Arxiu de la categoria: manises

LOS TAXISTAS VALENCIANOS, EN PIE DE GUERRA POR “LA COMPETENCIA DESLEAL” DE LAS APLICACIONES MÓVILES

taxistas-Colon-Valencia-Delegacion-Gobierno_EDIIMA20170426_0449_4

Miles de taxistas colapsan los centros de las tres capitales de la Comunitat para exigir medidas para controlar las licencias VTC.

En Valencia unos 3.000 vehículos han secundado la protesta que ha empezado con un lanzamiento de huevos entre taxistas a primera hora de la mañana en el aeropuerto de Manises.

La práctica totalidad de los taxistas valencianos han secundado la protesta  convocada en toda España para exigir un mayor control de la actividad de las plataformas tecnológicas con licencia VTC (empresas que alquilan coches con chófer, tipo Uber o Cabify).

La manifestación ha causado atascos en el centro de las tres capitales de provincia, especialmente en Valencia, donde se han dado cita unos 3.000 taxistas de toda la provincia, es decir, prácticamente la totalidad de los vehículos (solo en la Valencia ciudad hay 3.000 taxis).

Tal y como ha informado el presidente de la Federación Sindical del Taxi, Fernando del Molino, la jornada se ha desarrollado con normalidad y la ausencia de incidentes graves ha sido la nota predominante, aunque ha comentado que a primera hora de la mañana ha habido un piquete en forma de lanzamiento de huevos entre taxistas en el aeropuerto de Manises: “No nos parecen bien estas actitudes, tanto derecho tiene el que quiere hacer huelga como el que quiere trabajar”.

Del Molino ha explicado que han trasladado un escrito a la Delegación del Gobierno y a las subdelegaciones en el que solicitan al Ministerio de Fomento que se cumpla el actual Reglamento de Transportes y que dote a las comunidades autónomas de medios de control e inspección y que regule y controle la actividad de las VTC.

La protesta de los taxistas en la calle Colón de València, donde está la sede de la Delegación del Gobierno

La protesta de los taxistas en la calle Colón de València, donde está la sede de la Delegación del Gobierno

Las mismas fuentes han denunciado que las empresas que ofrecen estos servicios suponen “una competencia desleal” puesto que incumplen varios aspectos de la mencionada normativa: “El Reglamento no permite la captación de viajeros en la vía pública y tienen que llevar una hoja de ruta con la planificación previa de los servicios porque lo que no está permitido es la inmediatez en la solicitud del servicio”.

Del Molino ha asegurado que “la situación es insostenible” porque “cada vez hay más”, pese a que la ley solo permite una licencia VTC por cada 30 taxis.

Así, actualmente en la Comunitat Valenciana hay 208 licencias concedidas, pero hay unas 1.000 solicitudes pendientes de litigios judiciales, entre ellos, de la Comisión Nacional de Mercados de la Competencia que pretende liberalizar el sector.

SALUT Y BUEN VIAJE

LA TARIFA PLANA DEL AEROPUERTO A VALENCIA EN LOS TAXIS SE ANULA A LOS DOS AÑOS DE IMPLANTARLA

taxis--647x231

La Conselleria aduce que el sector rechaza la medida y la asociación mayoritaria avisa que aumentará el fraude a los usuarios

Dos años ha durado la tarifa plana para los viajes en taxi del aeropuerto de Manises a Valencia. La Conselleria de Vivienda ha anunciado la derogación de esa medida en la orden de regulación horaria y de tarifas del próximo año.

La tarifa plana sirve para dar seguridad a los viajeros con un coste cerrado en el trayecto, que sube a 20 euros a cualquier barrio de Valencia y 23 euros en el caso de que sea más allá del bulevar Serrería. No obstante, el responsable de la Federación Sindical del Taxi, Fernando del Molino, adujo que estos dos años han servido para aumentar las quejas tanto de los conductores por la pérdida de dinero como de los clientes. “Eran muy conflictivas y no cumplían su función de control de los abusos al no estar reflejadas en módulos y taxímetros”, dijo.

Esta es la principal novedad de la orden que se prepara el próximo año para los 3.000 taxistas de Valencia y su área metropolitana. Otra de las cuestiones que aparecen en el documento se refiere al tope horario, que ahora es de 16 horas.

Esa cifra se mantiene aunque repartida de otra manera. Los vehículos podrán circular 12 horas en horario diurno pero el siguiente tramo de cuatro horas será siempre por la noche para garantizar el servicio.

