LA ASAMBLEA DE TRABAJADORES DE METRO DECIDE HACER PAROS PARCIALES PARA LOS DIAS 30, 31 DE MAYO Y 1, 2 DE JUNO

13133248_1613998345584877_2535333282649981647_n

La asamblea general de trabajadores de Metro decide continuar con las huelgas haciendo paros parciales para los próximos días 30, 31 de mayo y 1, 2 de junio.

La poca voluntad de la Dirección de TMB y el Ayuntamiento para llegar a un acuerdo ha provocado que las trabajadoras de Metro continuemos con las huelgas. Esta continuidad en la lucha hace que algunas compañeras se preocupen y hagan preguntas acerca de las movilizaciones ¿Hacia donde vamos? ¿Qué vamos a conseguir? ¿Cuánto va a durar?

Todas estamos convencidas de que las movilizaciones van a ir para largo. Las negociaciones del Convenio están encalladas porque la empresa no muestra intenciones en llegar a un acuerdo. Pero no creamos que el único motivo del bloqueo sea este. Se puede pensar que la negociación del Convenio está siendo aprovechada por la empresa para echarnos un pulso y determinar cuál es nuestro límite de resistencia respecto a la duración de un conflicto.

¿Por que este pulso? A finales de octubre de 2014. CaixaBank aporta mediante crédito la mitad de 472,3 millones de euros con el fin de refinanciar parte de los 500 millones de deuda que tiene la ATM. La otra mitad lo aportan BBVA, Santander, Sabadell, Bankia, Barclays, Popular, Bankinter y Societé Genérale. FMB se toma como aval de dicho crédito. Todas sabemos que CaixaBank estableció unas condiciones para la concesión del crédito, una de ellas es la concesión  del negocio de la T-Mobilitat y la otra la elaboración de un plan de saneamiento en TMB, condiciones que no nos interesa a las trabajadoras. Tres  meses después, el 12 de enero de 2015, se nombra Marc Grau como Director de Metro. Con un poco de imaginación podemos intuir que misión le ha sido encomendada, más aun conociendo su currículum.

Y aquí estamos, inmersos en la negociación de un Convenio con Marc “Grey” midiendo la capacidad de lucha de las trabajadoras de Metro, para valorar el coste que les supondría aplicar en un futuro próximo los recortes que exige CaixaBank. Por eso no debemos mostrar una debilidad que no tenemos.

Y si algunos esperaban contar con el apoyo y la complicidad del Ayuntamiento, pobres ilusos, Ha quedado bastante claro de qué lado está Ada Colau y su séquito, no es del nuestro. Una vez han aposentado sus burgueses traseros en sus cómodos sillones, no se observan grandes cambios en la línea de sus antecesores. De hecho, las respuestas que dan a nuestras reivindicaciones  resultan ser más conservadoras que las de CIU. Está claro que no se puede esperar una solución política.

Viendo el panorama que hay, tenemos claro que no debemos ceder en la lucha, debemos seguir en pie, todas unidas. Están preocupados porque lo estamos haciendo bien, no contaban con el seguimiento, constancia y unión que tenemos. Por eso, los últimos movimientos que está tomando la empresa buscan la rotura de esa unión. La empresa pretende dividir a las trabajadoras, a las distintas categorías, departamentos, o líneas mediante varios métodos. Pero no lo van a conseguir, seguiremos todas unidas hasta conseguir nuestros objetivos.

Por otro lado también buscan el desgaste del Comité y ese desgaste puede hacer que cometan errores, esa es la intención que tiene la empresa. Uno de esos errores podría ser el no darnos toda la información acerca de las negociaciones. Se oyen rumores que existe un preacuerdo acerca de la contratación y no se nos informa con claridad sobre esto. El Comité no debe olvidar que las movilizaciones se votan y convocan con una finalidad, que hasta ahora han sido secundadas por todas las categorías con un seguimiento y participación impresionante y es seguro que va a continuar siendo así. Pero para que la lucha continúe viva se debe tener claro el objetivo a conseguir y da la sensación que este se difumina. Esto no nos conviene. No se debe discriminar a ninguna trabajadora en los acuerdos que se tomen porque provocaría división y parece que está ocurriendo. No nos equivoquemos, precisamente esto es lo que pretende la empresa y no debemos caer en ello.

Las trabajadoras de Metro seguiremos apoyando todas las huelgas, concentraciones y movilizaciones que hagan falta con el mismo seguimiento que hasta ahora para conseguir nuestras reivindicaciones. Lo haremos TODAS UNIDAS, no nos dividirán por mucho que lo intenten. Muchas luchas hemos tenido en Metro y no va a ser un recién llegado Marc Grau quien nos doblegue o divida. Si alguien tiene que retroceder será él, si no sabe manejar una negociación no es el adecuado para el puesto que ocupa en una empresa como FMB. Que se vaya.

SOLIDARIDAD CON LOS TRABAJADORES Y TRABAJADORAS DE METRO !!!! CONTINUAMOS EN LA LUCHA COMPAÑERAS!!!

SALUT Y BUEN VIAJE.

Share