Arxiu de la categoria: teherán

LIBERTAD PARA EL COMPAÑERO ANARQUISTA IRANÍ SOHEIL ARABI

El 23 de septiembre de 2017, Soheil Arabi, blogger y activista político iraní, que se encuentra en la Sala 7 de Teherán, conocido por Evin
Prisión, se ha embarcado en una huelga de hambre en seco, rehusando
consumir alimentos y agua.

En una carta abierta, Soheil dijo que continuará su huelga de hambre
por tiempo indefinido, hasta que sus demandas sean satisfechas. Él ha
ido en una huelga de hambre indefinida [negándose a consumir
comida] desde hace semanas, con lo cual, su salud se deterioró
severamente.

El blogger encarcelado iraní se negó a ser hospitalizado, a pesar de
que los guardias y funcionarios intentaron trasladarlo a la clínica de
la prisión. Además, Soheil fue privado de visitas de sus familiares
hoy después de su negativa a usar ropa de prisión [uniforme].

AQUÍ ESTÁ SU CARTA ABIERTA

Aquí, decir la verdad está prohibido. Pero yo soy un anarquista, por
lo tanto no obedezco la prohibición.

No puedo permanecer en silencio cuando veo a personas inocentes que
están siendo atormentadas aquí es la Prisión de Evin. Aquí, los
librepensadores están siendo castigados por decir la verdad.

No me pidas que permanezca en silencio. En este momento, el silencio es
la traición más alta.

No lloro para pedir apoyo en mi situación. Estoy en huelga de hambre
para ser la voz de todos los prisioneros inocentes. Quiero que nuestras
voces sean escuchadas. Quiero ser la voz de todos los librepensadores
confinados: Manoucher Mohammad Ali, Mahmoud Langroudi, Ali Shariate,
Yousef Emadi, Arash Sadeghi, Sovada Aghasar y otros seres humanos cuyo
crimen es decir la verdad.

Hemos sido condenados por los jueces que son los seres más corruptos de
nuestro tiempo.

Hoy, 23 de septiembre 2017, es el tercer año que mi niña ha empezado a
ir a la escuela y la tercera vez que estoy privado de estar junto con
ella. He hecho mi huelga de hambre de húmedo a seco porque no deseo que
ella me vea en la prisión más.

Soheil Arabi, Sección 7, Prisión de Evin

FIRMA DE PETICIONES EN:

https://www.change.org/p/amnesty-international-free-soheil-arabi

SALUT Y BUEN VIAJE

¡TAXI! ¡LLÉVEME AL CINE!

scorsese-taxi-driver

Quizá sea el taxi el vehículo más utilizado como set de rodaje. Desde el cine mudo hasta el que se filma en la actualidad, el cubículo del taxi sobre croma verde (o sin ella) ha copado la historia del cine.

No sé sabe muy bien cómo se ha establecido a lo largo de la singladura del séptimo arte una simbiosis tan eficaz entre el celuloide y los taxis. Bueno, o sí se sabe cómo desde que en los albores del relato mitológico Caronte cobraba un óbolo (moneda griega de plata) para cruzar en su barca la laguna Estigia que llevaba hasta territorio de la muerte. El arranque del cine fue literalmente (y, sobre todo, icónicamente) eso, un arranque, en el momento en el que a los hermanos Lumiere se les ocurrió asustar a los primeros, vírgenes e ingenuos espectadores con el poderoso impulso de una locomotora de vapor. A partir de ahí, del kilómetro 0 del cine, la pantallas se han llenado de viajes, traslados, periplos, éxodos a bordo de un sinfín de vehículos: aviones, autobuses, trenes, zepelines y… taxis. De uno llega Charlot a su casa completamente ebrio ‘a la una de la madrugada’ (con este complemento circunstancial de tiempo Chaplin titula su corto). Su nivel etílico le impide encontrar el picaporte de la puerta, su bolsillo para coger la cartera y pagar adecuadamente al taxista: en total, se demora casi tres minutos en salir del taxi, tres maravillosos minutos de puro cine mudo.

Desde entonces, el taxi ha transitado desde el cine mudo, el sonoro en blanco y negro, el tecnicolor hasta el 3D, encontrando no pocas obras maestras. La primera de ellas, la primera que nos asalta a la cabeza es… sí, ésa: ‘Taxi Driver’, la epopeya nebulosa dirigida por Martin Scorsese en sus tiempos más mozos (34 años contaba cuando la estrenó) y protagonizada por Robert De Niro, sobre un excombatiente del Vietnam mentalmente inestable que, al volver a EE UU, comienza a trabajar como taxista. De Niro realmente condujo un taxi doce horas diarias durante un mes para prepararse el papel. La cinta le valió a su director la Palma de Oro de Cannes en 1976 y cuatro nominaciones a los Oscar.

