Arxiu de la categoria: terror

SIN RASTRO DEL TAXISTA ELÍAS CARRERA TRAS CUMPLIRSE CUATRO AÑOS DE SU DESAPARICIÓN

La familia del vecino de Rairo “sigue con la esperanza de encontrar” al desaparecido, sobre todo en la zona de Portugal, aunque no haya novedades

La madrugada del día 18 de julio del 2013, la familia del taxista Elías Carrera acudió a la Policía para denunciar su desaparición. El día 17, el vecino de Rairo comió en su domicilio con sus dos hijas, y, a partir de ese momento, no volvió a su casa. Tras cuatro años, muy poco o nada se ha sabido del estado del hombre de 61 años.

Una de sus dos hijas, Sandra Carrera, comentó a FARO que, de momento, “no hay noticias nuevas”; sin embargo, ni ella ni sus allegados cejan en sus esfuerzos por encontrar al varón: “No queremos dejarlo, seguimos en la lucha, sobre todo en la zona de Portugal, que es donde más posibilidades hay de que esté”.

La familia pone a disposición de cualquier testigo dos números de contacto: el 627 74 09 33 y el 988 22 32 51.

Diecinueve desaparecidos

En Ourense, diecinueve personas se encuentran en paradero desconocido.

De esa cifra, dos son menores en nivel de riesgo. La última desaparición fue la de María Belén Rodríguez Estévez, una vecina de la ciudad de 57 años, el pasado 7 de abril. Lo único que se encontró de ella fue su bolso, entregado por una vecina, pero se sigue sin conocer nada nuevo acerca de su estado./Faro de Vigo

SALUT Y BUEN VIAJE

VA PUJAR UNA DONA MORTA AL MEU TAXI

img_20161031-155041_taxi_fantasma-kwoB-U411468861036gLH-1126x636@RAC1-Web

Un taxista de Barcelona explica una experiència paranormal amb una dona que va pujar al seu taxi.

El periodista Javier Pérez Campos, col·laborador d’Iker Jiménez, presenta el llibre Los otros, un recull d’històries de fantasmes, entres les quals en destaca una que li va succeir a un taxista de Barcelona. Escolteu-la narrada per ell mateix.

SALUT I BON VIATGE

ASÍ OPERAN LOS TAXIS DE LA DELINCUENCIA, QUE YA SE COBRAN UNA MUERTE AL MES EN MÉXICO

taxis-Monterrey-Mexico-informales_959615508_114735451_667x375

María Villar creyó coger un coche oficial en Santa Fe, pero se trataba de un vehículo camuflado, que terminó llevándola a la muerte. Es el último caso de una tendencia al alza.

En México D.F. casi la mitad de los 140.000 taxis regulares que circulan diariamente por las calles no están adheridos a ninguna empresa, y un 25% son ‘informales’.

La investigación por el asesinato de María Villar Galaz ha mostrado importantes avances. Tres semanas después de que la víctima fuese encontrada muerta en México, la Subprocuradoría Especializada en Investigación y Delincuencia Organizada (Seido) ha informado que a María la secuestró, al azar, una “banda muy agresiva que usó descargas eléctricas para inmovilizarla”.

El rapto, no fue planeado y su móvil era económico. Se buscaba a alguien con alto poder adquisitivo de la zona metropolitana de México D.F. Los delincuentes simularon moverse en un taxi falso. En una parada frente al centro comercial El Patio, de distrito de Santa Fe, consiguieron engañar a María.Allí precisamente radica una de las claves del trágico suceso, por el cual ya hay dos detenidos (el último ha sido un hombre llamado Óscar Saúl). Pero la tendencia delictiva que utiliza falsos taxímetros para cometer robos y secuestros se impone no solo con fuerza en México, sino que es un flagelo extendido a toda América Latina.
Desde octubre de 2015 hasta la fecha, solo en las zonas metropolitanas de Monterre y México D.F. se han cometido 12 homicidios, 14 robos y siete asaltos a bordo de supuestos ‘taxis’, de acuerdo con las cifras oficiales de la Agencia Estatal de Transporte (AET) de México.

