Arxiu de la categoria: ourense

TRES AÑOS SIN EL TAXISTA ELÍAS CARRERA

untitled

Mercedes Rivero y Sandra Carrera posan con el cartel del desaparecido Elías Carrera. // Iñaki Osorio

Su mujer y sus dos hijas lo continúan buscando desesperadamente empleando todos los medios posibles, todavía esperanzadas de que pueda regresar

Se cumplen tres años de la misteriosa desaparición del taxista ourensano Elías Carrera, de 61 años de edad. Fue visto por última vez en la estación de tren de Vigo. Su familia no pierde la esperanza y pelea día a día para poder encontrar alguna pista. Nadie entiende cómo una persona tan cercana a los suyos, según afirman su mujer, Mercedes, y su hija, Sandra. Pudo dejar su hogar sin dar ninguna explicación. Lo único que permite arrojar algo de luz al asunto es el bajón de moral que se le notaba a Elías últimamente y un pasaporte con el que se hizo antes de desaparecer.

“Nosotras no vamos a descansar hasta encontrarlo. Lo que queremos es saber de él, sin explicaciones ni justificaciones; que no se preocupe, que esté tranquilo, que lo estamos esperando”. Este es el mensaje que Sandra Carrera y Mercedes Rivero, hija y madre de Elías Carrera, quieren dejar claro sobre la desaparición del taxista ourensano. Facilitan dos números de contacto, el 627 74 09 33 y el 988 22 32 51, para recibir cualquier tipo de ayuda después de tres eternos años peleando por poder encontrarlo.

Aquel 17 de julio del 2013, Elías Carrera, a los 61 años de edad, dejó su hogar después de comer con sus dos hijas. “Durante la tarde del 17, ya nos extrañaba que no estuviese, y cuando vimos que estaba su coche aparcado pasaban y pasaban las horas y él no venía. Del 17 para el 18, a las 5.00 de la mañana, interpusimos la denuncia”, agrega Sandra.

 Esa tarde del 17, Elías alquiló un coche en la Estación de tren Ourense-Empalme para dirigirse a Vigo, donde devolvió el vehículo en la Estación del ferrocarril sobre las 19.00 horas, momento en el que fue visto por última vez. El taxista solamente llevó consigo la tarjeta sanitaria, a la cual no le dio uso desde que desapareció; el resto de documentación y el teléfono móvil los dejó en casa. Según las investigaciones realizadas, Elías no cogió ningún tipo de transporte desde que fue visto en la ciudad olívica: ni tren, ni barco, ni avión, tampoco hizo movimiento bancario alguno.

 

Lo cierto es que su mujer y sus dos hijas lo veían algo decaído desde que cumplió los 60 años: “Él siempre fue algo nervioso, lo que pasa es que de una temporada para aquí [2013], sí que lo notábamos muy bajo de moral”. Su familia quiso llevarlo a un médico, pero para él eso era “impensable, decía que estaba ‘perfectamente’” y nunca se llegó a medicar . Otro de los factores que preocupó a todos fue que Elías “bajó mucho el rendimiento al trabajar, antes hacía más noches?últimamente, estaba como desmotivado”, dice Sandra. “Se nota cuando una persona no tiene ilusión y le da todo igual? eso lo notamos mucho”, añade Mercedes. Sin embargo, afirman ambas que jamás se imaginarían llegar a tal punto: “Nosotras no hicimos la publicación hasta el mes de la desaparición porque pensábamos que habría sido un arrebato que le había dado”. Mercedes piensa que su marido “no debe de estar bien porque él no podía pasar sin una llamada de sus hijas cada día, y, ahora, tres años sin llamar y sin saber de él? no lo comprendemos”.

Lo que nadie puede explicar es la razón que llevó a Elías a estar en esa situación: “No había motivos, las dos hijas teníamos una oposición aprobada, nuestras vidas estaban encauzadas, no había problemas económicos… Además, era un excelente padre y compañero”, asegura Sandra. “Era muy buena persona”, reafirman madre e hija.