14720361364343

Un momento del filme ‘Taxi Teherán, del director iraní Jafar Panahi 

Otra obra de arte contemporánea filmada en su integridad en el interior de un taxi es ‘Taxi Teherán’, de Jafar Panahi, director iraní condenado al silencio cinematográfico por las autoridades de su país. Así que Panahi se ha tenido que buscar las mañas para ejercer su oficio y, después de realizar dos películas en sus dos casas, ha burlado la censura metiendo las cámaras en un taxi y conduciendo él mismo la película literalmente desde el volante. La película se traza como un falso documental donde el taxi acoge un caleidoscopio de la sociedad iraní y donde se ironiza, por parte de su sobrina subida al taxi, sobre el absurdo de los rigores censores. Su trabajo de insumisión fílmica le valió el Oso de Oro de Berlín el año pasado.

Los recorridos a bordo de un taxi han contagiado la impronta del cine negro clásico y no faltan en ellos confesiones y complots. La película de detectives por antonomasia, el canon del cine negro, ‘El sueño eterno’ (Howard Hawks, 1946), relata la investigación del detective Phllip Marlowe, protagonizado por un Humphrey Bogart en estado de gracia, sobre las idas y venidas de las hijas de un millonario. Durante esa actividad de espionaje toma un taxi conducido por la actriz Joy Barlow, una secuencia que Quentin Tarantino homenajeará en ‘Pulp Fiction’ cuando el boxeador Butch huye del ring donde ha frustrado un pucherazo. Para escapar, toma un taxi pilotado por la bella Esmarelda Villalobos.’ Esmarelda’, repite lentamente Bruce Willis, paladeando el nombre.

14720363082388 El boxeador Butch abona la carrera a Esmeralda Villalobos en ‘Pulp Fiction’, de Quentin Tarantino 

Y el taxi se coge en el cine con la misma facilidad con la que los mortales cogemos el autobús (aparte Hitchcock, que era más del bus en sus películas). Lo coge tres veces Carmen Maura en ‘Mujeres al borde de un ataque de nervios’, el ‘Mambo taxi’ de Guillermo Montesinos, en el que se puede escuchar una infinitud de estilos musicales. La película fue la primera de Almodóvar nominada al Óscar a mejor película extranjera. No se lo llevó, pero Jane Fonda invitó al equipo de la película a una fiesta en su casa. La actriz estadounidense le propuso a Almodóvar comprar los derechos de ‘Mujeres…’ para realizar un remake americano. Los derechos se compraron, pero la película nunca se llegó a rodar. Cuatro años después de su estreno, una banda ‘indie’ británica tomó el nombre del taxi para nombrar a su grupo, inspirados en la película de Almodóvar.

Tanto ha dado el taxi al cine que son muchas las películas que lo han tratado íntegramente. Aparte de la ya mentada ‘Taxi Teherán’, nuestro cine patrio parió ‘Taxi’, dirigida por Carlos Saura, la argentina Gabriela David filmó ‘Taxi, un encuentro’ y en Francia hubo una fiebre taxística que alumbró ‘Taxi Express’ en 1998 y tres secuelas más. Pero quizá la que más influyó fue ‘Noche en la tierra’, el retrato nocturno de cinco taxis en cinco grandes ciudades: Los Ángeles, Nueva York, París, Roma y Helsinki, realizada por Jim Jarmusch en 1991. Un resumen fílmico de la sociedad terrestre: un viaje del recelo a la confianza, del prejuicio a la amistad, de la vida a la muerte.

SALUT Y BUEN VIAJE

Taxi Driver

Taxi Teheran

Una noche en la tierra

Pulp Fiction

Mujeres al borde de un ataque de nervios

Taxi

“TAXI TEHERÁN” SÓLO PARA MUJERES

402

“Somos un país islámico, por eso las mujeres están más cómodas sin hombres”

Irán, un país fuertemente segregado por sexos, cuenta en la capital con un servicio de taxis tan solo para mujeres. Taxis conducidos por mujeres destinados solo a mujeres. Preguntarse con mentalidad occidental qué lleva a algunas iraníes a preferir subirse a un taxi en el que el conductor es mujer, no funciona. Hay que sumergirse en Irán para comprender cómo una sociedad que desde la infancia es segregada, al llegar a la vida adulta, la mezcla natural en determinados ambientes resulta incómoda. Al menos, para ellas.