María Villar, por ahora, ha sido la última víctima, que se suma a otras tantas que han tenido alto impacto en la sociedad mexicana. Para comprender la magnitud de este sistema delictivo no hay que remontarse muy lejos. En abril pasado, una joven estudiante de Medicina de la UANL, en Monterrey, denunció que fue secuestrada por un pseudotaxista camuflado cuando viajaba por la avenida Fidel Velázquez de esa ciudad, quien la llevó hasta un terreno solitario donde la mantuvo cautiva varias horas, hasta que logró huir de su captor.

taxi-vocho

Pero este caso se suma a otros dramáticos ejemplos, como el asesinato de Santiago Pruneda, de 20 años, quien este verano se encontraba a las puertas de su domicilio en el municipio de San Nicolás, un ‘taxi’ llegó a su lado, el conductor le disparó en la cabeza después de intentar robarle y volvió al coche para huir sin ser localizado.Las mafias de taxistas que muestran este oficio como fachada para cometer diversos delitos (secuestros exprés, virtuales, abusos, robos y hasta homicidios), quedan reflejadas en las cifras oficiales de la propia AET. Tan solo en Nuevo León, en el Estado de Monterrey existen 32.256 concesiones de coches de alquiler, de las cuales apenas el 18 por ciento pertenecen a empresas y el 82 por ciento restante a particulares. Esto da margen a que la inmensa mayoría de los vehículos que circulan por las calles sean ‘piratas’ (como denominan los mexicanos a los taxis que no tienen ninguna licencia oficial).

Es tal el desorden que impera en este cuestión, que hasta el alcalde del municipio mexicano de San Nicolás, Víctor Fuentes, presentó hace 60 días un exhorto ante el Congreso del Estado del país para retirar las concesiones de los vehículos de alquiler involucrados en cualquier tipo de delito. ¿El motivo? El imparable robos a farmacias, tiendas de autoservicio, establecimientos comerciales, negocios de autopartes y vehículos, así como asaltos a pasajeros, en los que los delincuentes utilizan ‘taxis’ que en realidad son el cebo para atraer pasajeros desprevenidos.

Un enorme problema en México D.F.

De acuerdo con datos de la Secretaría de Movilidad mexicana, de los 140.000 taxis regulares que circulan diariamente por la capital de ese país, 75.033 están adheridos al servicio de bases y radioaxis; el resto son los ‘libres’ (no adheridos a ninguna empresa) y sus conductores tienen la facilidad de coger pasajeros en cualquier punto de la ciudad sin estar supervisados por nadie. Esa cifra supone casi el 50% del total. De allí que las bandas de delincuentes se aprovechen de esta situación.

De ese número, encima, hay un agravante: el 25% directamente serían ‘informales’. Esto quiere decir que no llevan ningún tipo de registro de las agrupaciones de taxistas constituidas en la ciudad.

Mientras el fenómeno crece, diversas iniciativas intentan reducir (por ahora sin éxito) este método delictivo. A comienzos de año se realizó un operativo especial de seguridad en contra de este tipo de coches y aunque se logró dejar a una treintena de ‘taxis’ fuera de circulación e incluso en un caso se detuvo a un chófer que contaba con una orden de aprehensión, las medidas preventivas por ahora no arrojan los frutos esperados.

images

En México, mientras tanto, se producen 102.000 secuestros por año, lo que supone unos 280 al día. De ese total, que se produzca una muerte violenta al mes de personas que creían que se encontraban en un medio de transporte seguro y terminaron asesinadas causa estupor.De allí que el Gobierno mexicano y las embajadas de los principales países se empeñen en recomendar que los turistas o personas que viajen al país por negocios u otros motivos, “eviten comentarios en los que se denote capacidad económica, con especial advertencia, en este aspecto, a los menores”, dentro de los vehículos.También se recomienda no mostrar ante los conductores de los coches documentación, tarjetas de crédito y cámaras fotográficas o móviles. Finalmente, es conveniente a la hora de pagar abonen con billetes pequeños que no requieran de una vuelta suculenta.