Las tarifas se mantendrán congeladas el próximo ejercicio, mientras que fuentes de la Conselleria indicaron sobre la derogación de la tarifa plana que “tiene el rechazo de la mayor parte del sector. De esta manera, se aplicará la variable que contribuirá a evitar el fraude y dar una mayor transparencia al importe del trayecto”.

No opinaron lo mismo desde la asociación Unión Gremial del Taxi, una de las mayoritarias del sector, al indicar fuentes de la entidad que “esta tarifa plana se puso en marcha para frenar los abusos y no entendemos que la quiten, cuando la petición era subir un euro la actual”.

A partir de ahora, añadieron, el riesgo es que “suban las denuncias por abusos, igual que pasaba hace unos años, cuando teníamos un par de casos a la semana. Con la tarifa plana fueron de dos al mes”. El motivo de la derogación entienden que es “para evitar alguna manifestación en la parada del aeropuerto, como la celebrada hace tiempo y que dejó sin servicio la parada durante unos días”.

La tarifa plana es exclusivamente para los viajeros que van a Valencia, mientras que a los que tienen como destino las poblaciones de l’Horta se les aplica la bajada de bandera y el taxímetro.

Por otro lado, fuentes de la Conselleria anunciaron que se está trabajando en medidas de apoyo al sector para aumentar la calidad del servicio que se presta a los usuarios, aunque no especificaron medidas concretas para el próximo año. Sí que anunciaron una nueva ley del taxi que modificará la actual.

La Federación Sindical del Taxi dijo que el conjunto de medidas son “muy positivas para nuestro sector, ya que mejora la actual regulación de 16 horas de forma libre”, junto a la prohibición de circular más de 15 kilómetros diarios con el taxímetro apagado, añadieron.

SALUT Y BUEN VIAJE.

 

LOS TAXISTAS DESCONVOCAN LOS PAROS PARA PEDIR EL RELOJ HORARIO

VALENCIA – El próximo martes era el día elegido para una manifestación de taxistas autónomos por toda la ciudad, para desembocar en la sede de la Conselleria de Infraestructuras, en el complejo 9 d’Octubre. La Asociación de Taxistas de la Comunidad Valenciana desconvocó ayer los paros a instancias de otras dos entidades, el sindicato USO y la Federación Sindical del Taxi, con el propósito de «dar un margen de 15 días a la Administración para que ponga en marcha el reloj horario».

Esta es una de las reivindicaciones demandadas por la asociación, indicó su presidente, Emilio Guillem. Según las noticias que maneja el sector, la orden con el reloj horario que fijará una jornada máxima de 16 horas por vehículo se aprobará la próxima semana.
«El 1 de marzo debe estar colocado el reloj en todos los vehículos», dijo como una manera de que aumente el control en el sector. Guillem apostó porque la conselleria tenga un registro de los taxistas asalariados y sus contratos. «Ahora mismo no hay control ninguno y mucho tememos que esto va a continuar pese a la orden».
Acerca de que haya conductores con las tarifas de este año y otros que mantienen las de 2013, dijo que «no hay ningún problema» como se acordó en el consejo, incluso con un comunicado público. La única incorporación es la tarifa plana de 20 y 23 euros a Valencia desde el aeropuerto de Manises, así como ampliar en dos horas el horario nocturno.
Guillem subrayó que los taxímetros actuales «aguantarán las modificaciones con el reloj horario porque ya lo tenían antes de la sentencia que dejó sin tope la jornada de trabajo». Cada modificación cuesta 40 euros, por lo que muchos taxistas han preferido esperar a incorporar el reloj para añadir las tarifas.

SALUT Y BUEN VIAJE.

 

CAOS EN LOS TAXIS DE VALENCIA: ALGUNOS TODAVÍA APLICAN LAS TARIFAS DE 2013 Y OTROS LAS DE 2014

El retraso en la regulación de los horarios que debe aprobar el Consell hace que un 25% de taxistas cobren los nuevos precios y el resto los del año pasado.
Una vez salga se regulen los horarios, se actualizarán los taxímetros.

