Arxiu de la categoria: los angeles

UBER Y LYFT HUNDEN LA INDUSTRIA DEL TAXI EN LOS ÁNGELES

SL371584

El éxito de las compañías de transporte privado Uber y Lyft ha hundido en apenas unos años la industria del taxi en Los Ángeles, una de las ciudades más extensas de Estados Unidos, según un informe municipal obtenido este jueves por la AFP.

Desde que ambas entraron en funcionamiento en 2012 hasta diciembre de 2015, las carreras de taxis han caído un 28% y las reservas un 42%, de acuerdo con un estudio realizado por el Departamento de Transporte angelino.

El precio que ofrecen Uber y Lyft, mucho más barato que el servicio tradicional, ha sido clave para triunfar en esta metrópolis, que se extiende a lo largo de 71 kilómetros y cuya red de transporte público es claramente insuficiente.

El portavoz del Departamento de Transporte municipal, Bruce Gillman, dijo a la AFP que, “vista la tendencia a la baja, la ciudad tal vez se plantea revisar su reglamentación” sobre los taxis.

Sin embargo, destacó que las compañías de taxis “ya están adoptando nuevas tecnologías, desarrollando aplicaciones y desde hace tiempo ofrecen servicios en línea”, dada la popularidad de las empresas privadas.

El número de taxis autorizados para circular por la ciudad “ha permanecido estable” en 2.400 vehículos en los últimos años, pero la competencia ha crecido ferozmente día a día gracias a la flexibilidad que ofrece tanto a pasajeros como a conductores privados.

Ambas funcionan a través de aplicaciones para teléfonos inteligentes, mediante las que se piden coches privados y se pagan los desplazamientos.

A pesar de su éxito, Uber y Lyft han recibido numerosas críticas por no respetar ciertas leyes en Los Ángeles, no garantizar la seguridad de los pasajeros y no ofrecer buenos salarios.

En otros países, incluso han tenido problemas con la justicia por operar sin permiso.

Las autoridades de Buenos Aires suspendieron esta misma semana la licencia a Uber, aunque la compañía siguió sacando a la calle sus coches.

La llegada de esta empresa ha sido en general muy mal acogida por los taxistas de las 400 ciudades en las que ofrece servicios. En Madrid, París, Londres y Sao Paulo se desencadenaron incluso violentas manifestaciones.

SALUT Y BUEN VIAJE

TODOS CONTRA UBER: MEDIDAS PARA FRENAR LA PLATAFORMA QUE ENFURECE A TAXISTAS

10256591_377483955725716_9024154267117088105_n

Dos nuevos reveses esta semana para la popular aplicación.

Por un lado, el juzgado mercantil número 2 de Madrid ordenó el cese cautelar de actividades y la prohibición de la aplicación.

También ha sido demandada esta semana por los fiscales de distrito de San Francisco y Los Ángeles.

En Francia se aprobó una ley que obliga a los conductores registrados en aplicaciones como Uber a esperar 15 minutos antes de recoger al cliente.

Bélgica fue el primer país en prohibir la aplicación, por no cumplir las leyes que regulan los servicios de taxi. En Holanda, Tailandia e India también han sido aprobadas iniciativas para frenar a los conductores de Uber.

La plataforma Uber para gestionar la contratación de vehículos en la ciudad a través del móvil, a pesar del cese cautelar y las protestas, continúa presente entre las aplicaciones de consumo colaborativo desde 2011. Otras imágenes 2 Fotos Criticada y sancionada, Uber ha sido demandada esta semana por los fiscales de distrito de San Francisco y Los Ángeles, en el estado de California y, por otro lado, el juzgado mercantil número 2 de Madrid ordenó el cese cautelar de actividades y la prohibición de la aplicación.

La aplicación Uber y su servicio UbuePOP, desembarcó en España el pasado abril en Barcelona, después en Madrid (septiembre) y más recientemente en Valencia (octubre), tras operar en varios países, en pleno auge de las ‘apps’ de ahorro para el ciudadano. Con sede en San Francisco (EE UU), Uber fue creada en 2009 por los jóvenes Travis Kalanick y Garret Camp, en 2011 salió en Estados Unidos, ofreció sus servicios en París y un año después, se puso en marcha en Toronto y Londres.

Está presente en 52 países y, a pesar del éxito entre la población, se ha encontrado con una marcada oposición en el sector del taxi y el transporte en diferentes ciudades

Se ideó como un servicio para atender la demanda de transporte por encargo a través de una aplicación de teléfono móvil o tableta.

Iniciativas para frenar Uber Está presente en 52 países y, a pesar del éxito entre la población, se ha encontrado con una marcada oposición en el sector del taxi y el transporte en diferentes ciudades. En Francia se aprobó una norma que regula estos servicios para proteger al sector del taxi. En enero se aprobó una ley que obliga a los conductores registrados en aplicaciones como Uber a esperar 15 minutos antes de recoger al cliente. En abril, Bélgica fue el primer país en prohibir la aplicación,por no cumplir las leyes que regulan los servicios de taxi.