Si se necesita utilizar cajeros automáticos, el propio Ministerio del Interior recomienda buscar alguno que se encuentre en el interior de zonas más protegidas como centros comerciales y actuar con cautela y discreción. Nunca es aconsejable ordenar al chófer de un taxi que espere en la calle mientras se realiza la operación de extracción de billetes en la vía pública… simplemente porque nadie puede estar tranquilo ante el desconocido que se encuentra al volante.

SALUT Y BUEN VIAJE.

TAXISTAS INFORMAN HABER RECOGIDO FANTASMAS DESDE EL TSUNAMI DE JAPÓN DEL 2011

untitled

Taxistas informan haber recogido a fantasmas desde el tsunami de Japón del 2011

El 11 de marzo de 2011, un enorme tsunami provocado por un terremoto de magnitud 9,0 en el noreste de Japón, causó una de las mayores catástrofes de nuestra historia. El resultado final fue de 492.000 personas evacuadas, 11.600 fallecidos y 16.450 desparecidos. Y 5 años después, cientos de residentes en las ciudades más afectadas aseguran haber sido testigos de lo imposible, avistamientos de los fantasmas de todos aquellos que murieron en el terremoto. En algunos casos, las reconstrucciones de las zonas más afectadas tuvieron que ser paralizadas debido a la gran cantidad de fenómenos paranormales. Pero ahora, los taxistas japoneses que trabajan en una de las zonas más afectadas por el desastre aseguran haber llevado en sus vehículos a “clientes fantasmas”.

Ese no es el tipo de comentario que un taxista esperaría tener de un pasajero, pero eso es sólo uno de la serie de comentarios espeluznantes que los conductores que trabajan en Ishinomaki le dijeron a Yuka Kudo, una estudiante de sociología  que entrevistó a conductores de taxi para una tesis. Cerca de 6.000 residentes de Ishinomaki murieron como consecuencia de la catástrofe del 2011, por lo que es una de las zonas más afectadas y la razón por la que Yuka lo eligió para su estudio.

Un área de Ishinomaki después del desastre

¿Ha tenido alguna experiencia inusual después de la catástrofe?

untitled 2

Esa fue la pregunta que Yuka preguntó a más de 100 conductores durante su año de investigación. Ella informó respuestas desde la indiferencia a la ira. Pero siete conductores voluntariamente compartieron sus escalofriantes experiencias con los fantasmas.Un conductor dijo que recogió a un joven de unos 20 años y le preguntó a dónde quería ir. El hombre siguió apuntando hacia adelante y repetía “Hiyoriyama”, que significa montaña. Cuando llegaron allí, el joven había desaparecido del asiento trasero. Otro recogió una joven que le dijo que quería ir a una zona que fue abandonada. Cuando el conductor le señaló esto, ella le preguntó: “¿He muerto?” Cuando volvió a mirar por encima de su hombro, la chica se había ido.

Kudo oyó historias similares de otros conductores, que consideraban que son experiencias espirituales. En cada caso, se verifican sus historias, mostrando sus registros que habían iniciado sus medidores, lo que significaba que eran responsables de colectar una tarifa … una tarifa que ellos tuvieron que pagar de sus bolsillos cuando los pasajeros desaparecieron.Yuka Kudo (pronto a ser socióloga) parece creer que eran definitivamente fantasmas de adultos jóvenes que perecieron en el desastre.

Los jóvenes se sienten fuertemente disgustado [con su muerte] cuando no pueden juntarse con las personas que aman. A medida que quieren transmitir su amargura, pueden que hayan elegido los taxis, los cuales son como habitaciones privadas, como un medio para hacerlo.

Yuka piensa que estos eran fantasmas que estaban esperando su taxi para cruzar por un puente diferente. ¿Podría ser algo más que fantasmas? Aquí hay otro escenario de un psiquiatra de Ishinomaki Keizo Hara.