Como si de una lotería se tratara, los valencianos pueden pagar a día hoy precios diferentes por un mismo servicio según el taxi que les toque. Y es que, según fuentes del propio sector, de los 2.800 vehículos del área de Valencia, ahora mismo alrededor del 75% siguen aplicando las tarifas del año pasado, mientras el 25% restante cobran las nuevas aprobadas para este año.
Así, por ejemplo, un viajero que coja hoy un taxi a las 21.30 horas podría pagar una tarifa mínima de 4 euros si el taxi funciona con los precios de 2013. Pero, si mañana para otro a la misma hora y hace el mismo recorrido, podría costarle 6 euros, ya que con las nuevas tarifas el horario nocturna se adelanta a las 21.00 horas.
No se trata de un capricho de los taxistas, también perjudicados por esta situación que crea confusión entre los usuarios. El problema es que la orden aprobada por la Conselleria de Transportes con las nuevas tarifas establecía su entrada en vigor una vez se actualizaran los taxímetros.
Sin embargo, la mayoría del sector está esperando a que Transportes apruebe también la regulación horaria que prevé limitar a 16 horas el funcionamiento de cada taxis, para actualizar los taxímetros con ambas novedades (horarios y tarifas). Según las mismas fuentes,  los horarios se aprobará en dos o tres semanas.
Estudian cambios en la tasa del aeropuerto La Conselleria de Transportes se comprometió ayer, tras reunirse con la Federación de Taxistas de la Comunitat Valenciana, a estudiar la inclusión de un suplemento por nocturnidad y festivos en la tarifa plana de 20 y 23 euros aprobada para viajar del aeropuerto de Manises a la ciudad de Valencia. También estudiarán que no funcione durante la semana de Fallas.

SALUT Y BUEN VIAJE.
 

VALENCIA, CONSELLERIA Y LOS TAXISTAS DEL AEROPUERTO PACTAN UNA SALIDA CADA 15 MINUTOS

Infraestructuras no establece servicios mínimos porque los paros se tramitaron como una concentración .
El bloqueo de la parada de taxis del aeropuerto de Manises vivió ayer su segunda jornada de paros, sin incidentes destacables aunque con una novedad importante. Un inspector de la Conselleria de Infraestructuras pactó con los convocantes de la protesta que dieran salida a un vehículo cada 15 minutos, para romper la férrea barrera de la jornada anterior.
Fue algo pactado en el momento y que representa una especie de servicios mínimos, que no se han fijado pese a que la concentración deja sin taxis a todos los viajeros que salen de la terminal. Fuentes de la Conselleria de Infraestructuras comentaron que la ausencia de un mínimo de viajes se debe a que la protesta contra la tarifa plana de 20 euros se tramitó como una concentración, por lo que no se puede considerar como si fuera una huelga.
Parte de la parada donde se realizan los paros, este lunes.

La misma respuesta ofreció a este periódico la Delegación del Gobierno, al indicar que la comunicación enviada por las asociaciones y sindicato convocantes fue de una concentración. Esto obligó a la Generalitat a pactar sobre la marcha un símil de servicios mínimos.
Fernando del Molino, secretario general de la Federación Sindical del Taxi, comentó que el primer día ya se habían atendido casos como usuarios minusválidos, personas mayores que iban con muchas maletas o viajeros que argumentaban tener una urgencia, como fue el caso de un médico.
Pero eso fue por iniciativa de los convocantes de la protesta y no por un acuerdo previo con la Generalitat. El bloqueo abarca toda la parada de la terminal, tanto en la parte de llegada como en la puerta superior, donde se sitúa la cola de los vehículos estacionados. Alrededor de un centenar largo de coches aparcaron en todos los carriles para impedir que se cargaran clientes. Y eso sucederá hasta el viernes, última jornada de una convocatoria que va desde las siete de la mañana hasta la una de la madrugada.
Del Molino indicó que, a la vista de la falta de respuesta de la Conselleria de Infraestructuras, la corriente general de los participantes en la protesta es la de continuar más adelante, sobre todo en fechas de especial relevancia para la ciudad por eventos o ferias.
En todo caso, estimó que la premisa para que esto cambie debe ser la retirada de la tarifa plana de los taxímetros y el aumento del servicio mínimo, actualmente fijado en 12 euros desde el aeropuerto. Infraestructuras ha alegado sobre esto que la orden de tarifas se pactó con las cuatro asociaciones más representativas del sector, donde incluyó también a algunas de las que ahora han convocado los paros.
La asociación de taxistas de la parada del aeropuerto, primera que tomó la iniciativa de la protesta, estima que cada día resultan afectados un mínimo de 600 viajeros. La mayoría utilizan la estación de metro cercana, que llega hasta la terminal, aunque el problema es cuando los usuarios desconocen los transbordos hasta llegar a sus destinos.

