Arxiu de la categoria: terrorismo de estado

EL CASO SCALA

El otro día bajaba con el taxi por la calle Balmes y un poco antes de llegar a la calle Consell de Cent me para un hombre, y me pide por favor que lo lleve a la calle a Consell de Cent con paseo Sant Joan, así que puse el taxímetro y cogí la calle Consell de Cent . Una carrera bastante fácil y corta pues era todo recto por la conocida calle Consell de Cent hasta llegar a paseo Sant Joan, estas calles están en el distrito del Eixample de el barrio Dreta Eixample, pero algo me decía que hay algo más, mientras abanzaba con el taxi esas calles Consell de Cent y Paseo Sant Joan me hacían recordar algo, no sabia el que, pero estaba seguro de que estaba relacionado con algo importante.

Mi cabeza no paraba de darle vueltas intentando relacionar esas calles Consell de Cent, Paseo Sant Joan intentando recordar alguna cosa que me era familiar, pero no conseguía recordar nada, así estuve toda la carrera con esa inquietud en mi cabeza, hasta que llegamos a nuestro destino. El hombre muy amable me dice que pare en el “chaflan” de las calles Consell de Cent y Paseo Sant Joan en el lado mar, y así lo hice, mientras el hombre buscaba en su cartera el importe de la carrera, me quede mirando el edificio que estaba enfrente justo delante del “chaflan” y entonces me di cuenta , empecé a recordar…

Si fue aquí donde paso <Oiga quiere cobrarme por favor no tengo todo el dia> dijo el hombre, me había quedado embobado mirando ese edificio, cobre el importe de la carrera y le di las gracias al hombre que respondía de la misma manera y se bajaba del taxi. Yo continué mirando ese edificio, que eran unos pisos, un edificio nuevo reconstruido, si fue aquí donde paso  fue en este “chaflan” de las calles Consell de Cent y Paseo Sant Joan donde tubo lugar unos de los sucesos más oscuros y dificiles de la transición española, fue justo en este edificio donde se cometió una de las mayores infamias y montajes de la historia de este país, unos sucesos preparados y orquestados por el estado para manipular a la sociedad española “el caso Scala”.

Para hablar del “caso Scala” tenemos que volver al año 1978, 2 años antes el 20 de noviembre de 1975 (un gran día) moría el mayor genocida que ha conocido España, “el dictador Francisco Franco Bahamonte” con la muerte de este asesino, en España empezaba la llamada “transición española” o más bien la reconducida transición española, una transición que nos han vendido como un modelo de reconciliación transparente y pacifico, una transición llena de mentiras, de montajes, de muertos, de torturados, de deportados. En 1977 con la “Ley para la reforma política” se legalizan los partidos políticos y los sindicatos, el 25 de octubre de 1977 se firman los “Pactos de la Moncloa” acuerdos firmados entre el gobierno de Suarez y los partidos políticos con el apoyo de la patronal y el sindicato CCOO (con la posición de algunos sectores del mismo sindicato) y el rechazo rotundo de los sindicatos UGT y CNT .Los Pactos de la Moncloa crearían las condiciones sociales para la Constitución de 1978, que consagraría la inviolabilidad de la propiedad privada de los medios de producción y la economía de mercado.

El domingo 15 de enero de 1978 la CNT organizó una manifestación en Barcelona contra la firma de los Pactos de la Moncloa y las elecciones sindicales. En la misma se juntaron alrededor de 10.000 trabajadores que seguían oponiéndose a ese pacto social y que era prueba evidente de la gran capacidad de convocatoria que tenia la CNT en aquellos momentos.
A las 13:15 horas, terminada la manifestación, tuvo lugar un ataque con cócteles Molotov contra la sala de fiestas más conocida y de más éxito de Barcelona en aquellos momentos, la sala “Scala”. El resultado inmediato fue la muerte de cuatro trabajadores de la sala: Diego Montero, Bernabé Bravo, Ramón Egea y Juan Manuel López; tres de los cuales eran afiliados de la propia CNT.

Por aquellos días podría decirse que los ciudadanos estaban en cierto modo acostumbrados a las noticias de atentados terroristas. A nadie asombraba el asesinato de policías o militares, los coches-bomba y demás actos que resultaban casi habituales en aquella época. Sin embargo, un atentado contra una sala de fiestas era algo que resultaba inverosímil por lo absurdo y disparatado de la idea. Probablemente por ello en los primeros momentos se aventuraron toda clase de hipótesis. Algunos medios achacaron el atentado a vulgares asesinos, otros lo relacionaron con cuestiones particulares relacionadas con la sala de fiestas, algunos llegaron a establecer una relación con la campaña en pro de la libertad de expresión que por aquel entonces se desarrollaba en solidaridad con el dramaturgo Albert Boadella.
La duda y la incredulidad siguió siendo la tónica general para la inmensa mayoría hasta que, tan sólo cuarenta y ocho horas después, el martes 17 de enero un comunicado de la policía informó de la detención de todos los presuntos autores del atentado, a quienes inmediatamente se les relacionó con la CNT.