Lo que está claro es que la familia no cejará en sus esfuerzos para poder ver de nuevo a Elías Carrera o, al menos, conocer su paradero después de tres infernales años con noches interminables./Faro de Vigo

SALUT Y BUEN VIAJE

EL INTRUSISMO, LA AMENAZA DEL TAXI

Profesionales del sector de toda la provincia se quejan de las prácticas fraudulentas

Los profesionales del taxi en toda la provincia coinciden en una queja unánime: el intrusismo. En O Carballiño se pedía recientemente al alcalde un control de esta circunstancia por parte del concello, algo que -apuntaban- sabían que era difícil de comprobar. Las quejas son generalizadas, como reconoce Francisco Javier Álvarez, de la asociación provincial del sector: «É unha situación xeralizada, pasa en toda a provincia e coa crise foi a peor. Agudizouse porque hai xente que ve neste tipo de prácticas fraudulentas e ilegais unha forma de gañar algún diñeiro. Nalgúns casos son taxistas xubilados». El control se hace difícil «por máis que teñamos constancia de que en todos os pobos ou comarcas hai un, ou varios, taxis pirata. Quen o ten que denunciar é o cliente e non o fai porque lle cobra menos».

 
 En el caso de Verín, los profesionales del sector han reclamado más vigilancia por parte de la Policía Local. Centran el problema en los taxistas de otros concellos de la comarca, que hacen trabajos en la villa sin permiso. En la villa de Celanova no se han formalizado denuncias por intrusismo, aunque sí se han producido quejas por traslados de particulares.

En O Barco de Valdeorras la situación que dibujan es la misma, gente sin licencia y taxistas retirados que llevan a la gente. «¿Pero como se demostra? Porque despois con dicir que eles levan á xente pero non lles cobran; e levan a coñecidos, que non os van descubrir, así que pouco podemos facer», dice uno de ellos. Son un total de 11, todas las licencias que hay. Suficientes, consideran en el sector, sobre todo «porque baixou moito o traballo», señalan. En Viana do Bolo y Cualedro también se duelen del intrusismo y cómo afecta a su trabajo.
Por contra, Xinzo de Limia y A Pobra de Trives, donde se asegura que no existen problemas al respecto, representarían el otro polo de la balanza. El sector está aquí más tranquilo.

Incorporaciones
También en los últimos tiempos se han registrados altas en concellos donde no había este servicio. En Cenlle funciona ya un taxi y en Punxín aprobaron en el último pleno una nueva licencia.

SALUT Y BUEN VIAJE.

 

LOS TAXIS LOCALES PIERDEN EL 50% DE SU VOLUMEN DE TRABAJO Y FACTURACIÓN EN LOS ÚLTIMOS TRES AÑOS

A Estrada – Actualmente los profesionales del sector aguantan “a duras penas” – Instalar el taxímetro impuesto por la Xunta le costará entre 840 y 900 euros a cada uno – Taxistas locales admiten que la desunión reina entre ellos.

El gremio local de taxistas de A Estrada está sufriendo en carnes propias los dañinos efectos de la crisis en la sociedad estradense. De hecho, según confirmaron ayer varios taxistas consultados por esta Redacción, los taxis locales han perdido en torno al 50% de su volumen de trabajo y, por consiguiente, también de facturación en los 3 últimos años.
En concreto, según explicaron esas mismas fuentes, la crisis ha motivado el desplome de los traslados de los que hasta hace apenas unos años eran los mayores usuarios del servicio de taxi: las personas de la tercera edad residentes en el rural que se desplazaban hasta la villa para efectuar sus compras o hasta el hospital para una consulta médica. Antes para desplazarse contrataban los servicios de un taxi aun cuando en su domicilio hubiese algún coche puesto que lo utilizaban sus hijos o nietos para acudir al trabajo. Pero el incremento del paro ha roto con esa tendencia. Al tener hijos o nietos en paro, los mayores del municipio no llaman al taxi sino que se desplazan en el vehículo de sus familiares.
También se han desplomado los traslados al hospital o a los centros de fisioterapia que pagaban las mutuas. Estas han aplicado fuertes recortes y prefieren abonar a los afectados kilometraje a un precio que apenas cubre el gasto de gasóleo.