SALUT Y BUEN VIAJE.
 

VALENCIA, LA HUELGA DE TAXISTAS BLOQUEA LA PARADA DEL AEROPUERTO ANTE LA RESIGNACIÓN DE LOS VIAJEROS

La primera jornada contra la tarifa plana de 20 euros se salda con incidentes aislados y afecta a usuarios de decenas de vuelos.

Los pasajeros salían ayer de la terminal de Manises con un incómodo recibimiento, además del gélido frío acentuado por el viento. La parada de taxis estaba repleta de vehículos pero los conductores enviaban a los usuarios a la cercana estación de metro. La primera jornada de huelga en contra de la tarifa plana de 20 euros para ir a Valencia se saldó con el bloqueo total del servicio, incidentes aislados con algunos chóferes que se acercaron con intención de cargar y la profunda resignación de los clientes de este transporte público.
«Vengo de Galicia y tengo que ir a Ruzafa». Una señora de avanzada de edad se marchó enfadada con el presidente de la asociación de taxistas del aeropuerto, José María Potro, quien se ofreció a acompañarla a la estación del metro. «Yo con el metro no me aclaro», dijo antes de buscar la salida de la terminal hacia el pueblo de Manises.
El bloqueo comenzó a las siete de la mañana. Un centenar largo de vehículos copó todos los carriles de la parada para evitar que entraran conductores en contra de los paros. La idea es seguir hasta el viernes y afectar a todos los vuelos, hasta la una de la madrugada.
«No sé por qué protestan», contestó a LAS PROVINCIAS un viajero llegado esta vez de Sevilla y que tuvo que encaminarse como la mayoría hacia los andenes del suburbano. «Igual llamo para que me recojan», indicó otro, indeciso y con miedo a perderse.
Los taxistas ayudaban con sus indicaciones. «Debe bajar en la plaza de España y entonces buscar la parada del autobús para ir a Massanassa», señaló uno de los huelguistas a un viajero llegado de Galicia. Cada vez que aterrizaba un avión, el panorama era idéntico.
Los incidentes llegaron por la tarde, cuando tres taxistas, entre los que se encontraba la presidenta de la asociación empresarial, Sonia Viúdez, intentaron recoger clientes. «Nos han zarandeado y nos han insultado. Además, la Policía Nacional no ha hecho nada», dijo.
Los taxistas confían en aguantar hasta el viernes, a costa de sus bolsillos porque se trata de trabajadores autónomos. Están en contra de la tarifa plana de 20 euros para ir a Valencia (23 euros desde el bulevar Serrería hasta la playa) y piden a la Conselleria de Infraestructuras que realice un nuevo estudio para certificar que no cubren costes.
La Generalitat, como publicó el sábado este periódico, no está dispuesta a cambiar la orden de tarifas de este año, aprobada de manera definitiva. Alegan que no se puede dar marcha atrás y que hay taxistas ya con los precios incluidos en el taxímetro del coche.
Fernando del Molino, presidente de la Federación Sindical del Taxi, indicó al margen de este conflicto que la conselleria no ha sido capaz de hacer frente a la piratería, los vehículos sin licencia que cargan en el aeropuerto. «Los taxistas no podemos soportar más esta situación», comentó para añadir que la Administración «tampoco ha sido capaz de solucionar los problemas de la sobreexplotación» de licencias.
En su opinión sobra un millar de licencias en Valencia y su área metropolitana, lo que debería resolverse con aportaciones a los taxistas que deseen cederlas, entre otras iniciativas. La desaparición de la Agencia Valenciana de la Movilidad también ha motivado la «ausencia de inspecciones», precisó. Sobre la tarifa plana de 20 euros, aseguró que hay zonas donde el conductor sale claramente perjudicado y en otras ocasiones sucede esto con el cliente. En el corro formado por los taxistas en la parada, Enrique y José Manuel desgranaban los perjuicios de trabajar en la terminal del aeropuerto. «Vienen autobuses piratas a recoger viajeros para llevarlos al Festival de Benicàssim, sin ninguna licencia para ello».
La media de espera ha pasado de dos a cuatro horas, precisaron, lo que se ha visto agravado por la reducción de vuelos. Se muestran muy críticos con la situación del sector, especialmente por lo que ocurre con los asalariados.
De momento, la protesta ha sido apoyada por el sindicato USO, la Federación Sindical del Taxi y la Asociación de Taxistas de la Comunitat, además de la entidad que agrupa a profesionales que trabajan en la parada del aeropuerto.
Se han posicionado en contra la Unión Gremial y la Asociación Empresarial del Taxi, al considerar que la tarifa plana supone un gesto importante hacia la transparencia del servicio, además de frenar los casos de fraude por itinerarios más largos que los adecuados. El servicio mínimo de 12 euros también ha sido rechazado por los huelguistas.