En Holanda, el pasado 8 de diciembre, la justicia prohibió el servicio de Uber, por considerarla ilegal, con multas que pueden llegar hasta 100.000 euros.

En Estados Unidos, en Seattle o Nueva York la policía puede retener e imponer sanciones a los conductores, y en San Francisco y los Ángeles están prohibidas este tipo de aplicaciones.

En Tailandia se ordenó su suspensión, al igual que otras empresas como GrabTaxi y EasyTaxi. En la India, el 8 de diciembre, el Departamento de Transporte de Nueva Delhi prohibió también la actividad de Uber después de la denuncia de una mujer que había sido violada por un conductor de la plataforma y de que el acusado fuera detenido. Protestas del mundo de transporte Frente a su expansión, los profesionales del mundo del transporte, sobre todo del taxi y autobuses, continúan expresando su rechazo.

El 11 de junio se registraron las primeras protestas en Madrid, con paros que se repitieron el 1 de julio, tanto en Madrid como Barcelona.

La comisaria europea de Agenda Digital, Neelie Kroes, se mostró en contra de la prohibición en su blogDos días después, el ministerio de Fomento expresó que velaría por el cumplimiento de la legislación española, por la que quienes den servicios sin autorización cometen una infracción muy grave sancionable con multas de entre 4.001 y 6.000 euros, que podrían aumentar hasta 18.000 en caso de reiteración.

También pueden ser sancionados los usuarios que contraten los servicios de transportistas no autorizados, con multas de entre 401 y 600 euros. No obstante, la Comisión Europea (CE) señaló que las decisiones sobre servicios de transporte compartido no profesional, como Uber, están dentro de las competencias de los Estados miembros.

La comisaria de Agenda Digital, Neelie Kroes, se mostró en contra de la prohibición en su blog.

En Madrid, Uber comenzó a estar operativa el 23 de septiembre. Las tarifas dependen de la ciudad y del trayecto, en el caso de la capital española, según la página de la aplicación, el coste de inicio es de 1 euro.

En Uber, el conductor recibe una cantidad con un descuento de un 20%, que es la suma que se queda la aplicación por poner en contacto coches y clientes.

Otras plataformas tecnológicas similares son Cabify, con sede en Madrid desde 2011, así como Blablacar.

SALUT Y BUEN VIAJE.

LAS MUJERES DE NUEVA YORK YA TIENEN SUS PROPIOS TAXIS CONDUCIDOS POR MUJERES

12654124-300x241-295x200

Los coches de la nueva compañía se distinguen por la franja fucsia en la parte delantera del vehículo, aunque Mateo especificó que no todos tienen que tenerla, aunque sí el símbolo de ‘SheTaxis’, una “S” blanca sobre un fondo fucsia.

  • La idea de crear este servicio, según su fundadora, se debe a que muchas mujeres “se sienten más seguras” en un coche conducido por otra mujer.
  • Las calles de Nueva York  ya cuentan con un nuevo servicio de taxis, ‘SheTaxis’, que, conducido solo por mujeres y para mujeres, responderá a solicitudes hechas únicamente a través de una aplicación de teléfonos inteligentes.“Se trata de seguridad, de empleo para mujeres, de igualdad con los hombres y de tener alternativas”, dijo a Efe la dominicana Stella Mateo, la fundadora del servicio, antes de que las conductoras de ‘SheTaxis’ o ‘SheRides’, como se les conoce ya en la Gran Manzana, tomaran hoy las calles por primera vez.‘SheTaxis’ se unió así a las famosas taxis amarillos, uno de los símbolos más reconocibles de la ciudad y que circulan en la zona metropolitana, a los verde manzana y a los popularmente conocidos como taxis sin medallón de las zonas urbanas.

    Los coches de la nueva compañía se distinguen por la franja fucsia en la parte delantera del vehículo, aunque Mateo especificó que no todos tienen que tenerla, aunque sí el símbolo de ‘SheTaxis’, una “S” blanca sobre un fondo fucsia.

    La idea de crear este servicio, según su fundadora, se debe a que muchas mujeres “se sienten más seguras” en un coche conducido por otra mujer.

    Mateo agregó que tiene dos hijas adolescentes que le han llamado en varias ocasiones desde un taxi para pedirle que se mantenga conversando con ellas a lo largo de su viaje porque no se sienten seguras con el conductor.

    En Nueva York ha habido casos de violación e intento de violación a mujeres por un taxista, el más reciente sucedió el pasado agosto cuando el conductor golpeó a los niños y a la presunta víctima a la que supuestamente intentaba violar, según esta denunció.

    Mateo, esposa del presidente y fundador de la Federación de Taxistas de Nueva York, Fernando Mateo, destacó además que el 97 % de los taxistas en esta ciudad son hombres “y si se trata de los taxis amarillos, solo el 1 %” de los conductores son mujeres.