Creemos que los fenómenos como los avistamientos de fantasmas son, quizás, una proyección mental del terror y las preocupaciones asociadas con esos lugares. Se necesitará tiempo para el trastorno por Estrés Postraumático (TEPT) emerja en muchas personas en que viven en albergues temporales para los que nada ha cambiado desde el terremoto.

¿Será que estos taxistas recogieron fantasmas reales o solo estaban alucinando debido al estrés postraumático?Ver también: El argumento de que el terremoto de Fukushima fue un sabotaje

SALUT Y BUEN VIAJE.

EL TAXISTA AL QUE ARRANCARON LOS OJOS EN VALENCIA: “PREFIERO MORIR”

prefiero-morrir--575x323

José Antonio, que se quedó ciego, malvive con una pensión mientras su agresor está libre. Perdió la visión tras una discusión con un cliente por el pago de una carrera de 90 euros.

 

A José Antonio le han dejado sin vida. «Se lo he dicho a mis hijos: preferiría estar muerto». Uno de ellos está junto a él, en el sillón de una vivienda de un barrio de la periferia de Valencia. El joven llora todas las lágrimas que él no puede derramar. «Esto no es vida», exclama sin poder contener un improperio. Lo de ponerse en la piel de la víctima, en este caso, supone un ejercicio de empatía casi imposible. ¿Conoce usted a alguien a quien le arrancaran los ojos? Pues eso. Cómo pensar en semejante atrocidad. José Antonio la sufre. Tuvo la mala suerte de ser el protagonista de una historia sin precedentes, de una brutalidad extrema, de unas consecuencias que doblegan la mente más sólida. «Mira, me tuvo que tocar…» Pero la resignación, en algunos casos, no es el antídoto que mitigue la rabia. Odio contra un joven de 19 años que supuestamente se lanzó contra él. «Directamente, como un gato, contra mis ojos». Recuerda aquellas Fallas terribles, las del año pasado, el instante desde el que no ha vuelto a ver un amanecer.

De conducir, al bastón

La víctima, con poco más de 40 años, pasó de conducir un taxi a tener que caminar con la ayuda de un bastón. Una caída tan profunda que lleva a la categoría de proeza superar el actual drama. Tras la inesperada agresión del joven, perdió el ojo izquierdo. En el derecho apenas conserva un 10% de su capacidad. Sólo ve sombras.

José Antonio recuerda aquella carrera con detalle. «Maldito puente, maldito puente», repite a lo largo de su charla con el periódico LAS PROVINCIAS. Fue allí, en el más cercano a Eduardo Boscá, donde recogió a su peor pesadilla. «Acababa de llevar a unas chicas a la discoteca de esa calle». Y por allí andaba su agresor…

El hombre era nuevo en el sector. Apenas hacía un año que contaba con su licencia. Conocía los riesgos, claro. Pero los limitaba a algún atraco, una agresión. Gajes del oficio. Por desgracia, algo que todo conductor experimenta una vez en la vida. Pero nada comparado con quedarse ciego. José Antonio procedía de la joyería, un mundo diferente. Con la crisis, el taller en el que trabajaba terminó cerrando. «Fui de los últimos en mantener mi empleo…» El subsidio del paro poco a poco se iba agotando… Y el gesto de sus hijos, de lógica preocupación, se acrecentaba. Así que se metió de chófer para ayudar a otro compañero. Finalmente, juntó unos «ahorrillos», y pidió un préstamo para comprar la licencia. El peor negocio de su vida.

Su presunto agresor, aquella noche de Fallas, le encargó ir a Ontinyent. «Sospeché de un trayecto tan largo. A ver si no me vas a pagar… Pero me dijo que llevaba dinero. Me enseñó un billete de 50 euros y me dijo que había tenido una pelea».