«Un comando de la FAI (Federación Anarquista Ibérica), integrado por tres sujetos en cuyo poder se ha hallado asimismo documentación que les acredita como afiliados a la central sindical CNT ha sido autor, según la Jefatura de Policia de Barcelona, del atentado contra el restaurante-espectáculo Scala.»

Agencia Pyresa

Efectivamente, los detenidos eran todos afiliados a la CNT y poco antes del atentado habían participado en la manifestación. Al finalizar la manifestación -según la policía- los acusados se habían dirigido a la sala de fiestas lanzando contra ella seis cócteles molotov que ocasionaron el incendio y la muerte de los cuatro trabajadores que se hallaban dentro. De esta manera quedó establecida la relación de los detenidos con la CNT y el atentado con la manifestación. Bajo la dirección del gobernador civil José María Belloch y del comisario Francisco Álvarez, empezaron las detenciones en los medios anarcosindicalistas.

Sin duda lo que más sorprende es la insólita eficacia policial que había permitido encontrar a los culpables entre las 10.000 personas que aproximadamente participaron en la manifestación. Cómo consiguió la policía barcelonesa este alarde de perfección es algo que no se llegaría a saber hasta algún tiempo después. En aquel momento sólo dio lugar a toda clase de conjeturas que tenían como común denominador la sospecha de que detrás de todo había gato encerrado. Con el tiempo esa sospecha se acabaría convirtiendo en certeza.

Comienzo de la campaña orquestada contra el movimiento libertario

Los detenidos fueron debidamente acusados y procesados, pero eso no detuvo la operación policial. Muy al contrario, en los días posteriores fueron detenidas alrededor de 170 personas más, al mismo tiempo que se desataba una imponente campaña de descrédito contra la organización confederal por medio de los medios de comunicación y de los aparatos represivos del estado, que vieron la ocasión de amordazar y destruir la única fuerza con cierto peso social que amenazaba la amplia operación de blanqueo de la dictadura franquista y de los propios franquistas. Dicha operación pasaba por los Pactos de la Moncloa -a los que ni asistieron ni fueron invitadas las fuerzas sindicales, aunque luego la mayoría de las mismas los aceptaran- destinados a hacer recaer sobre las espaldas de la clase trabajadora el grueso de la crisis económica que se estaba viviendo, a costa de fuertes recortes salariales, subidas de impuestos sobre el consumo y pérdida de derechos laborales y a la vez sentar las bases de los cambios políticos que deberían llevar a la Constitución de 1978, fruto de un gran pacto entre el franquismo y una nueva clase política emergente ávida de poder.

 

La CNT, reacia al conjunto de dichos pactos y reacia, sobretodo, a olvidar el pasado y a renunciar a exigir cuentas al franquismo depurando todo el aparato estatal, ya fuese político, policial, judicial e incluso cultural, se había convertido en el gran objetivo a batir.
El simple hecho de aparecer en la agenda de teléfonos de algunos de los acusados o de una persona relacionada con alguno de los acusados se convirtió en motivo suficiente para ser detenido. Después de ser interrogados y pasar alguna noche en el calabozo, los detenidos eran puestos en libertad sin cargo alguno. Resultaba evidente que la policía no buscaba nada ni a nadie -ya tenían a los culpables- se trataba simplemente de amedrentar a los cenetistas y de ahuyentar de la organización a miles de trabajadores afiliados que, si bien se identificaban con la línea sindical de los anarconsindicalistas, no estaban dispuestos a llegar demasiado lejos en su adhesión, ni mucho menos a desafiar una represión policial de aquella envergadura.

La cosa no era de broma, las noticias de nuevas detenciones crearon un ambiente de inseguridad en gran parte de la afiliación. Por otra parte, la certeza de la implicación de la CNT en el atentado fue afianzándose en la opinión pública, lo que provocó un serio deterioro en la imagen de la organización y de los anarquistas por extensión. Si a esto añadimos las noticias de agresiones y asaltos por parte de grupos fascistas, que en aquellos días se incrementaron de forma muy considerable, podemos hacernos una imagen aproximada de la situación. Ser libertario en aquellos momentos se convirtió en algo bastante desagradable. Los medios de comunicación lo hicieron impopular, la policía y los grupos de la ultraderecha lo hicieron peligroso. Como consecuencia, se fueron debilitando las filas cenetistas, abandonadas por muchos trabajadores.
Ni que decir tiene que los Pactos de la Moncloa pasaron a un segundo plano.