    “Unas 600.000 personas toman un taxi al día en la ciudad de Nueva York y el 60 % son mujeres, pero los que manejan son un 97 % hombres”, señaló. “Eso no es igualdad. Queremos igualdad”, dijo y aseguró que no están ahí “para quitar el trabajo a los hombres”.

    Según Mateo, ‘SheRides’ cuenta con el apoyo de más 30 bases de taxis a través de la ciudad que les proveerán de conductoras para atender las solicitudes de servicio mediante la aplicación.

Shetaxis-llegan-NY_TINIMA20141201_0148_20

“Tenemos el apoyo increíble de los hombres y contamos con más de 30 bases afiliadas para suplirnos de taxistas mujeres hasta que tengamos suficientes conductoras”, argumentó.

  • La fundadora de la aplicación aseguró que ‘SheRides’ ofrece a las mujeres “no solo igualdad de ingreso, sino seguridad porque el servicio no se paga con dinero sino a través de tarjeta de crédito, y porque no se recoge a nadie en la calle, sino a través de la aplicación”.

    También les brinda flexibilidad porque muchas son madres y el horario laboral les permite atender a sus hijos, argumentó.

    Mateo dijo, además, que antes de que finalice el año estarían en las ciudades de Los ÁngelesLas Vegas y Miami desde donde, aseguró, les han contactado “una gran cantidad de personas que nos han enviado los problemas que tienen por no tener mujeres” proveyendo el servicio de taxistas.

    ‘SheRides’ comenzó hoy a operar con el apoyo de la Arab American Association y de la AHA Foundation, que trabaja para proteger los derechos de las mujeres y niñas en este país.

    “La razón por la cual apoyo este programa es porque con frecuencia te encuentras con mujeres que no quieren tomar un taxi conducido por hombres, ya sea por razones culturales o religiosas, y creo que esta es una gran oportunidad para que vayan a citas médicas o a visitar a su familia en taxis guiados por mujeres“, dijo a Efe Linda Sarsour, directora ejecutiva de la organización árabe.

    Agregó que, además, “es una oportunidad de empleo para mujeres conservadoras y otras que se quieran sentir más seguras. Espero que mas mujeres árabes se conviertan en taxistas”.

SALUT Y BUEN VIAJE

CONTRA LA “ECONOMIA COLABORATIVA” DE UBER

cambio economico

Las empresas de la “Economía colaborativa” como Uber shift  transfieren el riesgo de las corporaciones a los trabajadores, debilitan las protecciones laborales, y rebajan los salarios.

Kazi conduce un Toyota Prius para Uber en Los Angeles. Él lo odia. Saca sólo un salario mínimo, y le duele la espalda después de largas jornadas de trabajo. Pero cada vez que un pasajero le pregunta si le gusta trabajar para Uber, miente: “Es como ser dueño de mi propio negocio; Me encanta.”

Kazi miente porque su trabajo depende de ello. Después de que los pasajeros terminan un viaje, Uber les pide que califiquen a su conductor en una escala de una a cinco estrellas. Los conductores con un promedio por debajo de 4,7 pueden ser desactivados – en términos técnicos despedido.

Gabriele López, un conductor de Uber de Los Ángeles, también miente. “Simplemente nos sentamos allí y sonreímos y les decimos a todos que es impresionante, porque eso es lo que quieren oír”, dijo López, quien ha estado conduciendo para UberX, servicio de coches de gama baja de la compañía, desde que se lanzó el verano pasado.

De hecho, si le preguntas a los conductores Uber en off lo que piensan de la empresa, a menudo se pone feo rápido. “Uber es como un proxeneta explotador”, dijo Arman, un conductor de Uber en Los Ángeles que me pidió no dar su apellido por temor a represalias. “Uber se lleva el 20 por ciento de mis ingresos, y me tratan como una mierda – ellos reducen los precios cuando quieren. Me pueden desactivar cuando se les da la gana, y si me quejo, me dicen a la mierda “.

En Los Ángeles, San Francisco, Seattle y Nueva York, la tensión entre los conductores y la gestión ha burbujeado en los últimos meses. Y a pesar de que el modelo empresarial de Uber desalienta la acción colectiva (cada trabajador está técnicamente en competencia con los otros), algunos conductores se están uniendo.

Los conductores Uber en Los Ángeles, el mayor mercado de viajes compartidos en el país, llevaron a cabo decenas de protestas durante el verano para oponerse a los recortes de tarifas. A fines del mes pasado, los conductores que trabajan con Teamsters Local 986 lanzaron una Asociación basada en la App California Drivers ( CADA ), una especie de sindicato de conductores de Uber. Trabajadores Uber en Seattle han protagonizado sus propias protestas y han formado la Asociación Ride-Share Drivers Seattle. Apenas la semana pasada en la ciudad de Nueva York, los conductores del servicio de lujo UberBlack amenazaron con huelgas y revirtieron con éxito una decisión de la empresa que les habría obligado a aceptar viajes UberX más baratos y menos lucrativos. El lunes, los conductores protestaron de nuevo.

