Arxiu de la categoria: buenos aires

PARA VOS TACHERO

Muchos taxis

 

Gorriones inquietos de lomo amarillo
que andando en la jungla de asfalto y cemento
sonrientes o tristes se los ve pasar
¿de dónde es que vienen?… ¿hacia dónde van?
Todos te conocen solo por tu apodo,
y más de uno envidia tu eterno pasear,
mas nadie imagina que a veces no duermes
pensando en la cuota que falta pagar.

Tachero, vena de la gran ciudad
por vos corren hecha sangre ilusiones sin cesar
y esa sangre que es la gente que dejas aquí y allá
es la misma que te empuja y no te deja parar.
Tachero porque llevás T de tango
con emoción yo te canto porque sos un tango más.

Gorriones risueños de lomo amarillo
estrellas que brillan en el firmamento
de asfalto y cemento de la gran ciudad,
barquito con puerto en cualquier lugar.
Llevame ligero que estoy apurada
te pide una novia de dulce mirar,
otra te confiesa, casi ahogada en llanto,
que perdió esa noche su felicidad.

Tango 1982  Para vos Tachero

Musica / Letra : Marcelo Biondini / José Andrés Lazzaro

Tachero,que te la pasas yirando
el laburo andas buscando
por el bajo hasta San Juan
Con la radio a todo viento
vos gastás el pavimento,recorriendo la ciudad.
Tachero! con la cinta colorada
en el espejo colgada,por si acaso nada mas…
con los pibes y la bruja,sos turista cabulero
los domingos en Luján.
ESTRIBILLO
Hermano! vos que te las sabes todas
que manyas todos los temas de actualidad nacional
decime…como hago para curarme
de este ataque de Malaria
que no me deja morfar!
II
Tachero…que a la piba “de levante”
tan tranquilo y tan campante
la sacás con su galán.
Y te los “portás” al telo,bajo el ojo vigilante
de los de Moralidad…

Tachero,que sabés de nuestros rayes,
sos psicólogo ambulante con el taxi por diván…
si hubieras cobrado un mango por macana que escuchaste,
hoy serías un bacán

TACHERO
Letra de Hugo Wildner
Musica de Hugo Wildner

SALUT Y BUEN VIAJE

UBER LLEGA A LA ARGENTINA Y “ESTALLA” LA INTERNA DE LOS TAXISTAS EN BUENOS AIRES

panfletos_jpg_1276639820

En marzo desembarcaría en el país la plataforma que permite solicitar un auto particular que trabaja como taxi desde el celular. Es un éxito que genera polémica en todo el mundo.

En el medio de la disputa por la continuidad del servicio de Easy Taxi, la app para smartphones que vincula a clientes y choferes de taxis, se reactiva la “interna tachera” con el desembarco en el país de la norteamericana Uber, a fines de marzo. Se trata de una jóven, polémica y revolucionaria plataforma digital que permite solicitar un auto particular que trabaja como taxi desde el celular. Es un éxito que genera polémica en casi todos los países donde presta servicio.

Mientras los taxistas porteños se resisten a las aplicaciones móviles que posibilitan que una persona tome el servicio del taxi desde su celular, y sin tener que llamar a un radiotaxi o salir a la calle, la llegada de la app más popular en el mundo ya es un hecho.

Pese a que desde hace un año se especula con el desembarco de este servicio en el país, y tras largas conversaciones durante el año pasado con el gobierno porteño, la empresa encontró que este era el momento.Si bien no hay una comunicación oficial, desde el sitio Punto.biz se confirma que la llegada será en marzo próximo y que ya existe una agencia de prensa trabajando en su lanzamiento. A ello se suma, una intensa búsqueda de personal que se realiza desde el sitio LinkedIn, donde ya hay más de una docena de empleos ofrecidos.


Uber
, que ya tiene presencia en más 300 ciudades, permite que el pasajero pueda contratar el servicio de un taxi o un auto particular,preacordar una tarifa, controlar el recorrido y pagarlo con tarjeta. También existe la posibilidad de calificar a los conductores, lo cual va creando referencias que hacen más confiable o no a un chofer.

La seguridad es una de las premisas que promulga el servicio creado por Travis Talanik y las característica que la convirtieron en una de las app más elegidas. Debido a ello, se multiplican las manifestaciones en contra de este servicio por parte de los taxistas que argumentan “les roban pasajeros”.

La más reciente fue la ocurrida en Montevideo, que terminó de manera violenta cuando 40 taxis rodearon a un vehículo de Uber para impedir su marcha. Un año atrás, en París, el gremio de los taxista realizó fuertes huelgas que llegaron a paralizar la ciudad.