Unos minutos más tarde, en la avenida Ausias March se encontró con otro taxista a quien pidió consejo sobre el importe final del trayecto. Todo bien. Sin problemas. «Incluso paré a poner gasoil». Al llegar al destino, «vi que consultaba su móvil. Todo el viaje sin hacerlo y ahora…». Mal augurio. Le dijo que se metiera por un camino y se negó. Detuvo el vehículo y le comunicó el precio. Algo más de 90 euros. Redondeó la cifra a la baja. No hubo más respuesta que el ataque. «Esa forma de agredirme en los ojos ya la tenía que haber hecho otras veces. Creo que quería robarme y dejarme ciego para que no le reconociera». Esta es la tesis que maneja el conductor profesional. A continuación, le mordió la mano para liberarse. «Pero ya salí ciego del coche». Una vez fuera, todavía le cogió por la espalda y le volvió a introducir los dedos en los ojos, según su relato. Cayó a una acequia. Cuando salió de allí, su mundo ya estaba a oscuras. «Sólo recuerdo el ruido de coches a mi alrededor».

El joven niega el ataque

La versión del joven difiere. Explicó en el juzgado que el taxista le cogió el dinero que llevaba y le dijo que no era suficiente. Entonces le pidió la cartera y el móvil y el presunto agresor se negó. Comenzó un forcejeo entre ambos y no recuerda si las lesiones se las causó en ese momento mientras intentaba defenderse. O incluso apuntó que quizá se clavó algo cuando cayó en la acequia. A continuación, y en este aspecto coinciden ambas versiones, el joven huyó del lugar con la mochila del taxista, donde llevaba la recaudación.

Un año más tarde, la investigación judicial sigue su curso. Falta todavía un informe forense. José Antonio no entiende cómo su agresor está en la calle. El abogado del agredido pidió hasta dos veces prisión para él, pero no ingresó. «Psicológicamente es lo peor que llevo», subraya. Pero no es la única dificultad. Ahora aprende a desenvolverse en situaciones tan habituales como cruzar un paso de cebra. «Me han enseñado cómo estar atento al ruido de los coches y cómo distinguir las monedas que llevo en el bolsillo». Proezas para él. Lanza un reto. «Pónganse un pañuelo en los ojos y vayan a la cocina a por un vaso de agua». Así se siente José Antonio. «Esto no es vida».

SALUT Y BUEN VIAJE

BARCELONA, MADRUGADA DE CUCHILLOS EN EL TAXI

img_lguerrero_20160105-160751_imagenes_lv_colaboradores_lguerrero__lgf3734-klWD-U301211249248qT-992x558@LaVanguardia-Web

  • Un taxista se recupera en casa del asalto a navajazos que sufrió el pasado fin de semana cuando se disponía a hacer el último servicio de la jornada.
  • “No me mates, por favor, tengo cuatro hijos”. Asad Shoaib Abbasi suplicaba así a uno de los dos atracadores, que le estaba apuñalando con una navaja en el costado después de haberse subido a su taxi la madrugada del pasado domingo. “Le vi en los ojos la maldad, la crueldad”, dice este taxista pakistaní, de 44 años, que se recupera de las heridas en su modesto piso del barrio de Bon Pastor. Salvó la vida porque a veces la suerte juega a favor de las víctimas. Alguien pasó por allí en el momento adecuado o a los atracadores les entró miedo a que viniera la policía. Aun así, Shoaib se lamenta: “Trabajas toda la noche y luego viene un desgraciado y te roba tu dinero”.

  • Asad Shoaib Abbasi pasará como mínimo un mes sin subirse al taxi porque está de baja y porque tiene que perder el miedo que ha cogido (Laura Guerrero – Colab.LV)

    Uno de los atracadores, de origen latino, fue detenido esa misma madrugada por un grupo de taxistas que, alertados por la radio de la empresa, corrieron en ayuda de Shoaib y lo retuvieron hasta que llegó una patrulla de la Guardia Urbana. “El otro tenía el aspecto y el acento de alguien del Este europeo, no sé, rumano o ruso”, afirma la víctima, que acaba de tomarse un té y reposa en su sofá en una postura poco natural a que le obligan las varias incisiones que le hicieron con navajas en la zona lumbar. El sospechoso, que Shoaib llama el ruso para hacerse entender y de quien temió que acabara con su vida, está todavía desaparecido.