“Queremos que la sociedad entienda que no somos sólo hormigas,” me dijo Joseph DeWolf, miembro del consejo de dirección de CADA, en el salón del Sindicato Teamsters en El Monte, California. “Lo que queremos es un salario digno, un canal abierto de comunicación con la empresa, y respeto básico.” DeWolf dijo que CADA está inscribiendo miembros, recaudando cuotas, y planes para huelga en Los Ángeles si Uber se niega a sentarse a la mesa de negociaciones.

No va a ser fácil. Los conductores están en contra de un goliath floreciente valorado en alrededor de u$s 18 mil millones . La compañía acaba de contratar a David Plouffe, que dirigió las campañas presidenciales de Barack Obama; está activa en 130 ciudades; y si les creemos a los ejecutivos de la compañía, duplican sus ingresos cada seis meses.

Uber gana dinero apoyándose en una red de miles de conductores que no son técnicamente empleados de la empresa, sino más bien contratistas independientes – la compañía los llama de “conductores-socios” – quienes reciben un porcentaje de sus tarifas.

Desde el principio, Uber atrajo conductores con una cebo. Tomemos el lanzamiento de la compañía en Los Ángeles: En mayo de 2013, Uber les cobraba a sus clientes una tarifa de u$s 2.75 por milla (con un adicional de 60 ¢ por minuto a partir de la onceava millas por hora). Los conductores podían quedarse con el 80 por ciento de la tarifa. Trabajando a tiempo completo, los conductores podrían hacer un salario digno: entre 15 y 20 dólares por hora.

Los conductores se apresuraron a inscribirse, y miles alquilaron y compraron coches sólo para trabajar para Uber – especialmente inmigrantes y personas de bajos ingresos desesperadas por un trabajo bien remunerado en una economía terrible. Pero el último año, la compañía se ha enfrentado con la dura competencia de su archirrival, Lyft. Para aumentar la demanda y empuje Lyft fuera del mercado de Los Ángeles, Uber ha cortado las tarifas de UberX a casi la mitad: a u$s 1.10 por milla, más 21 ¢ por minuto.

Los conductores Uber no tienen voz en la fijación de precios, sin embargo, deben tener su propio seguro y pagar la factura de combustible y reparaciones – al costo de 56 ¢ por milla, según los cálculos del IRS. Con el nuevo modelo de precios de Uber, los conductores se ven obligados a trabajar bajo márgenes muy estrechos. Arman, por ejemplo, hacía alrededor de u$s 20 por hora hace apenas un año. ¿Y ahora? Hay días en que ni siquiera alcanza a un salario mínimo.

Su experiencia es muy común entre los conductores de Uber de L.A con los que hablé. Para muchos, conducir para Uber se ha convertido en una pesadilla. Arman a menudo trabaja hasta diecisiete horas por día para llevar a casa lo que él solía hacer en un turno de ocho horas. Cuando esribió por correo electrónico a Uber para quejarse de la caída de su sueldo, le dijeron que la compañía lo había volado. La respuesta de Uber es que los conductores son libres de dejar de trabajar si no están satisfechos, pero para conductores como Arman, que han invertido mucho dinero en sus coches, irse no es una opción.

“Estos conductores son muy vulnerables si no se unen.” Me dijo Dan McKibbin, organizador de la Costa Oeste de Teamsters. “En este momento no tienen a nadie para protegerlos.”

La compañía no quiso hablar conmigo sobre CADA, Teamsters, o la forma en que se ocupan de las quejas de los conductores. Pero parecen querer despedir todos los demás también. A principios de este verano, cuando el líder de CADA DeWolf se reunió con William Barnes, director de Uber Los Ángeles, Barnes presuntamente se le rió en su cara.

Como relató DeWolf, cuando le dijo a Barnes que los conductores planeaban organizarse con Teamsters, Barnes respondió, “Uber nunca negociará con cualquier grupo que diga representar a los conductores.”

Uber ignoró repetidamente mi solicitud de comentarios sobre este intercambio. En lugar de ello, la empresa emitió un comunicado acusando a los Teamsters de tratar de “llenar sus arcas” con nuevos miembros de conductores de Uber.

Uber afirma que no hay necesidad de un sindicato; en su lugar le pide a los conductores que confien en que la empresa actúa por su mejor interés. Uber se negó a mostrar los datos completos que detallan la compensación promedia por hora a los conductores. No declara, sin embargo, que los conductores UberX estén ganando más dinero ahora que antes de los recortes de tarifas de este verano.