 El montaje policial sale a luz

La vista del caso tuvo lugar en diciembre de 1980. Los abogados defensores solicitaron que el ministro de gobernación, Rodolfo Martín Villa, compareciese a declarar, pero no lo hizo. Tampoco lo hizo Joaquín Gambín, confidente de la policía y responsable del incendio del Scala según la defensa. Gambín había logrado fugarse de la prisión de Elche en extrañas circunstancias y, a pesar de que tenía varias órdenes judiciales de busca y captura, la policía no pudo dar con su paradero.
La posición de la defensa apuntaba hacia un montaje policial orquestado mediante confidentes infiltrados en el sindicato CNT con el objetivo de desacreditar al sindicato ante los trabajadores y evitar así su progresión en Cataluña. La sentencia condenó a José Cuevas, Xavier Cañadas y Arturo Palma a 17 años de prisión como autores de un delito de homicidio involuntario y por fabricación de explosivos; Luis Muñoz fue condenado a dos años y seis meses por complicidad, y Rosa López, a 5 meses por encubrimiento. El recurso presentado por los abogados defensores, por quebrantamiento de forma y denegación de pruebas por la no comparecencia de Martín Villa en la vista, fue rechazado por el Supremo.

La presión sobre la policía por el asunto Gambín se multiplicó a raíz de la vista y de las exigencias, en aquel sentido, del indignado fiscal del caso, Alejandro del Toro, que desde instancias judiciales conservadores fue acusado de “simpatizar con los anarquistas”. Con el paso de los años se fue descubriendo el papel crucial y decisivo que desempeñó Joaquín Gambín, el Grillo, o también conocido como el Rubio o el Legionario, en este asunto. Como se llegó a demostrar, fue él quien se infiltró en la CNT para dirigir el atentado. La presión de la prensa sobre la policía y la ausencia de Gambín en la vista del caso hicieron levantar sospechas sobre las verdaderas causas del atentado, provocando incluso desavenencias entre el Ministerio Fiscal y algunos miembros de la judicatura. Finalmente, a finales de 1981, Gambín fue detenido por la policía tras un tiroteo en Valencia. El Caso Scala volvía a abrirse.
La segunda vista del Caso Scala Barcelona, en diciembre de 1983, solo tuvo un acusado: Joaquín Gambín. La sentencia lo condenó a 7 años de prisión por acudir a la manifestación con armas y por preparación de explosivos.

 Tras las cenizas del Scala

El Caso Scala fue la punta de lanza de la gran represión que se abatió sobre el movimiento libertario, en momentos de cierta debilidad organizativa y estructural debido a las evidentes divisiones que se estaban ya gestando en el seno de la anarcosindical.
Como posteriormente escribiría Xavier Cañadas Pérez, uno de los encausados y encarcelados durante ocho años por el Caso Scala:

< Esta relación de hechos, documentalmente contrastados, arrojan un tal cúmulo de datos que permiten afirmar que el Caso Scala constituye el punto de inflexión de una dinámica de represión, políticamente concebida y previamente estudiada en los altos niveles del Gobierno, pues dichos hechos escapan a la competencia exclusiva de un estamento, de una sola brigada o servicio policial, de un solo magistrado, de un solo Ministerio.>

 La intensificación de la persecución polical contra el movimiento libertario fue alarmante. El 13 de marzo de 1978 murió Agustín Rueda, preso en la cárcel de Carbanchel, a consecuencia de la paliza que le propinaron un grupo de funcionarios de prisiones. Tres meses después Agutín Valiente falleció en Almeria mientras intentaba evitar una detención polical.En junio de 1979 el cenetista Valentín González murió por el impacto de una pelota de goma lanzada por la policía al reprimir la huega de los trabajadores del Mercado de Abastos de Valencia. Pero la represión no terminó aquí.

Ante esta situación creció el número de compañeros que optaron por la violencia como respuesta a la denominada nueva represión democrática. En febrero de 1978 se detuvo en Barcelona, Valencia y Madrid a veintidós personas acusadas de pertenecer a los Grupos Autónomos, en abril cuatro trabajadores de la SEAT de Barcelona fueron detenidos acusados de formar el Ejército Revolucionario de Ayuda al Trabajadoar (ERAT), al mes siguinete cayeron una docena de compañeros en Valladolid y ese verano continuaron las detenciones. En febro de 1979 hubo once nuevos detenido, en mayo uno más en la Junquera y en junio hubo una amplia redada contra la Federación Ibérica de Grupos Anarquistas (FIGA) en varias ciudades de la península, en agosto se produjeron cuatro nuevas detenciones en el movimeinto libertario barcelonés y en octubre otras tres en Madrid. En noviembre hubo dos heridos de bala en Valencia que pertencáin a los Grupos Autónomos Anarquistas, acusación que se repitió contra otros cuatro anarquistas detenidos en el mes de diciembre de 1979.
La ofensiva de estos miltiantes libertarios alimentó la intoxicación de los medios de comunicación, que, por jemplo, asociaban a los Comado Autónomos Anticapitalistas con ETA, y aumentó el aislamiento de la CNT y del resto de organizaciones anarquistas. Ya no había base social para revolución alguna y el movimiento libertario se fue quedando solo en la lucha por una transformación social más profunda.