    “Quería irme ya a casa porque la noche estaba muy floja. Al pasar por la Meridiana esquina con la calle Josep Estevill, dos jóvenes me pararon. Todo parecía normal. Me dijeron que les llevara a una dirección del paseo Maragall. Durante el trayecto hablaron amablemente conmigo. Me preguntaron cómo iba la noche y si había trabajado. Parecían buena gente”, recuerda Shoaib. Sin embargo, al llegar al portal del paseo Maragall indicado por los clientes y tras decirles que la carrera eran 6,20 euros, uno de ellos, el de aspecto latino, le golpeó la cabeza con la empuñadura de un cuchillo. Por inercia e instinto de protección, el taxista saltó del vehículo. El ruso ya estaba fuera y empezó a pincharle en la zona de los riñones. “Yo no me di ni cuenta en ese momento, sólo de la sangre que bajaba por la cara. Aun así, pude verle los ojos”. Tuvo la sensación de que podía matarlo y le suplicó cuanto pudo. Le dijo dónde estaba el dinero y un sobre con billetes que desgraciadamente había apartado para ir al día siguiente a comprar un pasaje para Pakistán. “Quería ir porque mi madre está muy enferma”, matiza.

    Cuando los atracadores emprendieron la huida, todavía en caliente, Shoaib se subió a su taxi, el que logró comprar hace dos meses después de cuatro años trabajando para otro. Se puso a perseguir a sus agresores. “Iba enloquecido, circulaba contra dirección e iba a toda velocidad. Entonces, se separaron. Decidí seguir al latino porque tenía sobrepeso y sabía que no podría correr mucho rato. Entonces, llegaron otros compañeros del taxi que ya estaban avisados y el atracador se entregó”, relata la víctima en buen castellano. “Ahora estoy de baja. No puedo trabajar, pero tampoco querría. He cogido miedo. Ya lo superaré. Por ahora, tengo un conductor con mi taxi”.

    La madre de Shoaib tiene 80 años y está muy enferma. Por eso su mujer permanece en Pakistán y él en Barcelona con uno de sus hijos varones –tiene dos niños y dos niñas–. Mientras su madre viva, las cosas seguirán así. En un futuro, pedirá la nacionalidad y se traerá a toda su familia. – LA Vanguardia.

SALUT Y BUEN VIAJE

LOS TAXISTAS DE BADAJOZ SE MOVILIZAN POR LA AGRESIÓN QUE SUFRIÓ AYER UN COMPAÑERO

badajoz

Los taxistas de Badajoz han solicitado a la Delegación del Gobierno en Extremadura la autorización para llevar a cabo mañana una protesta por la agresión sufrida por un compañero durante la tarde de ayer en la carretera que une la capital pacense con La Albuera.

Según fuentes, en la tarde de ayer tras recibir un aviso se atendió a una persona que deambulaba desorientada y con la cara ensangrentada por la N-432, que resultó ser un taxista, que había sido agredido por un cliente, el cual se llevó el vehículo y lo dejó en la barriada del Cerro de Reyes.

Según ha dicho a Efe el presidente de la asociación de Radio Taxi en Badajoz, Luis Giraldo, por el sistema de localización GPS se ha podido saber que el agresor, en principio un joven, pidió un taxi desde una cabina de la carretera de Campomaior.

La víctima, de 68 años, le recogió y se dirigió al destino solicitado, La Albuera, pero ya en la N-432 fue agredido desde dentro del coche con una barra y golpeado posteriormente con un ladrillo del exterior.

El GPS ha podido atestiguar que el agresor regresó con el coche al casco urbano de Badajoz, pues el vehículo se encontraba en la barriada del Cerro de Reyes.

La víctima, ensangrentada y desorientada, no recordaba prácticamente nada del suceso, fruto de los golpes y la impresión recibidos, cuando fue encontrado.