Igualmente, han caído en picado los servicios de transporte de jóvenes que salían de fiesta el fin de semana y que preferían regresar a casa en taxi cuando habían bebido. Fuentes del sector local del taxi estiman que también la “movida” sufre los efectos de la contención del gasto en las familias a causa de la crisis.
Si bien sigue habiendo taxistas que continúan trabajando para aseguradoras prestando asistencia en carretera en caso de avería, con la crisis los precios han bajado. Según algún taxista, se ha visto acentuada la “guerra de precios” que “siempre” ha habido en el gremio local de taxistas.
A todo ello, algunos agregan la incidencia que ha tenido el incremento efectivo de taxis en el casco urbano. Hasta hace escasos años, había 14 licencias pero los titulares de 4 de ellas no las utilizaban, aunque le seguían pagando la concesión al Concello. Pero, tras el cambio de titularidad de alguna licencia, en la actualidad en el casco urbano hay 14 taxis operativos: 10 con parada en A Farola y 4 en A Porta do Sol.

Hasta 15 horas de trabajo
Al ser más y haber menos carga de trabajo, los ingresos se reducen y las jornadas laborales se alargan. Algunos taxistas realizan hasta 12 y 15 horas diarias para obtener un sueldo mínimo. De hecho, aunque los taxistas locales admiten que la desunión reina entre ellos y discrepan entre sí acerca de cuestiones relativas al taxímetro y sus efectos , todos los consultados por esta Redacción coinciden en que actualmente están aguantando “a duras penas”. Señalan que mantener un taxi exige un gasto mínimo de 30 o 40 euros diarios, entre Seguridad Social, seguro de accidentes con el plus de responsabilidad civil, combustible y los gastos derivados del mantenimiento en perfecto estado del vehículo.
A estos gastos, cada taxi tendrá que sumarle antes de finales de junio los entre 840 y 900 euros que le costará instalar el taxímetro exigido la Xunta desde el 1 de julio. Sobre si será beneficioso o no para los taxistas existen discrepancias. Unos defienden que sí y señalan que el cliente sabrá que está pagando exactamente lo de las tarifas -la urbana aun pendiente de aprobación en pleno y publicación- sin que haya lugar a la discrecionalidad. También señalan que con el taxímetro habrá trayectos al extrarradio de la villa -a parroquias próximas como Ouzande o Matalobos- que incluso saldrán más baratos que hasta ahora. Apuntan que también servirá para que los profesionales no pierdan dinero cada vez que un cliente les contrata para hacer un servicio y les manda parar “un momentito” en el supermercado y luego en el estanco o en la farmacia, siempre en detrimento de su tiempo y, por tanto, también de su bolsillo.
Pero también hay quien cree que ese gasto es “una injusticia” y teme la picaresca: que algún taxista no lo active siempre y trabaje parcialmente en negro, incrementando así los nocivos efectos de la competencia desleal que el grueso de los taxistas detectan entre excompañeros jubilados e incluso entre parados que realizan traslados con coches particulares sin las garantías que supone viajar en un vehículo en perfecto estado y debidamente asegurado para el transporte público de viajeros. Piden que las administraciones hagan bien su trabajo y eviten esa competencia desleal que va en detrimento de todos los profesionales del sector, los que, a la postre, pagan impuestos.

SALUT Y BUEN VIAJE.