El Caso Scala marcó el fin del crecimiento espectacular de la CNT y del movimiento libertario, y el inicio de su decadencia acelerada. Supuso el frenazo de una organización que crecía a ojos vista, el acentuamiento de sus divisiones y un descrédito que arrastró la organización confederal que quedó ampliamente desautorizada socialmente y prácticamente neutralizada: se consumó el gran Pacto de Estado de la Transición y de la nueva Democracia Española, sin oponentes. La monarquía democrática se consolidó con la Constitución, aprobada en referendum el 6 de diciembre de 1978.
El acoso policial, la consolidación de la monarquia democrática y el reflujo de las luchas obreras llevaron a la CNT a una seria crisis. Cerrado el periodo de luchas revolucionarias del tardofranquismo, había llegado el momento de hacer balance del largo y complicado proceso de reconstrucción y adaptarse a la nueva realidad social y política de la España de los años ochenta.

Así pues, a finales de 1979 la CNT organizaría su V Congreso y primero desde el Congreso de Zaragoza en 1936 y desde que la dictadura arrojara a la organzación a los círculos infernales de la clandestinidad y del exilio. Ya durante el periodo precongresual se hicieron evidentes las profundas divergencias que enfrentaban a los distintos grupos y tendencias que convivían en el seno de la organización. No había discrepancias en el diagnóstico de la situación por la que atravesaba la CNT y el conjunto del movimiento libertario, pero las diferencias eran muy agudas cuando se buscaban las causas y se proponían las soluciones.
Según se iba profundizando en el debate, se fueron decantando dos grandes corrientes de opinión que confluirían al Congreso para generar la primera gran escisión de la CNT desde 1933.

Scala:terrorismo de Estado y algo más, así se llama el libro de Xavi Cañadas,editado por Virus Editorial,  en el año 2008. Un gran libro donde el autor que fue uno de los encarcelados durante 8 años, hace una reconstrucción de los hechos del caso Scala aportando nuevas pruebas a este montaje policial.

Ahora,30 años después,se van sabiendo más cosas,el incendio que provocó el desastre fué interior,con explosivos que sólo tenia el ejercito,un testigo directo,un quiosquero-que encima era policia nacional-fué asesinado para que no contase nada ,las pruebas eliminadas, Gambín,el confidente inductor del atentado a sueldo de la policia en libertad, pruebas periciales que indican que el coctel molotov echado en la puerta del local nunca pudo provocar el incendio interior,en fin..demasiados puntos oscuros,en los cuales aún hay que alumbrar con mucha luz.

<EN HONOR A LA VERDAD Y A LOS COMPAÑEROS FALLECIOS EN EL CASO SCALA>

SALUT Y BUEN VIAJE.

LLIBERTAT LAURA! PROU DE REPRESSIÓ !!!

Llibertat immediata per a la Laura! Ja n’ni ha prou de repressió!

Les persones i organitzacions sotasignades ens adherim al següent manifest i ens solidaritzem amb la companya Laura Gómez exigint la seva immediata posada en llibertat.

El 25 d’abril la Jutgessa del Jutjat d’Instrucció núm. 23 de Barcelona va decretar presó sense fiança per a la Secretària d’Organització de la CGT-Barcelona amb els càrrecs d’incendi i subsidiàriament de danys, coaccions, delicte de desordres públics i delicte contra els drets fonamentals.

Els i les adherents considerem que han donat resultat les pressions polítiques, tant al jutjat com a la fiscalia, ja que consideren que una persona sense antecedents penals, amb domicili i treball fix i amb una filla, té risc de fugida i de reincidir abans fins i tot de ser jutjada i condemnada. Aquests barems no s’apliquen als banquers, ni als polítics investigats per la fiscalia anticorrupció als quals es deixa en llibertat. Realment ens qüestionem l’anomenada “independència” del poder judicial pel que fa a la resta de poders dins d’un mal anomenat “estat de dret”.

Considerem que no hi ha cap motiu que justifiqui la seva detenció i menys el seu ingrés a la presó, la qual cosa suposa un clar abús de poder i una violació del dret a no ser privat de llibertat.

No calia un circ mediàtic com el muntat pels mossos d´esquadra, necessitats d’intentar donar exemple detenint i reprimint a persones i organitzacions que protesten i qüestionen el sistema sense ser canalitzades pels “agents socials autoritzats i ensinistrats”.