“Las tarifas promedio por hora para un conductor-socio UberX de Los Angeles en las últimas cuatro semanas fueron un 21,4% mayor que el promedio semanal de diciembre de 2013″ me dijo la portavoz de Uber Eva Behrend. “Y el promedio de los conductores han visto las tarifas por hora incrementadas un 28% de donde estaban en mayo de este año.”

No pude encontrar un solo conductor que esté ganando más dinero con las tarifas más bajas.

Lo que está claro es que para que los conductores Uber salgan adelante, van a tener que asumir más viajes por turno. Uber lo reconoce implícitamente: “Con los recortes de precios, los viajes por hora para los socios-conductores se han incrementado con la mayor demanda”, dijo Behrend.

Así, mientras los conductores hacen menos por tarifa, Uber sugiere que recuperen las pérdidas sólo conduciendo más kilómetros. Eso puede tener sentido para un analista Uber haciendo números en Silicon Valley, pero para los conductores, más millas significa presionarse metiendo mayor cantidad de viajes en un posibles en un turno para hacer mayores los pequeños márgenes.

En esos días, ni siquiera voy a tomar una mierda, sólo conduciré – a veces hasta quince horas por día”, me dijo un conductor llamado Dan después de estar toda la noche llevando gente borracha a casa de los bares. “Es humillante.”

Las tarifas más bajas también significan que pagan más de sus propios bolsillos para combustible, y sus coches se deprecian más rápido porque están conduciendo millas extras.

Mientras tanto, Uber actúa como si estuviera haciéndole un favor a los conductores, ofreciéndoles trabajo en primer lugar. El CEO de Uber Travis Kalanick, que le encanta dar charlas inspiradoras acerca de innovación, a menudo afirma que Uber ayuda a las personas “se convierten en propietarios de pequeñas empresas.” Pero trabajan turnos largos y pierden más del 20 por ciento de las tarifas para un grupo de ingenieros de app del Silicon Valley en realidad no es como ser dueño de un pequeño negocio.

“Ellos piensan que somos un grupo de perdedores que no pueden encontrar mejores puestos de trabajo”, dijo DeWolf. “Es por eso que nos tratan como robots – como si fuéramos reemplazables.”

Uber, por supuesto, se opone a esta caracterización. “Uber tiene éxito cuando nuestros socios-conductores tienen éxito”, dijo Behrend.

Pero eso es sólo girar en el vacío: los conductores no son socios – son trabajadores explotados por su compañía. Ellos no tienen voz en las decisiones de negocios y pueden ser despedidos en cualquier momento. En lugar de pagarle a sus empleados un salario, Uber sólo les da una porción de sus ganancias. Los conductores asumen todos los riesgos y afrontan todos los costos – coche, combustible, seguro – sin embargo, son los ejecutivos e inversionistas los que se enriquecen.

Uber es parte de una nueva ola de empresas que conforman lo que se llama la “economía colaborativa.” La premisa es seductora por su sencillez. “: las personas tienen habilidades y los clientes quieren servicios. Silicon Valley juega de casamentero, produciendo aplicaciones para que los trabajadores hagan par con el trabajo. Ahora, cualquier persona puede alquilar un apartamento con Airbnb, convertirse en un taxista a través de Uber, o limpiar casas usando Homejoy.

Pero con el pretexto de la innovación y el progreso, las empresas les están quitando protección al trabajador, empujando hacia abajo los salarios, y burlándose de las regulaciones gubernamentales. En su esencia, la economía colaborativa es un plan para transferir el riesgo de las empresas a los trabajadores, desalentar la organización del trabajo, y asegurar que los capitalistas puedan cosechar enormes ganancias con costos fijos bajos.

No hay nada innovador o nuevo en este modelo de negocio. Uber es sólo el capitalismo, en su forma más desnuda.

SALUT Y BUEN VIAJE.

 

LOS TAXISTAS DE NUEVA YORK SE REBELAN CONTRA UBER

Los taxistas han reducido sus tarifas hasta un 20% para competir con la app | La asociación de taxistas denuncia que con la bajada de precios buscan destruir la competencia

Barcelona. (Agencias).- El servicio de alquiler de coches Uber también está causando estragos en Nueva York. Los taxis de la Gran Manzana se han visto obligados a rebajar las tarifas hasta un 20% para competir con la app pero, aun así, el servicio low cost de Uber sigue siendo más barato que el que ofrecen los taxistas de la ciudad.
Por ejemplo, un trayecto desde la Grand Central Terminal hasta el distrito financiero costaría alrededor de 22 dólares. En vista de la fuerte competencia que supone Uber, los taxistas de Atlanta, Boston, Washington DC, Los Angeles, Chicago y San Francisco también decidieron rebajar sus tarifas.
La asociación de taxistas denuncia que Uber sólo ha reducido la tarifa para destruir la competencia y denuncia que incrementará los precios en un futuro. Ethan Gerber, Director ejecutivo de la asociación Greater New York Taxi, ha añadido que los taxis amarillos son “los más seguros y los que major cumplen la normativa” y que el servicio de Uber es más para generar publicidad que para vender un producto sólido.