SALUT Y BUEN VIAJE.
 

LOS TAXISTAS DEL AEROPUERTO PRETENDEN IMPEDIR 600 VIAJES CADA DÍA DE LA HUELGA

Valencia – La convocatoria divide al sector y dos asociaciones defienden que se gana en transparencia con los usuarios.

Mañana a las siete de la mañana comenzará una de las protestas laborales más duras que ha vivido el aeropuerto de Manises. Los taxistas que trabajan habitualmente en la parada de la terminal aérea han decidido paralizar cualquier servicio de salida para tratar de este modo de modificar la tarifa plana aprobada por la Generalitat en los viajes que tengan como destino Valencia, con una segunda zona de 23 euros a partir del bulevar Serrería hasta la playa.
«Nadie podrá cargar», indicó Jose María, representante de la asociación de taxistas del aeropuerto, quien consideró que impedirán entre 600 y 700 servicios diarios, con jornadas donde se puede llegar al millar de servicios. Los conductores han convocado los paros desde las siete de la mañana hasta la una de la madrugada. “»odo el horario de los vuelos», precisó la misma persona, en una protesta que se prolongará hasta el viernes.
Los partidarios de la protesta consideran que pierden dinero con la tarifa plana de 20 euros en el recorrido hasta Valencia, además de criticar también el mínimo que ha aprobado la Conselleria de Infraestructuras de 12 euros para cualquier viaje. Pero ponen el acento también en lo que consideran un agravio respecto a otros destinos.
«A un cliente que viva en la avenida del Cid le cobraremos 20 euros, mientras que a otro que vaya a Santa Bárbara le saldrá la carrera por 17 euros». La protesta no impedirá la llegada de taxis a la terminal, precisan los convocantes.
El cierre de la parada ha sido apoyado por el sindicato USO, la Federación Sindical del Taxi y la Asociación de Taxis de la Comunidad Valenciana, al esgrimir que los conductores pierden dinero tanto en el servicio mínimo como en la tarifa plana. En los dos primeros casos plantearon una subida a la conselleria, desestimada en el decreto final de tarifas de 2014. Fuentes de la conselleria indicaron que «las tarifas han pasado todos los trámites y se plantea para evitar el fraude y ganar transparencia».
Pero también ha recibido rechazos de entidades muy representativas. La presidenta de la Asociación Empresarial del Taxi, Sonia Viúdez, comentó que una de las ventajas de la tarifa plana es que se pueden cerrar acuerdos con agencias de viajes, al conocer el cliente con exactitud el coste del servicio.
«El conductor sale ganando y el cliente también; soy partidaria incluso de bajar las tarifas y de aumentar la transparencia en todo lo que podamos». Alertó del peligro que supondrá la huelga si es mayoritaria al dirigir a los viajeros a la estación del metro que llega hasta la misma terminal.
La línea 5 al aeropuerto desde el mismo centro de la ciudad. Un portavoz de Ferrocarrils comentó que no se ha previsto un aumento de la frecuencia de paso, que ahora es de un tren cada siete minutos. Viúdez dijo por último que el servicio mínimo de 12 euros es también muy beneficioso, dado que supera lo que el año pasado resultaba de sumar el suplemento de espera con la bajada de bandera.
El presidente de Unión Gremial, Santiago Fraile, dijo por su parte que el precio mínimo es inferior al que pidieron, aunque rechazó la protesta y confió en que se permita a los taxistas que quieran trabajar cargar clientes en la terminal. «No podemos permitirnos perder usuarios», por lo que en general se mostró favorable a la contención de tarifas. Sobre la protesta, añadió por último que «habrá que valorar el resultado».

SALUT Y BUEN VIAJE.
 

VALENCIA, EL TAXÍMETRO GENERA CONFIANZA

Taxistas y usuarios, enfrentados por la tarifa plana para viajar desde el aeropuerto.

