata a estos vehículos y los pone a disposición de los clientes que soliciten sus servicios a través de la aplicación”, explica Arturo.

El problema y las tensiones florecen cuando estos vehículos, de alta gama, “se ponen al servicio de los ciudadanos como un taxi normal” explica Alicia Cárdenas, taxista malagueña, quién además ha querido destacar que “los servicios que ellos ofrecen deben concederse si el cliente los solicita a través de la aplicación, y no mientras se ubican en cualquier punto de la ciudad al igual que un taxi normal”.

Y es que estos vehículos comenzaron a instalarse desde ayer en el Real Cortijo de Torres, en puntos concretos del emplazamiento, algo que a los taxistas no ha gustado ya que consideran que están ofreciendo el servicio al igual que uno de ellos, sin tener “ni los permisos, ni la legalidad” que tienen los taxistas.

Desde el sector explican que los taxistas tienen que pagar el mantenimiento del coche, son autónomos y hasta la línea de radio “cuesta un dinero”. Además desde el gremio de taxistas, indican que “estas empresas, como Cabify, o Uber, no pagan impuestos en España”.

Hasta el momento, los taxistas de la ciudad tienen claro, “no vamos a trabajar, si continúan estos vehículos en la ciudad”, explica Alicia, ya que “se está poniendo en riesgo el pan de muchas familias y el Ayuntamiento, que está permitiendo la entrada de estos vehículos a la ciudad, debe decidir”.

Y así mismo lo han mostrado todos los taxistas que reunidos en la puerta del Ayuntamiento desde esta mañana al grito de “Cabify o taxistas”, ya que, tal y como ha expresado José, otro taxista malagueño, “estamos muy apenados por que suceda esto en plena feria, sobretodo por los usuarios que necesiten nuestros servicios, pero tenemos que poner fin a la entrada y salida de este tipo de vehículos.

SALUT Y BUEN VIAJE