Limitación de precios en emergencias y desastres naturales
Este miércoles la popular aplicación ha acordado con las autoridades de Nueva York limitar sus precios durante emergencias y desastres naturales para cumplir con las leyes del Estado, según ha informado el Fiscal General del Estado, Eric Schneiderman.
Según la fiscalía, Uber anunciará además una política nacional para limitar los precios en este tipo de situaciones en base al pacto. La compañía -que en algunos de sus servicios mantiene tarifas que cambian en función de la demanda- pondrá un tope en caso de “perturbaciones anormales de mercado” que se situará en el precio normal cobrado durante los 60 días anteriores.
Fundada en 2009, Uber conecta a vehículos con chófer y potenciales pasajeros aunque su aplicación sólo funciona con smarthpones con GPS.

SALUT Y BUEN VIAJE.

 

UBER CONTRA EL TAXI: ¿QUE SECTOR SERÁ EL SIGUIENTE EN CAER?

Esta semana ha sido la «app» norteameriana, pero el consumo colaborativo parece haber llegado para quedarse. ¿Se trata de un nuevo modelo económico? ¿Puede el Gobierno ‘poner puertas al campo?

EFE

Nuestro país se viene topando, desde hace meses, con una nueva realidad que, mal que nos pese, parece haber llegado para quedarse. Se trata del llamado «consumo colaborativo», mal definido por muchos de sus detractores como «economía sumergida» cuando, en realidad, las diferencias entre ambos modelos son más que sustanciales. Aunque la tensión en torno a Uber comenzó hace ya tiempo en Barcelona y encaminó sus pasos posteriormente hacia Madrid, no ha sido hasta esta misma semana cuando, tras un más que polémico comunicado del Ministerio de Fomento, la preferencia de muchos ciudadanos por compartir coche en tiempos de crisis parece haberse convertido en el gran tema de debate.

La cartera que dirige Ana Pastor anunciaba el pasado martes que el Gobierno no dudaría en imponer multas de hasta 600 euros a aquellos usuarios de coches compartidos que operen sin las licencias oportunas. El comunicado de Fomento daba respuesta a la tensión reinante en el gremio del taxi, harto del «intrusismo» que, a su parecer, ejerce en estos momentos Uber, una compañía que se dedica al traslado de viajeros aunque, eso sí, operando sin las correspondienets licencias VTC, obligatorias en España para estos casos.
El martes, acto seguido al anuncio del Gobierno, surgieron ya las correspondientes dudas: ¿qué se considera ánimo de lucro? ¿pueden multarme por utilizar un servicio como BlaBlaCar?Ante el revuelo generado, a Fomento no le quedó más remedio que matizar sus palabras y asegurar que compartir coche es legal, lo que no está permitido es hacerlo con fines lucrativos. Las autoridades, según anunció el director general de transporte terrestre del Ministerio,Joaquín Del Moral, realizarán comprobaciones para dilucidar que las empresas que proporcionan un servicio público con carácter profesional, en el que exista «una actividad económica, una remuneración por la prestación de estos servicios, y también una actividad empresarial», poseen todos los permisos para ejercer su trabajo.

¿Cómo identificarlo?

Los problemas comienzan cuando tratamos de identificar el ánimo de lucro en las compañías que abanderan el llamado «consumo colaborativo». De hecho, durante una reciente entrevista con ABC, Anna Aguilar, portavoz de Uber en España, aseguraba a este periódico que su compañía «no se dedica al transporte de viajeros sino que simplemente pone en contacto a particulares con particulares para que se beneficien mutuamente». No existe, en palabras de Uber España, fin lucrativo que justifique la necesidad de licencias VTC. Para regiones como Cataluña, sin embargo, la explicación de la empresa americana no tiene sustento alguno, motivo por lo que el gobierno regional anunció el martes que vetaría la actividad de la «app» e impondría fuertes sanciones a sus promotores.
Si, como vemos, Uber niega la mayor… ¿quién decide entonces que la empresa es un servicio de transporte de pasajeros con fines lucrativos? Según la portavoz de Uber, «la actividad principal de la empresa no es otra que crear comunidades de usuarios que se ponen en contacto entre ellos», algo que «en nada se parece al taxi». Será Fomento, pues, el encargado de llevar a cabo las comprobaciones pertinentes y establecer — o no — las sanciones oportunas.