Decenas de aviones tocan tierra cada día en Manises, dejando centenares de pasajeros que llegan dispuestos a descubrir por primera vez Valencia o, sencillamente, a volver a casa. Pero el viaje no acaba en el aeropuerto. El taxi sobrevive al metro desde hace años pero, desde que se anunciara la tarifa plana aprobada por la Conselleria de Infraestructuras, el sector se ha puesto en pie de guerra.
Un montante de veinte euros por trayecto desde el aeropuerto a Valencia y de veintitrés si pasa del Bulevar Serrería hasta el puerto ha encendido la mecha del gremio, que ha convocado una huelga de cinco días, desde el 20 al 24 de enero, para protestar contra la medida y en la que se exigirá que la tarifa plana se sustituya por una tarifa mínima que compense las pérdidas que se vienen generando desde hace años.
«Está claramente mal planteado. Hay servicios que la tarifa plana no cubre, necesitamos un mínimo que sea más alto para que, al final de la jornada, nos salga rentable el día», cuenta el taxista Elías González. Y es que, el problema, es más la falta de trayectos que la realización de éstos. «Ayer llegué a las doce del mediodía y hasta las seis de la tarde no tuve pasajeros. Estoy a favor de la huelga, pero no creo que pueda seguirla tantos días. Está claro: si no trabajo, no cobro», afirma.
Pero los veinte euros no han hecho otra cosa que destapar las quejas de un sector que denuncia haber sido olvidado desde hace mucho tiempo por las instituciones. «La tarifa plana ha sido la gota que ha colmado el vaso», cuenta Enrique Navarro, otro de los taxistas que, cada día, salen desde el aeropuerto de Manises. «La publicidad que se ha dado a los abusos nos ha hecho mucho daño, pero la administración no ha hecho nada», cuenta. A la nueva medida se une, además, la reciente competencia de Metrovalencia, que llegó a Manises sin que Conselleria adaptara la oferta de taxis a la demanda. Demasiados coches para pocos pasajeros. «Deberían haber retirado licencias después del bajón de actividad. Durante estos años hemos cambiado las tarifas en favor del cliente, pero al final si el taxi tiene pérdidas las asumimos nosotros».
Los taxistas apuestan por limitar el consumo mínimo y máximo, así como seguir haciendo uso del taxímetro. «El taxímetro genera confianza en el cliente. Está homologado y ha pasado pruebas», afirma David V., conductor.
Entre los usuarios, sin embargo, ánimo de victoria. Rosario Chordá vive en los Países Bajos desde hace años y llegaba al aeropuerto de Manises con billete de ida y vuelta. «En Holanda estoy acostumbrada a estos precios. Veinte euros me parece un precio ajustado, nada excesivo, sobre todo teniendo en cuenta la distancia entre Manises y Valencia», cuenta. Los abusos a aquellos que no conocen la ciudad, una de las razones que más repiten para alabar la tarifa plana. «Evidentemente queremos pagar cuanto menos mejor y a aquellos que venimos de fuera de Valencia o de España nos viene mejor», afirma Gemma Ros. Aún así, muchos de ellos siguen prefiriendo moverse de manera subterránea y optan por la conexión de Metrovalencia. «La tarifa plana está bien pero, por el momento, muchos preferimos el metro, ¡sobre todo si viajamos con compañías low-cost!», cuenta Sergio T., recién llegado a Valencia.

SALUT Y BUEN VIAJE.
 