 

LAS VÍCTIMAS DE LA VIOLENCIA MACHISTA SERÁN TRASLADADAS GRATIS EN TAXI A CASAS DE ACOGIDA

La secretaria general de Igualdad, Susana López Abella, y el presidente de la Federación de Autónomos del Taxi de Galicia (Fegataxi), Manuel Sánchez Quindimil, firmaron hoy un convenio de colaboración para poner en marcha una experiencia piloto de apoyo al traslado de las mujeres víctimas de violencia machista a los centros de acogida de Galicia.


 El convenio recoge que tanto las mujeres, como sus hijos o cualquier otra persona dependiente de ellas, serán trasladados gratuitamente en taxi entre el lugar en el que se encuentren y cualquiera de los seis centros de acogida gallegos, “cuando las especiales circunstancias de la víctima, valoradas convenientemente por los servicios sociales -municipales o autonómicos-, imposibiliten su traslado por otros medios”, informa la Xunta un comunicado.
La Federación de taxistas pondrá a disposición de Igualdad un teléfono de atención permanente o cualquier otro sistema de comunicación, que permita un contacto directo 24 horas para poder efectuar los traslados.
La colaboración establecida entre Igualdad y Fegataxi, se indica en la nota, no sustituirá en ningún caso a los traslados que se realicen desde otras administraciones públicas con competencias en la materia, ni a los traslados que deban efectuarse con acompañamiento de fuerzas y cuerpos de seguridad.

SALUT Y BUEN VIAJE.

VALENCIA TIENE EL SERVICIO DE TAXI MÁS CARO DE LAS GRANDES CIUDADES

Alicante y Castellón también superan en precios a capitales como Madrid, Barcelona, Sevilla, Zaragoza o Málaga.

Los taxis en Valencia son más caros que en el resto de las grandes ciudades de España, como Madrid, Barcelona, Sevilla, Zaragoza o Málaga, según desvela un estudio elaborado por la asociación de consumidores Facua.
La entidad ha baremado los precios de los recorridos de uno, cinco, diez y quince kilómetros realizados de día, de noche y las noches de los fines de semana, con el IVA incluido, del servicio de taxi de las 45 principales ciudades españolas. Tras analizar los doce trayectos, el estudio ha clasificado a la ciudades asignándoles puntuaciones, de más caro a menos.
En este ranking, tanto la capital del Turia como Alicante e incluso Castellón están por delante de los principales núcleos urbanos del territorio nacional. Valencia, con 64 puntos, Castellón (63) superan a Madrid (61), ciudad con quien empata Alicante, también con 61 puntos. Barcelona, con 60, Sevilla (56), Málaga (53) y Zaragoza (46) son otras de las grandes ciudades donde el servicio de taxi también es más barato que en las tres capital de provincia de la Comunitat.
El estudio denomina tarifa día a la que se aplica, generalmente, de lunes a viernes no festivos desde las 6.00 o las 7.00 horas, según la ciudad, hasta las 22.00 o 23.00 horas. La tarifa noche y festivos abarca el resto de horas de los días laborables, los domingos, festivos así como determinadas horas de los sábados o el día completo. Asimismo, en diez de las cuarenta y cinco ciudades analizadas se aplican tarifas especiales o suplementos durante determinados horarios y días en los fines de semana.
Llama la atención que, por ejemplo, en horario diurno, la tarifa por kilómetro más elevada se localiza en Castellón, con un coste de 1,08 euros, seguida de Tarragona, 1,07 euros y Ourense, 1,06 euros.
Valencia, por su parte, cuenta con uno de los servicios mínimos más caros de todo el país, con 4 euros por el día y 6 en horario nocturno y los fines de semana. Aún así, algunos taxistas han mostrado a LAS PROVINCIAS su malestar cuando se ven obligados a hacer una carrera de esta cuantía, sobre todo cuando el cliente desea abonar la carrera con tarjeta de crédito, ya que tienen que hacer frente al cobro de una comisión bancaria.
En comparación con el año pasado, en la ciudad de Valencia la tarifas han registrado un incremento del 1,4 por ciento, en Castellón del 2,5 y en Alicante, del 0,6 por ciento./Las Provincias

SALUT Y BUEN VAIJE.
 