Conforme pasaron las horas ha podido ir recordando e informar sobre el suceso.

Luis Giraldo ha mostrado la “indignación” por estos hechos que tienen los taxistas de esta ciudad que, salvo casos aislados, es una localidad segura para el colectivo.

Los taxistas de la localidad pacense esperan ahora que su compañero, aún ingresado en el hospital de Badajoz, pueda recuperarse lo más pronto posible y regrese así a su actividad diaria./El Periodico de Badajoz

SALUT Y BUEN VIAJE

TROBEN UN TAXISTA MORT AMB UNA BOSSA AL CAP EN UNA CARRRETERA DE CERDANYOLA

1443688737_960572_1443689453_noticia_normal

CERDANYOLA DEL VALLÈS | DDG  investiguen la troballa del cadàver d’un taxista amb una bossa de plàstic al cap en una carretera secundària de Cerdanyola del Vallès.
Segons va avançar la Cadena SER, la policia va rebre l’avís ahir a 2/4 de 10 del matí després que unes tres persones trobéssin el cos de la víctima al terra, al costat d’un taxi a la carretera BV-1415 al seu pas pel terme municipal de la ciutat vallesana. El cadàver no presentava senyals evidents de violència, tot i que l’haurien trobat amb una bossa blanca de plàstic al cap.
Segons les tres persones que l’han trobat, “el xicot era al terra i tenia uns trenta-quaranta anys. L’hem intentat despertar i com que no responia hem trucat al 112. Després hem vist el taxi que era aquí sense ningú a dintre. Nosaltres veníem a fer un tomb i a esmorzar a Can Coll i ens hem trobat el cos a mig camí, i el taxi a 10 metres”. En aquest sentit, els tres vianants que el van trobar van assegurar que primer es pensaven que l’home estava dormint, ja que segons ells no és la primera vegada que se’n troben.

SALUT I BON VIATGE

15 ANYS DE PRESÓ PER A UN MOSSO QUE VA INTENTAR MATAR A UN TAXISTA

Herido-taxista

                            Un home passa pel camí on va aparèixer apunyalat el taxista pakistanès

El Tribunal Suprem confirma la condemna imposada al policia que va apunyalar repetidament al conductor després negar-se a pagar-li la carrera.

2014.03.24. Barcelona. (EFE) .- El Tribunal Suprem ha confirmat la condemna a 14 anys, 11 mesos i 29 dies de presó que l’Audiència de Barcelona va imposar a un mosso d’esquadra que va intentar assassinar un taxista, a qui va apunyalar repetidament després de negar a pagar-li la carrera.

En la sentència, la sala penal del Suprem desestima el recurs plantejat per l’agent de la policia catalana Marc Barbarà, que va demanar que li rebaixessin la condemna al·legant que els fets pels quals el van condemnar no estaven provats, i avala la decisió de l’Audiència de Barcelona, ​​d’acord amb el que també havia demanat la Fiscalia.

Segons el Suprem, la pretensió de l’agent que se li rebaixés la pena perquè no es va poder demostrar que tractés de matar al taxista està “fora de lloc”, com queda acreditat per exemple pel fet que va fugir amb el taxi davant la presència de testimonis i va haver de tornar perquè va equivocar el camí de sortida.

A més, en tornar al lloc dels fets va recollir la seva arma reglamentària del sòl, va apuntar a la seva víctima i va prémer el gallet. “Res més eloqüent que aquesta referència al relat del tribunal per posar de manifest, també en aquest punt, la desraó del recurrent”, conclou el Suprem.

En la sentència, ara confirmada, la secció 21a de l’Audiència de Barcelona va condemnar el passat juny a la màxima pena per intent d’assassinat l’agent dels Mossos d’Esquadra Marc Barbarà, que està suspès de feina i sou des que al setembre de 2011 va ser detingut per apunyalar el taxista, d’origen pakistanès.