Nosaltres anem amb la cara descoberta, no amaguem les nostres accions, les considerem justes i sense perill per a la integritat de ningú, per tant descartem que els mossos d´esquadra hagin d’investigar molt per saber que fem o deixem de fer.

Ens preguntem quan hi haurà una fiscalia especial que investigui els banquers, els polítics corruptes i els empresaris que han creat una crisi que està portant a milions de persones a l’exclusió social i la misèria. Per a quan una web amb totes les fotos dels delinqüents refinats que són tractats com a senyors pels poders públics? Per a quan una web amb les fotos dels mossos que han mutilat amb boles de goma i picat a cops de porra als ciutadans? Senyor Puig això sí és violència i vostè sempre la justifica.

Considerem que aquest empresonament és una venjança per part del govern de la Generalitat i del seu cos armat. No han pogut assimilar que el dia de la Vaga General la CGT amb altres organitzaciones i col·lectius aglutinéssin a més de 15.000 persones al matí recorrent el centre de la ciutat i a la tarda a més de 50.000. El que es pretén és provocar la por entre la ciutadania, perquè no ens mobilitzem i acatem les polítiques econòmiques sense obrir boca i per a això necessiten crear una imatge de violents totalment prefabricada des d’alguna oficina.

Mai s’avançarà cap a un món mes just per a les treballadores i als treballadors més desfavorides, si el conjunt de la ciutadania es deixa acovardir per una minoria de persones que conformen el poder i que contra la raó solament tenen la força dels cossos armats que els obeeixen cegament.

Que no quedi cap dubte, seguirem sortint al carrer i protestant igual que van fer els nostres avis, per defensar la llibertat i una societat més justa, seguirem lluitant contra les injustícies, no permetrem que ens porteu a les condicions laborals i socials del segle XIX com esteu pretenent entre els banquers i els polítics.

ENLLAÇOS:
https://laurallibertat.wordpress.com/altres-represaliats-29m/

 http://www.facebook.com/events/294214004000727/

SALUT I BON VIATGE.

PLAÇA DE SALVADOR SEGUÍ

 La plaça de “Salvador Seguí” es al barri del Raval, al districte de Ciutat Vella a tocar de la rambla del rabal, un carrer molt coneguda per a qualsevol taxista, però i si diem “portim a la plaça Salvador Seguí” ja no és tan coneguda. Llavors hem de mirrar la guia urbana o preguntar a l’usuari si sap arribar, i per última opció posar el GPS.
 En aquesta plaça hi ha un hotel, un parc infantil i diversos comerços. Aquest passat dimarts 21 de febrer es va inaugurar la nova “Filmoteca de Catalunya”

 El nou edifici, de formigó vist i vidre, és obra de l’arquitecte català Josep Lluís Mateo, i es alça en la també nova plaça de Salvador Seguí. Aquesta nova Filmoteca té un edifici de 6.000 m², dues sales de 375 i 180 butaques respectivament, una biblioteca del cinema, una llibreria especialitzada, una cafeteria i una sala d’exposicions temporals.

 Una plaça molt important, per a un personatge molt important per a Catalunya, per l’anarquisme i per al moviment obrer “SALVADOR SEGUÍ el noi del sucre”.
 Salvador Seguí Rubiñals, conegut amb l’àlies de “El Noi del Sucre” (el noi del sucre) va néixer a Lleida el 23 de desembre de 1890. Pintor de professió i de formació autodidacta, com la majoria dels militants de la CNT de la seva època, va ser un organitzador i home d’acció més que pensador, escriptor o teòric; va destacar fonamentalment en el camp de l’oratòria, l’estratègia i l’organització . Com tants altres militants del seu temps, va sofrir la presó i el tancament en diverses ocasions, al llarg de la seva trajectòria militant.

 Procedia del cercle de l’Escola Moderna de Francesc Ferrer i Guàrdia, de qui era deixeble. Als 17 anys és empresonat per primera vegada, per les seves activitats dins del Sindicat de Pintors de Barcelona. Al juliol de 1909 va tenir una destacada actuació contra la guerra del Marroc, recorrent les comarques catalanes. Al desembre de 1911 assisteix a Marsella a un congrés obrer internacional. El 1915 va ser elegit president del Sindicat de la Construcció de Barcelona, ​​al capdavant del qual va organitzar l’agost del mateix any una vaga general, que va acabar amb un èxit complet.

Entre 1916 i 1917, negocia en nom de la CNT les bases pràctiques per a una acció conjunta amb la UGT, el que es plasma en un manifest públic de les dues centrals sindicals. Va ser nomenat secretari general de la CNT de Catalunya, i pren part activa en la vaga d’agost de 1917.