LOS TAXISTAS ACUMULAN UNA CAÍDA A LA MITAD DE SU ACTIVIDAD

El sector trabaja dos horas más al día ante la pérdida de viajes y el precio de las gasolinas

El taxi es el vivo ejemplo de la ciudad y si la ciudad está parada nosotros también”, afirma el presidente de la Federación Gallega del Taxi, Manuel Sánchez Quindimil, para explicar la situación que atraviesa el sector. Los profesionales denuncian una caída continua de los servicios desde el inicio de la crisis que alcanza ya el 50% debido a que muchos de sus clientes -señala- eran personas que iban a trabajar y ahora están en paro u otros que iban a recoger artículos a negocios que por la recesión han cerrado sus puertas.
“Si no vas con prisa no hay esa necesidad de coger el taxi para llegar puntual a trabajar”, indica Quindimil, quien añade que además hay otros casos en los que personas mayores o que no conducían y usaban este medio de transporte para desplazarse, ahora ya tienen familiares en casa en desempleo que conducen y pueden llevarlos. El sector confiaba en que después del parón del verano la situación comenzase a remontar pero la tendencia continúa a la baja.
Junto a la caída de la demanda, los taxistas gallegos tienen que hacer frente a un aumento “desorbitado” en los últimos cinco años del precio de los carburantes y un mayor coste de la mano de obra y las reparaciones de sus vehículos en los talleres, lo que supone recaudar menos que en épocas de bonanza. Pese a que los gastos son iguales o mayores que antes de la crisis, Sánchez Quindimil apunta que el colectivo “sobrevive como puedea costa de ajustar su economía al máximo y ampliar su horario laboral, alrededor de dos horas por jornada.

Licencias de sobra
Galicia cuenta en la actualidad con más de 4.400 licencias de taxi y en todas las ciudades gallegas la cifra se mantiene año tras año pese a la crisis. Si se tiene en cuenta la caída de la demanda Quindimil considera que en las ciudades de A Coruña, Lugo y Ourense sobrarían 200 licencias en cada caso, mientras que en las urbes de Pontevedra y Vigo las cifras están más equilibradas y bastaría con suprimir un centenar.

SALUT Y BUEN VIAJE.
 

SEIS CIUDADES GALLEGAS EXCEDEN EL NÚMERO DE TAXIS QUE MARCA LA LEY

Hace un mes que María Luisa puso un anuncio de «se compra» licencia en A Coruña. La quiere para que su hijo pueda ser titular de un taxi. «Fue conductor en uno, pero ahora está en el paro», explica. El problema es que el precio de traspaso de una de estas concesiones está por las nubes en ese municipio. «Llegan a pedir entre 180.000 y 190.000 euros», explica. Pero esa cantidad varía según el concello. Hay ofertas por Internet donde piden por una plaza en Fene 36.000 euros; por otra en Carral, 60.000, y por una tercera en Neda, 40.000. «Hasta en Madrid cuestan 120.000», explica esta mujer a la que le gustaría que en A Coruña habilitaran más plazas, pero no tiene mucha esperanza de que lo hagan. De hecho, lo tiene bastante complicado

Baremos

Porque actualmente, basándose en los baremos que marca la Lei de Transporte Público de Personas en Vehículos de Turismo de Galicia, aprobada recientemente, de las nueve urbes con mayor población de la comunidad, únicamente Lugo, Narón y Ourense podrían convocar nuevas licencias, aunque en el caso de esta última solo podría sacar una plaza. Con todo, los vehículos que tiene cada ciudad no varían porque quedarían consolidados, tal y como explican algunas fuentes del sector. De ahí que aunque se registre una jubilación la plaza puede transmitirse.