L’Audiència, que va ordenar la inhabilitació de l’agent durant el temps de la condemna, va retreure a l’acusat seu “fredor d’ànim i malvolença” a agredir el taxista així com la “aleatorietat de l’atac”, el que per al tribunal demostrar que el nivell de perillositat criminal de l’agent és “extrem”.

Segons la sentència ara confirmada, l’acusat va prendre el 22 de setembre de 2011 el taxi que conduïa la víctima al passeig de Sant Joan de Barcelona i li va demanar que el portés a una urbanització de Sant Fost de Campsentelles (Barcelona).

Un cop al lloc de destinació que el taxista li va sol·licitar l’import del trajecte, l’acusat va treure un ganivet que havia mantingut ocult, li va fer un tall al coll i li va clavar fins a 13 punyalades, tot això aprofitant que estava assegut just darrere de la víctima i que aquesta tenia posat el cinturó de seguretat.

Quan el taxista va aconseguir abandonar del vehicle, el processat va sortir darrere seu apuntant amb una pistola al cap i va prémer el gallet en diverses ocasions, encara que l’arma no va funcionar.

Posteriorment, l’acusat va pujar al taxi i va arrencar, encara que als pocs minuts va tornar per haver equivocat la sortida, després del que va agafar l’arma reglamentària del sòl, amb el ganivet a l’altra mà, i va estrènyer novament el gallet del revòlver, que tampoc va arribar a funcionar.

En opinió del tribunal, es va tractar d’una “agressió gratuïta, en absolut provocada pel denunciant i sí merament afavorida per l’acusat, de manera deliberada i dirigida reiteradament a la finalitat d’acabar amb la vida del primer”.

SALUT I BON VIATGE.

UN TAXISTA ENCIERRA EN EL TAXI A UN PASAJERO QUE LE ATACÓ CON UN CUCHILLO

CIMG1097

En la madrugada de ayer, el hombre, de 33 años, le mandó detenerse en un paraje apartado de La Curtia y le intentó agredir sin mediar palabra

  • Intentó agredir con un cuchillo y sin motivo aparente al conductor del taxi en el que viajaba y terminó encerrado en su interior, donde fue fácilmente detenido por agentes de la Policía Local de Castrillón. El taxista resultó indemne. Sucedió poco después de la una de la madrugada de ayer martes en las proximidades de El Forcón. El agresor, un hombre de 33 años, tomó el taxi en Avilés, su localidad de residencia, e indicó al taxista que le llevara a dicha localidad, un núcleo rural situado en las proximidades de Miranda.

    Cuando estaba cerca de su destino, aproximadamente en el cruce de La Curtia con la carretera que conduce a Peñarrey, le mandó detenerse y le pidió que le cobrase. El lugar, apartado, y la extraña actitud que había mantenido el pasajero pusieron al taxista sobre aviso. Fue entonces cuando el hombre, que viajaba en el asiento posterior, sacó sin más un cuchillo de cocina e intentó agredirlo, sin llegar a conseguirlo El taxista, que seguramente observaba por el espejo, lo vio venir. Entonces salió inmediatamente del coche y una vez en el exterior accionó el cierre centralizado con el mando a distancia de la llave. En ese momento el agresor se convirtió en prisionero. No podía salir.

    Su única vía de escape eran las ventanillas, tarea difícil teniendo en cuenta que el taxista esperaba fuera, con el firme propósito de impedírselo y en situación ventajosa para lograrlo. El resto ya se conoce. Cuando llegó la Policía Local seguía dentro del coche y no opuso resistencia al ser detenido.

    La sorpresa fue cuando al cachearlo comprobaron el extraño arsenal que escondía en sus ropas. Un sacacorchos, una máquina de afeitar, un piedra bastante afilada y el cuchillo de cocina con el que había intentado agredir al taxista.

    La Policía Local trasladó al detenido al cuartel de la Guardia Civil de Piedras Blancas, que se ha hecho cargo de las diligencias. Podría ser acusado de intento de homicidio.

    SALUT Y BUEN VIAJE