Un nuevo modelo social

ABC se ha puesto en contacto con Albert Cañigueral, responsable del portal www.consumocolaborativo.com y que no ha dudado un segundo en solicitar al Ejecutivo mayor cautela a la hora de juzgar la actividad de compañías como Uber o BlaBlaCar. A su juicio, «el Gobierno debería darse cuenta de lo que está pasando en España, pues se está dando de bruces con todo un movimiento social y económico que, desde luego, está aquí para quedarse. Hoy ha sido Uber contra el taxi, pero mañana aparecerá otra compañía y pondrá en la picota a otro sector toalmente distinto. ¿Qué harán entonces?».
Lo que deberían hacer las autoridades, a juicio de Cañigueral, no es otra cosa que «analizar bien la situación antes de tomar decisiones a la ligera, hablar con todas las partes y demostrar que sabe escuchar a los ciudadanos, que han manifestado que quieren ejercer su libertad utilizando este tipo de servicios». Es, para el experto, un total sinsentido intentar «poner puertas al campo» y tratar de frenar un nuevo sistema económico del todo beneficioso para la población, más incluso en época de crisis. «¿Por qué lo primero que se nos viene a la cabeza es que compañías como Uber o BlaBlaCar van a suponer la ‘muerte’ del taxi? ¿No pueden convivir ambos servicios y que el ciudadano decida?. Si el Gobierno frena a este tipo de compañías a base de prohibiciones, lo único que conseguirá será crear más tensión y hacer la situación mucho más difícil. La gente quiere que esto ocurra y, si la ley lo prohíbe, buscará otra solución para llevarlo adelante».

Economía colaborativa VS sumergida

Que Uber practica la llamada «economía sumergida» para lucrarse es uno de los argumentos esgrimidos por sus detractores para arremeter contra la aplicación que, lejos de este modelo, sí defiende el consumo colaborativo como filosofía de empresa. Sin embargo, ¿está clara la diferencia entre ambos modelos?
Cañigueral no lo duda un instante: «El consumo colaborativo siempre se lleva a cabo a través de plataformas digitales, por lo que la transacción económica queda registrada y puede comprobarse. Comparar el consumo colaborativo con la economía sumergida, que es ilegal, es un argumento muy débil y que no se sostiene en absoluto. Tanto en Uber como BlaBlaCar cualquier persona puede ver cuánto paga el usuario por el servicio, cómo lo hace y hacia dónde va ese dinero».

El ejemplo de California

El conflicto entre Uber y los taxistas españoles no es, desde luego, nada nuevo para la compañía norteamericana. Allá donde ha estado, la «app» ha ido sembrando la polémica en cuanto a su forma de operar y su, para muchos, agresiva entrada en el mercado. En California, Estado en el que Uber tiene su sede, la compañía tampoco se salvó de las críticas y tuvo que hacer frente a no pocas quejas por parte de muchos de sus detractores, quienes alegaban, entre otras cosas, que la «app» era un «serio peligro» para el ciudadano al trasladar a pasajeros sin licencia.
A diferencia de lo ocurrido en nuestro país, el creciente apoyo ciudadano a la famosa aplicación hizo reflexionar a las autoridades del Estado norteamericano que, lejos de vetar a la compañía, repensaron sus políticas y dieron paso a un tiempo de diálogo en el que todas las partes involucradas mostraron su opinión al erspecto. Hoy, en California conviven ambos modelos de forma satisfactoria. «En España, tanto la posición actual de Uber como la de los taxistas está siendo demasiado extremista, por lo que es necesario tomar ejemplo y abrir un diálogo público en el que todos tomemos parte para decidir cuál es la mejor solución. No se puede intentar regular esta situación sin consultar al ciudadano».

SALUT Y BUEN VIAJE

 

LOS ANGELES, TAXISTAS PIDEN ALTO A LA COMPETENCIA DESLEAL

El taxista Ruben Barba fue uno de los que se sumó a la protesta.

Cientos de taxistas llegaron a la Alcaldía de Los Ángeles esta semana para presionar a los concejales y el alcalde para que pongan un alto a lo que ellos consideran la competencia desleal de quienes ofrecen servicios de autos de alquiler a través de aplicaciones de teléfono.

“El problema para el público, es que en estos taxis que se solicitan a través de aplicaciones de teléfonos celulares a negocios como Uber, no saben quién es el conductor, y no tienen un seguro cuando están dentro del vehículo”, explicó Marco A. Soto, portavoz de los Taxis Amarillos de Los Ángeles.
Los taxistas denunciaron que conductores de autos de alquiler de empresas que operan mediante apps como Uber, Lyft y Sidecar no son sometidos a exámenes de huellas para verificar sus antecedentes penales, ni a pruebas de drogas, ni ocupan permisos de la ciudad donde recogen a los clientes.

Soto dijo que los que siguen las reglas de la Ciudad, son 2,300 taxis.

No sabemos cuántos son ellos, pero imaginamos que son miles de vehículos que están operando bajo ninguna regulación”, observó Soto.

Como consecuencia, el negocio les han bajado en un 30% a partir de que en marzo y abril del año pasado, la competencia de los no regulados comenzó a sentirse más fuerte.

Ruben Barba de Whittier, quien lleva seis años trabajando su propio taxi, explicó que esta competencia inició con las empresas de limousinas que trabajan como un taxi, llegaban a un hotel, y les daban un dinero al encargado.