Desde la aprobación de dicha norma es la Xunta la que tiene la última palabra a la hora de convocar nuevos permisos para trabajar con un taxi. La ley marca como regla general que en ayuntamientos como A Coruña o Vigo, con una población superior a las 150.000 personas, habrá una licencia por cada 900 vecinos. Dicha cantidad alcanzará los 1.000 por permiso en los ayuntamientos, como Ferrol, que tienen entre 20.000 y 150.000 habitantes, una cifra que será de 1.100 vecinos para aquellos concellos más pequeños, con menos de 20.000 censados.

Norma esperada

La norma, que aporta otras novedades como dar la opción de poder tener más de un permiso por persona o dar una garantía jurídica a los trabajadores del gremio, ha caído bastante bien en el sector, aunque en el Parlamento la oposición recalcó que la normativa quedaba algo incompleta. «Antes estabamos regulados por un real decreto do ano 1979 e agora isto dá unha garantía xurídica e acaba coas diferenzas que ás veces se producen en concellos ubicados na mesma comunidade porque a Xunta ten a primeira e a última palabra no momento de regular o número de autorizacións», comenta el responsable de la Asociación de Taxistas de Santiago, Jesús Pena. Además, está contento porque -dice- también da a los trabajadores del sector la posibilidad de mejorar en su trabajo. «Levo máis de vinte anos traballando e non podía ter ata o de agora máis dunha licenza, e agora podo optar a ter varias, depende dun baremo», explica.

Según el artículo nueve de la nueva ley, se podrá ser titular de más de una licencia (con un tope de tres) en los concellos en los que estén otorgadas un número mayor de 100. En aquellos en que haya menos del centenar el tope será de dos por titular, salvo en los concellos pequeños que tengan menos de diez.

SALUT Y BUEN VIAJE.

EL TAXISTA QUE SIGA RUTAS PARA ENCARECER EL VIAJE PODRÁ SER MULTADO CON HASTA 2000 EUROS

El Parlamento aprueba la ley del taxi con la abstención de la oposición – Cada dueño podrá contar con un máximo de tres licencias para operar.

La picaresca de los taxistas estará castigada con hasta 2.000 euros cuando intenten conducir a sus clientes por rutas más largas para así cobrarles más, unas multas más laxas que las actuales. La nueva legislación aprobada ayer en el Parlamento considera una sanción “grave” optar por “itinerarios inadecuados económicamente para los intereses” del usuario o “desatendiendo sus indicaciones sin causa justificada de peligro” para este o el vehículo y fija sanciones de entre 401 y 2.000 euros, y las eleva hasta los 6.000 para los taxis ilegales o aquellos que operen con la licencia caducada.

El texto pretende “armonizar” la regulación del sector, que hasta ahora se regía por un real decreto de 1979 que incluía sanciones más graves para los taxistas que recorriesen rutas más gravosas para sus clientes con suspensiones de su licencia de tres a seis meses. Las infracciones graves provocaban sanciones de hasta un año e incluso la retirada permanente en casos de embriaguez o actos delictivos.

Estas son algunas de las novedades que constan en la Lei de Transporte Público de personas en vehículos de turismo de Galicia, que ayer fue aprobada de forma definitiva en la Cámara con los votos a favor del PP y la abstención de la oposición, que considera el texto “insuficiente” para regular un sector con 4.000 trabajadores a los que se suman los generados por las 18 empresas que gestionan 38 vehículos de alquiler con conductor. Según cálculos de la Xunta, su impacto en la economía de la comunidad es de 160 millones de euros.

La primera ley que regula los servicios de taxi en Galicia fija un tope de licencias, entregadas por los ayuntamientos, en función de la población de estos. Aquellos con más de 150.000 vecinos, es decir Vigo y A Coruña, tendrán un máximo de uno por cada 900 habitantes. Para aquellos con entre 20.000 y 150.000, uno cada 1.000; y los de menos de 20.000, uno por cada 1.100. Cada municipio contará con al menos dos licencias.
Cada titular de estas autorizaciones podrá contar con hasta tres permisos en aquellos municipios donde operen más de 100 taxis y dos donde trabajen menos. Solo contarán con una en aquellos donde existan menos de 10. En contra del criterio del Consello Económico e Social, que reclamaba un sistema tarifario homogéneo para toda Galicia, la ley indica que la Xunta “podrá establecer una estructura armonizada de tarifas” para toda Galicia, pero los precios serán fijados por cada municipio.