 Al Congrés de la CNT de Catalunya, celebrat a Sants (Barcelona), del 28 de juny a l’1 de juliol de 1918, va ser novament nomenat secretari general de la CNT de Catalunya. En aquest Congrés es va aprovar oficialment la fórmula del Sindicat Únic, el principal artífex i impulsor va ser Salvador Seguí; aquesta transformació qualitativa en el si de la CNT passarà a la història amb el nom de Sindicats Únics, i marca el trànsit de la lluita sindical des l’organització per oficis a l’organització per sectors econòmics.

Al febrer-març de 1919, i en el context de la vaga de la Canadenca, Seguí adopta una postura prudent i moderada, a favor de de la represa del treball, un cop aconseguides les reivindicacions fonamentals. En un acte públic a la plaça de toros de Les Arenes, el 19 de març, davant un auditori de 25.000 treballadors, va posar de manifest els seus dots d’orador.

 Al Congrés de la CNT celebrat al desembre de 1919, al Teatre de la Comèdia, Seguí, juntament amb Ángel Pestaña Núñez i Quintanilla, una de les figures més destacades. Davant el problema de la revolució russa i de les relacions entre la CNT i la Komintern, va adoptar una postura intermèdia entre la de Quintanilla (contrari a l’ingrés en la Tercera Internacional), i la dels grups prosoviètics, declarant-se partidari que la CNT es s’adherís provisionalment a la Internacional Comunista, però sense deixar per això de consignar que aquesta no encarnava els ideals del sindicalisme antiautoritari de la Confederació.

Després del Congrés de la Comèdia, Seguí va seguir defensant la necessitat de la unió amb la UGT. El 1922, després de sortir d’un dels seus molts tancaments, va emprendre una gira de propaganda per Andalusia, intervenint en més de 102 actes públics.

 El 1922 és nomenat secretari general del Comitè Nacional de la CNT. Era l’època del pistolerisme i de la lluita sagnant entre les bandes del Sindicat Lliure i els militants confederals; davant d’això, Salvador Seguí va fer tot el que va estar al seu abast per posar fi als vessaments de sang. Però Seguí s’havia convertit en un símbol per als treballadors, i comptava amb la simpatia de l’esquerra burgesa, al mateix temps que era temut per la patronal i odiat a mort pels seus pistolers a sou, que ja havien atemptat dues vegades contra la seva vida. Al març de 1923 rep un anònim del Sindicat Lliure que li adverteix d’un pròxim atemptat contra la seva persona, contra Casanovas i Ángel Pestaña Núñez. En la tarda del 10 de març de 1923, el Noi del Sucre va ser cosit a trets al carrer de la Cadena, de Barcelona, ​​quan es dirigia a casa en companyia del seu amic Francisco Comas.

L´ASSASSINAT D´EN SALVADOR SEGUÍ, el Noi del Sucre.
 Una tarda del 10 de març del 1923 en Lluís, en Botella, en Comas i en Salvador es trobaren al bar El Tostadero de la Plaça Universitat. Mentre el cambrer els servia un cafè comentaven la tensa situació que es vivia als carrers de Barcelona, en un context en què obrers i patrons dirimien les seves diferències a punta de pistola.
Salvador Seguí, com sempre, va agafar el terròs de sucre i se’l va posar a la boca directament; els seus companys ja no es sorprenien, de fet, ja l’havien batejat com El Noi del Sucre per aquest peculiar costum (segons una de les moltes versions sobre el perquè del seu sobrenom).
Seguí opinava que les bandes de pistolers dels obrers i la Partonal duien a una onada de violència en la qual els primers només tenien les de perdre.
En Comas va dir que, tot i això, havien d’estar preparats per si algun dia els atacaven, que ell sempre duia una arma a sobre.

 En Salvador també, tenia la seva pistola belga, per si de cas.
Era l’hora de marxar, els tres amics es van acomiadar d’en Lluís Companys i van seguir cap a la Rambla. Un cop allà, en Botella es va desviar i en Salvador i en Comas -també conegut com En Peronas- van seguir el seu camí en direcció al Sindicat de Vidriers. Van passar pel carrer de la Cadena i en arribar a la cantonada amb el carrer Sant Rafel, se sentí un tiroteig. Cap dels dos va tenir temps de treure l’arma.
En Peronas, ferit, va aconseguir refugiar-se en una carnisseria mentre en Salvador moria, estès a terra, a causa d’un tret al cap, segons va explicar posteriorment l’autòpsia.
Moments després, va passar pel lloc dels fets un sindicalista anomenat Josep Gardeñas. L’home, es va aturar, ja que la vestimenta del cadàver li va cridar l’atenció per la seva semblança amb la del seu amic. En aixecar el sac que el cobria va horroritzar-se en comprovar que les seves sospites eren certes:
“-El Noi del Sucre, ha estat assassinat!” En Josep no va poder evitar cridar aquestes paraules i en poc temps la notícia va córrer com la pólvora per tota la ciutat.
Al lloc de l’atemptat s’hi va trobar una cartera amb la documentació d’un afiliat del Sindicat Lliure. Aquesta organització, protagonista de gran part dels atemptats contra membres de la CNT s’havia gestat entre les files del carlisme i rebia el suport de la patronal i del Governador Civil.