VALENCIA, LAS LICENCIAS DE TAXI SUBEN PESE A LA FALTA DE ACTIVIDAD

Una de las cuestiones de fondo en la polémica que envuelve al sector del taxi, primero con el reloj horario y ahora con la tarifa plana de 20 euros desde el aeropuerto de Manises, se encuentra en la concesión de licencias, que en los últimos años ha aumentado pese al evidente descenso de actividad por la crisis económica.
Así lo evidencia el anuario estadístico, con un total de 2.835 licencias en 2012, una cifra muy similar a la de 2009, cuando se alcanzaron los 2.816 permisos. Las paradas están llenas (sólo hay espacio en las asignadas en la ciudad para algo más de 800 vehículos), mientras los que se arriesgan a gastar combustible para buscar a los clientes pasan horas recorriendo la ciudad sin carga.
Así las cosas, cualquier novedad por parte de la Administración es recibida con escepticismo o una crítica abierta, como ha sido el caso de la tarifa plana. Los conductores que trabajan en el aeropuerto de Manises (entre 600 y 700 según las rotaciones, indica la asociación), han convocado una serie de concentraciones entre los días 20 y 24.
El objetivo no es otro que impedir que los viajeros que lleguen en avión puedan coger un taxi en la parada durante todo el día. Así de claro, si no lo impide la Policía Nacional. La Delegación del Gobierno ya está informada de estos actos de protesta, que se retrasaron una semana precisamente para cumplir la obligación de comunicarlo con diez días de antelación.
Las 108 paradas de taxi se concentran principalmente en Ciutat Vella, Campanar y Quatre Carreres. La asociación de comerciantes del centro pidió hace meses que se permitiera el uso de estos estacionamientos para carga y descarga, en el caso de que no fueran utilizados. Por desgracia para el sector, la realidad es que la inmensa mayoría están repletas de chóferes, que ahorran así en gasóleo. Una de las críticas ante esta situación ha sido que la Policía Local multa a los que están aparcados fuera de los límites, lo que les obliga a dejar la fila e internarse en el tráfico.

SALUT Y BUEN VIAJE.

LOS TAXIS TENDRÁN TARIFA PLANA DE 20 EUROS ENTRE VALENCIA Y EL AEROPUERTO

Los conductores exigen una subida y convocan una protesta para intentar cerrar la parada durante cinco días la próxima semana.

Los taxistas cobrarán una tarifa plana de 20 euros en los viajes de Valencia al aeropuerto de Manises y viceversa. Se trata de una de las novedades de las tarifas aprobadas este año por la Conselleria de Infraestructuras para el ‘cap i casal’, con una segunda zona en la franja que va desde el bulevar Serrería hasta el puerto, donde se elevará a 23 euros.
La medida pretende, indicaron ayer fuentes sindicales, evitar abusos de algunos conductores, especialmente cuando se trata de viajeros turistas. Por este motivo, se dio un apoyo inicial a la tarifa plana, aunque los precios no han contentado al sector.
En una reunión convocada ayer por la asociación de taxistas que trabajan en la parada del aeropuerto, la conclusión fue que esta tarifa plana supone un perjuicio y pierden dinero en cada viaje, por lo que aprobaron por mayoría abrumadora cinco jornadas de protesta la próxima semana.
Consistirá en una concentración desde las siete de la mañana hasta la una de la madrugada, de lunes a viernes, en la parada del aeropuerto de Manises. Fernando Ballester, secretario general del sindicato USO en el sector del taxi, indicó que «no habrá restricciones para las llegadas y podrán descargar con normalidad, aunque la idea que tienen es que nadie pueda carga pasaje durante esas horas».
Tanto el sindicato USO como la Federación Sindical del Taxi respaldan la convocatoria de la protesta, organizada por la citada asociación de la parada. Hoy se ha previsto una reunión entre las tres entidades para determinar este extremo, es decir, si todos asumen la protesta como convocantes.
La tarifa plana de 20 y 23 euros rige sólo para la ciudad de Valencia. Para el resto de municipios, los taxistas habían reclamado un importe mínimo de una cantidad similar, aunque Infraestructuras decidió en la orden de tarifas emitida el pasado 30 de diciembre que el mínimo ascienda a 12 euros.
Este es otro de los motivos de la protesta y que más han irritado al sector, al considerar que con esa cantidad pierden dinero en los trayectos, aunque también habrá casos de usuarios a los que les convenía más el sistema tarifario antiguo. Por poner un ejemplo extremo, la carrera entre el aeropuerto y una dirección de la avenida del Cid costará lo mismo que otra situada en la avenida del Puerto.
¿Cuándo se aplicarán estas tarifas? Esa es otra de las complicaciones de la medida, dado que este año se volverá al reloj horario, tras unos meses de orden provisional sin límite en las jornadas. Ballester indicó que la conselleria «no dará vuelta atrás por lo que nos han dicho», en referencia a un aumento de la tarifa plana.
La orden ya está vigente, por lo que cualquier taxista puede actualizar precios e incluir esta tarifa novedosa. El problema es que los instaladores no tienen el programa informático disponible, lo que se prolongará durante unas semanas. La previsión de la Generalitat es que a finales de febrero se produzca la actualización. Hacerlo por separado supondría duplicar el coste para los conductores.

SALUT Y BUEN VIAJE.