El texto permitirá a los taxis que operen en municipios de menos de 10.000 vecinos obviar la obligatoriedad de contar con taxímetro. Además, aboga por que todos los ayuntamientos cuenten con un único número de teléfono para contratar el servicio.

El debate sobre el dictamen de la ley generó ayer críticas de la oposición. El socialista Xosé Sánchez Bugallo aplaudió la incorporación de 11 alegaciones, pero reclamó más equilibrio entre competencias de la Xunta y los concellos. David Fernández (AGE) lamentó la falta de medidas para “limitar la competencia desleal” de los vehículos de alquiler con conductor y Ana Pontón (BNG) censuró que la norma burocratice el sector.

Por su parte, el popular Alejandro Gómez Alonso aplaudió que se supla una “carencia histórica de vacío legal” desde 1979.

SALUT Y BUEN VIAJE.

EL PARLAMENTO APRUEBA LA LEY DEL TAXI CON LA ABSTENCIÓN DE LA OPOSICIÓN, QUE VE LA NORMA “INSUFICIENTE”

Los votos del PPdeG en el Parlamento gallego han bastado este martes para aprobar la Ley de transporte público de personas en vehículos de turismo –conocida como la Ley del Taxi–, mientras que los tres grupos que conforman la oposición han optado por la abstención para evidenciar que la norma es “insuficiente”.A Coruña.

Ante el pleno de la Cámara, el portavoz del PP en la materia, Alejandro Gómez Alonso, ha destacado que se trata de una ley “necesaria” para cubrir “una carencia histórica de vacío legal” respecto de un sector que da trabajo en Galicia a casi 4.000 personas. Además, ha resaltado el “consenso” obtenido del sector que regula y el trabajo realizado para recoger enmiendas de la oposición.

Precisamente desde el PSOE, Xosé Sánchez Bugallo ha valorado ese “esfuerzo” de negociación, dado que se incluyeron 11 de sus 42 aportaciones, pero ha echado en falta que fuesen admitidas las de mayor calado. Por ejemplo, las relativo al reparto competencial entre la Xunta y los ayuntamientos y las relacionadas con el “equilibrio” entre los intereses del sector y de sus usuarios.

Por su parte, el representante de AGE, David Fernández Calviño, ha recordado que su formación pidió la devolución de esta norma, que retiró al constatar que el sector reclamaba regular por ley su actividad. A la vista de ello, ha lamentado que “quedaron fuera” medidas para “limitar” el alquiler de vehículos con conductor, que “protegerían” al taxi de prácticas de “competencia desleal”.

Para los nacionalistas, según ha expresado su viceportavoz, Ana Pontón, esta ley “no ayuda al desarrollo del sector” del taxi, ya que “burocratiza” y “complica” el proceso de concesión de nuevas licencias. Además, ha criticado que no se regulan los servicios nocturnos ni se impone un porcentaje de vehículos adaptados para personas con movilidad reducida.

REPARTO COMPETENCIAL

A respecto de las dudas planteadas por el diputado socialista sobre el reparto competencial, dado que la Xunta “arrebata” a los ayuntamientos la facultad de conceder licencias, mientras que “no acepta” que los municipios puedan redactar un informe “no vinculante” sobre las empresas de alquiler de vehículos con conductor.
“Lo que es competencia de la Xunta, es de la Xunta, pero lo que es competencia de los ayuntamientos, también es de la Xunta”, ha resumido, antes de advertir: “veremos qué opinan los tribunales en un conflicto de competencias”. Por ello, ha avanzado que, de recuperar San Caetano, su formación “devolverá” las competencias al ámbito municipal.
Ante ello, Gómez Alonso ha defendido que la Xunta ejerza la tutela para “establecer una coordinación seria, razonable e inteligente” de los transportes. “Sobre todo, en las zonas que no alcanzan las líneas regulares”, ha argumentado.