 Amb la mort de Salvador Seguí, el moviment anarquista català va perdre una de les figures més emblemàtiques.
El dia de l’atemptat, Seguí s’havia reunit amb Lluís Companys, un advocat catalanista republicà que amb el temps arribaria a ser president de la Generalitat. Ambdós ja havien compartit captiveri l’any 1920 i mantenien amistat i una certa afinitat.
Si Salvador Seguí, catalanista àcrata no hagués estat assasinat aquell dia, s’hagués aconseguit amb el temps una millor sintonia entre l’anarquisme i el republicanisme català?
Què hauria passat si aquell vespre en Lluís Companys hagués decidit allargar la xerrada amb en Peronas i en Seguí acompanyant-los en direcció al Sindicat?
Això entra dins el terreny de l’especulació històrica feta des d’una Barcelona que ha canviat molt.
Els anarquistes i la patronal ja no es disparen pel carrers. L’illa de cases que es trobava a la sortida del carrer Sant Rafel és ara una Rambla del Raval que ha fet desaparèixer el nom del Carrer de la Cadena.

 L’edifici que feia la cantonada on va ser tirotejat Salvador Seguí encara segueix dempeus. L’antic bar de la planta baixa és ara un establiment de Shawarma i menjar turc, només una placa ceràmica recorda a la cantonada de la façana que en aquell precís indret es va cometre el crim…

De tota manera aquesta no serà la darrera vegada durant la història de la nostra ciutat que un anarquista anomenat Salvador comenci el dia xerrant amb uns amics al bar i que arran d’això la seva vida acabi en tragèdia. Salvadors anarquistes, aneu amb compte amb els bars de Barcelona…

Ver mapa más grande

A LA MEMÒRIA DE SALVADOR SEGUÍ I DE TOTS ELS QUI VAN SER ASSASSINATS PER DEFENSAR ALS TREBALLADORS.

“Ull per Ull” és un llibre d’Antoni Dalmases publicat el 2009, també s’ha fet una minisèrie per tv. en aquesta història de “Ull per Ull” narra les històriques lluites socials i el pistolerisme entre patrons i obrers en la barcelona dels anys 20, i per descomptat apareix el històric personatge “Salvador Seguí el Noi del Sucre”.

Març de 1919. Barcelona és una ciutat en plena ebullició. Els obrers protesten, van a la vaga i s’organitzen en sindicats. Les diferències amb la pa tronal són cada cop més importants. Les bombes estan a punt d’explotar…
L’Enric Serra acaba d’arribar a Barcelona provinent de l’Àfrica —on ha fet el servei militar— per reunir-se amb el seu germà Isidre, un jove revolucionari que lluita per un món en què predomini la igualtat entre el patró i el treballador. Un bon matí, però, l’Isidre és assassinat a mans d’un pistoler a sou a la sortida de la fàbrica on treballa. L’Enric, amb ànsies de venjança, decideix passar a la lluita armada i la clandestinitat, i es convertirà en el cap del grup dels Ingovernables, el cop més important dels quals serà el segrest de l’Eulàlia Torrents, la filla d’un ric empresari del tèxtil.
Enmig d’un clima en què els assassinats i les venjances estan a l’ordre del dia, en què les bombes i els atemptats es tramen a cada racó, i en què els policies corruptes i els confidents estan a l’aguait, un amor impossible sorgirà entre l’Eulàlia i el seu segrestador, l’Enric, i encara es farà més fort quan el jove li confessi que és l’assassí del seu pare…

La minisèrie ‘Ull per ull’, emesa per TV3 , és una coproducció de Rodar y Rodar, Televisió de Catalunya i Televisió Espanyola, dirigida per Mar Targarona i amb la interpretació de Lluís Homar. Curiosament una part de la sèrie es va rodar el juny passat al castell de Can Feu, gràcies a la inclusió de la ciutat a la xarxa Barcelona-Catalunya Film Comission. La novel·la del mateix títol l’edita Columna/Grup 62, en català, i Martínez Roca/Grup Planeta, en castellà.


ENLLAÇOS:
 http://www.rtve.es/television/ojo-por-ojo/
http://taxisanarquia.blogspot.com.es/2011/03/parc-de-les-tres-xemeneies.html

SALUT I BON VIATGE.