Lo grave, denunció es que la Ciudad no ha hecho nada por regular estas prácticas.

“De repente, empezaron a multarlos y acabaron por no hacerles nada. A mi el negocio me lo han bajado en más del 50%”, anotó.

Lo que ha sucedido, es que por las noches, todos los jóvenes traen un celular, piden un servicio de taxi a Uber, porque cobran más barato, dijo Barba, algo que él considera desleal pues no tienen que cumplir con las mismas regulaciones que ellos.

“Qué tal si yo me compró un autobús, y empiezo a recoger pasajeros y cobró 50 centavos menos. Alguien me va a parar. Por ejemplo, nosotros solo podemos operar en Los Ángeles, y si se me da la gana, levantar gente en Santa Mónica o West Hollywood, me cobran mil dólares de multa y hasta cárcel”, indicó.

José Luis Orellana quien lleva 20 años trabajando su propio taxi, consideró completamente injusto lo que llamó una “avalancha” de vehículos particulares sin licencia, y sin placa que les hacen una competencia ilegal.

Nuestra situación se ha vuelto más precaria mientras que la Ciudad no hace su trabajo para exigirles que cumplan con las regulaciones que nosotros si seguimos”, enfatizó.

La mayoría de los choferes de autos de alquiler regulados en la ciudad son inmigrantes de primera generación, de todas las razas. “Han invertido todo su dinero en sus taxis”, destacó Soto.

El concejal Gil Cedillo dijo que apoyaban a los taxistas quejosos en un problema que podría resolverse a nivel estatal. “Estamos dando nuestro respaldo a la medida AB612 del asambleísta de Sherman Oaks, Adrin Nazarian que obligará a las empresas que operan a través de apps a pagar un millón de dólares en seguros para los conductores. Se verán obligados también a tomarse sus huellas dactilares para revisar su historial criminal.

RESPONDE A CRÍTICAS

“La protesta de hoy es más que nada un intento para distraer de los hechos”, djo Eva Behrend, portavoz de Uber.

Agregó que están orgullosos de proveer un seguro comercial de un millón de dólares de cobertura para todos los vehículos involucrados en un viaje vía la plataforma de Uber. “Mucho más que la mayoría de los taxis en el estado”, enfatizó.

Dijo además que sus conductores tienen que pasar un examen riguroso de antecedentes criminales de siete años atrás, comparado con cinco años de los taxistas regulares.

La semana pasada, un conductor de Uber fue arrestado bajo sospecha de secuestrar a una mujer y llevarla a un motel de Panorama City.

“En lugar de atacar a los conductores trabajadores de California que ofrecen un servicio vital a los residentes y visitantes a lo largo del estado, el concejal Koretz debe trabajar con nosotros para atender la tasa de desempleo de casi 10% en Los Ángeles”, expuso

SALUT Y BUEN VIAJE.

 

COLLATERAL

Collateral es un trepidante thriller sobre Max (Jamie Foxx) un taxista asalariado, que lleva doce años trabajando de noche con el taxi en la ciudad de los Ángeles, un taxista sin ningún tipo de cobertura medica ,que cree en el sueño americano y que espera algún día en convertirse en el dueño de su propio negocio, para volver hacer lo mismo que le hicieron a el (la misma historia de siempre). Este taxista una noche coge en el taxi a un asesino a sueldo (Tom Cruise), este asesino ya no se bajara del taxi de Max , y esa noche todo cambiara para Max.
Una gran película del año 2004 interpretada por Tom Cruise y Jamie Foxx, dirigida por el aclamado Michael Mann, con una buena y variada banda sonora así como fotografía, .La idea de coger en el taxi a un asesino a sueldo es muy intrigante , no se si algún taxista de barna le abra pasado algo parecido, una vez conoci a uno que contaba que le dispararon en el taxi, pero este individuo es poco de fiar.

DESCARGAR:

MEGAUPLOAD

SALUT Y BUEN VIAJE.


NIGHT ON EARTH – NOCHE EN LA TIERRA

Noche en la tierra es una divertida película del año 1991, donde se narran cinco episodios sobre taxistas. Cinco historias sobre el taxi en los angeles, nueva york, paris, roma y Helsinki, cabe destacar la similitud de las historias de esta película sobre el taxi con la realidad de lo que es el taxi, a mi la historia que más me gusta la de paris.
Interesante los modelos de taxis y taxímetros que salen en esta película, las diferencias de modelo de taxi de cada ciudad.


EN ESTA PELICULA FALTA UNA HISTORIA DEL TAXI DE BARCELONA. ESTA PELICULA SE LA DEDICO A MIS COLEGAS TAXISTAS EL PELUCA, EL SEGUNDO Y PARA EL CASIMIRO http://hotfile.com/dl/19082686/05cc163/CPT_NocTie-Bru.part1.rar.html

http://hotfile.com/dl/19093984/6f24ebb/CPT_NocTie-Bru.part2.rar.html