“COMPETENCIA DESLEAL”

En cuanto a la competencia desleal de las compañías de alquiler de vehículos sin conductor con los taxistas, Fernández Calviño ha reclamado que este tipo de coches figuren en un registro y que se les imponga la obligación de que tengan un garaje, algo a lo que el PP se opuso.

Tampoco aceptó, como ha señalado, que se requiera que los trabajadores de este ámbito lo hagan a jornada completa y que no puedan compatibilizar su puesto con otro. “La ley no protege suficientemente al colectivo de los taxistas”, ha observado.
En todo caso, para el parlamentario popular ha reivindicado que la representación del sector del taxi envió a la Xunta una respuesta por escrito en la que dejó constancia de que “considera que la norma favorecerá” su desarrollo.

CRÍTICAS DEL BNG

Finalmente, la diputada del Bloque ha insistido en sus críticas en materia de accesibilidad y, tras lamentar que sólo cinco de sus 26 enmiendas fueron tenidas en cuenta, ha advertido de que la ley “no va a ser la solución a los problemas del sector”, sino que éste verá continuar su particular “sangría”.
Este extremo fue negado por el portavoz popular, quien ha blandido el “consenso” alcanzado con el colectivo de los taxistas y ha juzgado que el marco normativo es el “adecuado” para el servicio público y para la “seguridad jurídica” de los profesionales.

Finalmente, ha expresado su “satisfacción” por esta norma y por que la “autoría” de “toda la legislación autonómica en materia de transportes” corresponde, en Galicia, al PP.

SALUT Y BUEN VIAJE.

LAS LICENCIAS DE TAXI EN GALICIA CAEN UN 20% DESDE 2002

Los profesionales critican la competencia desleal en las zonas rurales

Ourense perdió, sólo en el último año, 27 licencias de taxi, pasando de 449 en 2011 a 422 en 2012, según los datos que ayer actualizó el Instituto Nacional de Estadística. Una caída que se agudizó en el último ejercicio y que agrava la tendencia que se viene registrando ya de años anteriores. En concreto, en la última década han desaparecido un centenar de licencias, ya que al cierre de 2002 se contabilizaban 521, con lo que la reducción supone casi el 20%.

La caída se produce también en otras provincias gallegas, aunque en menor medida que en la ourensana (desde 2002 A Coruña perdió un 7% de licencias, mientras en Lugo y Pontevedra cayeron un 9%).

Las licencias desaparecidas en Ourense no se corresponden en ningún caso con las de la ciudad, donde la cifra se ha mantenido invariable en los últimos años -106 autorizaciones-, sino que todas pertenecen al resto de la provincia.

La pérdida de población de las zonas rurales es una de las causas de este descenso, ‘algo que no se puede evitar’, señala el presidente de la Asociación Provincial de Autotaxis de Ourense, Francisco Álvarez. No obstante, se muestra más preocupado por la competencia desleal, debido a la proliferación de ‘taxis-pirata’, que se dedican a realizar servicios de transporte sin ser profesionales. Por ello, pide a los concellos que vigilen esta práctica para garantizar la actividad de quienes trabajan legalmente, argumentando que ‘mientras disponen de este servicio les da igual, pero si se quedan sin taxis entonces se preocupan’, manifiesta.

En todo caso, la crisis repercute en el sector con un descenso de actividad que calculan en un 40% en los últimos dos años. También ‘hay más gente en casa que no trabaja y ahora puede llevar a los familiares cuando tienen que desplazarse’, explica Álvarez. No obstante, la caída de autorizaciones no se debe a falta de relevo, pues la escasez de empleos en otras áreas está elevando el interés de nuevos profesionales para incorporarse a este sector.

SALUT Y BUEN VIAJE.