FRAGA IRIBARNE Y LOS HECHOS DE VITORIA-GASTEIZ: TERRORISMO DE ESTADO

   Al tiempo que llegan los honores de Estado hacia la persona que protagonizó la más dura represión dictatorial del tardofranquismo, y quien posibilitó entre otros la transición política en la que no se han juzgado a esos sinverguenzas que cometieron atroces crimenes propios de la barbarie fascista, que en otros paises si se han juzgado y aquí todavía estamos esperando:

Quizás por aquello de que “Spain is diferent” os dejamos con un documental breve sobre los sucesos de Vitoria de 1976. El video titulado “La revolta permanent – Vitoria-Gasteiz (3/3/76) terrorismo de Estado”, es un alegato de la unión y la lucha obrera para estos tiempos que corren, y para darnos cuenta que muchos se dejaron la piel, y entregaron sus vidas. Ahora nuestros derechos laborales y sociales en retroceso, es para que tomemos tod@s nota que las luchas nunca se ganan mientras se baja la guardia. La Reacción siempre acecha como el lobo, y a la “Fera” hay que mantenerla siempre a raya.
Nosotros no pensamos honrar la memoria de un fascista de manera que todo el mundo sepa quien fue Manuel Fraga Iribarne.
Salut i Llibertat 
Los hechos: 
Durante el mes de enero de 1976 unos seis mil trabajadores iniciaban una huelga en contra del decreto de topes salariales y en defensa de mejores condiciones de trabajo. Dos meses después convocaban por tercera vez una huelga general que fue masivamente seguida el día 3 de marzo. Ese mismo día la policía armada entró en la Iglesia San Francisco de Vitoria, en la que estaba previsto realizar una asamblea de trabajadores y, haciendo caso omiso de la decisión del párroco y del contenido del Concordato, conminó al desalojo. Apenas unos segundos después disparaban gases lacrimógenos en un recinto cerrado y abarrotado de gente creando indignación y sobre todo pánico. Los que salieron por delante medio asfixiados y con pañuelos en la boca fueron apaleados por los flancos y a los del frente les dispararon con metralletas y pistolas.

La policía resolvió la situación que habían creado a tiro limpio, asesinando a Pedro María Martínez Ocio, trabajador de Forjas Alavesas, de 27 años, Francisco Aznar Clemente, operario de panaderías y estudiante, de 17 años, Romualdo Barroso Chaparro, de Agrator, de 19 años, José Castillo, de Basa, una sociedad del Grupo Arregui, de 32 años. Dos meses después moriría Bienvenido Pereda, trabajador de Grupos Diferenciales, con 30 años. Dos obreros asesinados directamente en el lugar de los hechos, cuatro heridos muy graves de los cuales tres morirían, más de sesenta heridos graves, la mitad con heridas de bala, y cientos de heridos leves.

El sábado, Manuel Fraga Iribarne entonces Ministro de la Gobernación junto con Rodolfo Martín Villa, Ministro de Relaciones Sindicales, el General Campano, director de la Guardia Civil, y Jose Antonio Zarzalejos Altares (Director General de Seguridad Adjunto), así como intentaban, visitando a los heridos, reducir el impacto de su decisión. Aquel jueves el Secretario General del SPD de Alemania cancelaba la entrevista con Fraga que participaba en una campaña diplomática para vender internacionalmente una reforma avalada por la monarquía.

Todavía prohibidos los derechos de reunión, manifestación y de huelga, los sindicatos, ilegales también, en enero convocan huelgas en toda España. Tuvieron especial importancia en el cinturón industrial madrileño y en Vitoria. La respuesta del gobierno fue la habitual represión policial, que en Vitoria produjo cuatro manifestantes muertos y varios centenares de heridos el 9 de marzo durante una carga antidisturbios. En vez de solucionar el conflicto, los altercados se multiplicaron y las huelgas generales de protesta se sucedieron durante varios meses.

Estos incidentes aceleran la acción de la oposición democrática, y su unidad de acción. La Junta Democrática y la Plataforma de Convergencia se fusionan en la Coordinación Democrática o Platajunta el 26 de marzo. Esta nueva junta ejerce mayor presión política sobre el gobierno, exigiendo amnistía, libertad sindical, democracia y rechaza las leyes reformistas.

Se considera responsables a Manuel Fraga Iribarne y hombre clave en los últimos años del franquismo, y a Martín Villa, a pesar de que ambos eran considerados “reformistas” dentro del aparato franquista.

Este hecho muestra la divergencia de la nueva Iglesia con el franquismo desde 1965. Y es que si bien en los primeros años hizo oídos sordos a los lloros de la posguerra justificando la cruzada anticomunista, tras el Concilio Vaticano II se acercó a los trabajadores debido al cambio generacional, como había sucedido en el proletariado, mucho más agresivo que sus ascendientes (a los cuales se les consideraba el sustento pasivo fundamental del Régimen franquista por aquello de los “estómagos agradecidos”).

34 años y los asesinos siguen sueltos.

Un saludo fraternal a los familiares de las víctimas y trabajadores de Vitoria-Gasteiz