Arkam, al volante de un taxi de la compañía ‘Green Taxi’, que incluye el servicio exclusivo para mujeres en Teherán, reconoce que su marido al principio no entendió demasiado que se metiera en eso, pero tampoco se opone. A ella le gusta conducir, y cuando pasa dos días en casa sin hacer el taxi, le entra el mono, dice.“Estoy muy satisfecha con este trabajo. Mucho más que con otro empleo de oficina, en el que me sentaría detrás de una mesa y ganaría poco dinero. Además, este trabajo me permite tener un horario flexible y si durante la jornada necesito hacer compras o ir a casa, puedo hacerlo”, expresa.

La compañía ‘Green Taxi’ emplea a unas 300 conductoras para este servicio. “Es un trabajo que está aumentando entre las mujeres y algunas de ellas incluso trabajan con minibuses“, destaca la conductora, que reconoce que para muchas personas su empleo sigue siendo “cosa de hombres“.

untitled 

“En la actualidad podemos subir a hombres y a familias, pero solo desde hace dos años. Antes, estaba totalmente prohibido“. Pero la realidad es que incluso ahora, la inmensa mayoría (el 90%) de las pasajeras son mujeres. Tal vez el logo en la puerta trasera indicando “Women Taxi” no alienta a muchos hombres a parar uno.

Entre las clientasque optan por este tipo de servicios se encuentran muchas mujeres de familias religiosas, “que sus maridos prefieren que viajen en este tipo de taxis”. También, agrega Akram, “hay mujeres que mandan a sus hijos pequeños al colegio o a la guardería en taxi, y sin duda prefieren que suban en vehículos conducidos por mujeres“.

Por último, “algunas mujeres dan de mamar a sus bebés en el coche, algo que no podrían hacer jamás en un taxi con un conductor varón”, desgrana la conductora.

Segregación por sexos también en el transporte público

En una parada de taxi delante de un centro comercial, una mujer de unos 50 años sube al vehículo. Se llama Nahid y tiene su personal opinión sobre este tipo de servicios: “Si hubiera más anuncios que permitieran dar a conocer mejor estos taxis destinados solo a mujeres sería genial. Aunque este trabajo no está aceptado del todo socialmente, algunas de estas mujeres no tienen un marido que las financie y por eso trabajan en esto. También es una manera segura de viajar para jóvenes y estudiantes que no se sienten seguras al lado de hombres”, subraya la pasajera.

Si bien en Irán todas las líneas de metro y autobús están segregadas, los taxis son mixtos. Son un servicio colectivo en el que distintas personas suben y bajan según su destino. Aunque existen taxis privados, la mayoría de la población viaja en los colectivos porque su precio es muy económico y llegan a todas partes.

Iranian taxi driver Marzieh Khatoon Shariati

Es en este tipo de vehículos donde hombres y mujeres se sientan juntos, apretados. Por eso la existencia de este servicio solo para mujeres, que, sin embargo, elige una minoría, pues normalmente hay que llamarles y no cogen a pasajeras en la calle de forma regular.

Mientras conduce por una de las avenidas más concurridas de la capital en busca de pasajeras, Akram explica que pese a que realiza el mismo trabajo que los hombres, el sueldo de ellos es superior. Ella gana unos 700 dólares al mes, según las horas y los trayectos. “Ellos llevan a pasajeros a los suburbios, fuera de la capital. Ahí nosotras no vamos. Por eso ganan más”, aclara, tras reconocer que ha tenido problemas con algunos taxistas hombres que creen que “hemos venido para quitarles el trabajo”.

large_women_taxi 

Para en un semáforo y una mujer hace el gesto para subir. Avanza unos metros y la recoge. Se llama Neda, tiene unos 30 años, dos hijos y una opinión muy favorable de este tipo de servicios: “Es muy positivo que haya taxis con mujeres pasajeras.Me hace sentir más segura, más cómoda. Contribuye a que las mujeres creamos más las unas en las otras. Nos permite tener más confianza en nosotras mismas“, afirma. Y añade: “Somos un país islámico. Esta es la razón por la que las mujeres están más cómodas juntas, sin hombres”.

SALUT Y BUEN VIAJE