La otra empresa que pone en alerta al gremio es Easytaxi, la app brasileña que está disponible en Buenos Aires, Rosario y Córdoba. A través de esta aplicación, los pasajeros podrán pedir un taxi y el taxista más cercano acudirá a su ubicación, según la indicación brindada por GPS. De esta manera el cliente recibirá información del chofer que incluye su foto, número de celular, modelo del auto y patente, para de esta manera viajar de un modo más seguro.

La aplicación que llegó al país en 2013, también comenzó a alarmar a los taxistas locales, a medida que su uso se intensificó. Hace dos semanas, a pedido de algunas compañías de radio taxi, el Gobierno porteño sancionó a la empresa con una inhabilitación de 5 años por no cumplir con los requisitos de la Ley 3622 del Código de Tránsito y Transporte.

El secretario de Transporte porteño, Juan José Méndez, aclaró que “no hubo una prohibición” de la aplicación Easy Taxi, “sino un fallo judicial que confirma que la empresa se debe adecuar a la ley vigente”.Para brindar el servicio de reserva de taxis, se debe ser un radio taxi, es decir una empresa que controla a través de sus registros, a los vehículos y sus conductores.

Asimismo la norma establece que los taxis solo pueden levantar pasajeros en la calles, en las paradas y por teléfono, y siempre a través de una empresa con una ubicación física, al menos 300 móviles y respetar la tarifa de seis fichas por cada viaje otorgado, condiciones con las que no cumpliría Easy Taxi.

La aplicación que llegó al país en 2013, también comenzó a alarmar a los taxistas locales, a medida que su uso se intensificó. Hace dos semanas, a pedido de algunas compañías de radio taxi, el Gobierno porteño sancionó a la empresa con una inhabilitación de 5 años por no cumplir con los requisitos de la Ley 3622 del Código de Tránsito y Transporte.

El secretario de Transporte porteño, Juan José Méndez, aclaró que “no hubo una prohibición” de la aplicación Easy Taxi, “sino un fallo judicial que confirma que la empresa se debe adecuar a la ley vigente”.Para brindar el servicio de reserva de taxis, se debe ser un radio taxi, es decir una empresa que controla a través de sus registros, a los vehículos y sus conductores.

Asimismo la norma establece que los taxis solo pueden levantar pasajeros en la calles, en las paradas y por teléfono, y siempre a través de una empresa con una ubicación física, al menos 300 móviles y respetar la tarifa de seis fichas por cada viaje otorgado, condiciones con las que no cumpliría Easy Taxi.

Aunque la firma brasileña está en conversaciones con el gobierno porteño, recientemente abrió una petición en el sitio Change.org, denominada: “Apoyanos a modificar la ley ¡¡No a la prohibición de EasyTaxi en Buenos Aires!!

La aplicación que llegó al país en 2013, también comenzó a alarmar a los taxistas locales, a medida que su uso se intensificó. Hace dos semanas, a pedido de algunas compañías de radio taxi, el Gobierno porteño sancionó a la empresa con una inhabilitación de 5 años por no cumplir con los requisitos de la Ley 3622 del Código de Tránsito y Transporte.

El secretario de Transporte porteño, Juan José Méndez, aclaró que “no hubo una prohibición” de la aplicación Easy Taxi, “sino un fallo judicial que confirma que la empresa se debe adecuar a la ley vigente”.Para brindar el servicio de reserva de taxis, se debe ser un radio taxi, es decir una empresa que controla a través de sus registros, a los vehículos y sus conductores.

Asimismo la norma establece que los taxis solo pueden levantar pasajeros en la calles, en las paradas y por teléfono, y siempre a través de una empresa con una ubicación física, al menos 300 móviles y respetar la tarifa de seis fichas por cada viaje otorgado, condiciones con las que no cumpliría Easy Taxi.

Aunque la firma brasileña está en conversaciones con el gobierno porteño, recientemente abrió una petición en el sitio Change.org, denominada: “Apoyanos a modificar la ley ¡¡No a la prohibición de EasyTaxi en Buenos Aires!!

La aplicación que llegó al país en 2013, también comenzó a alarmar a los taxistas locales, a medida que su uso se intensificó. Hace dos semanas, a pedido de algunas compañías de radio taxi, el Gobierno porteño sancionó a la empresa con una inhabilitación de 5 años por no cumplir con los requisitos de la Ley 3622 del Código de Tránsito y Transporte.

El secretario de Transporte porteño, Juan José Méndez, aclaró que “no hubo una prohibición” de la aplicación Easy Taxi, “sino un fallo judicial que confirma que la empresa se debe adecuar a la ley vigente”.Para brindar el servicio de reserva de taxis, se debe ser un radio taxi, es decir una empresa que controla a través de sus registros, a los vehículos y sus conductores.

Asimismo la norma establece que los taxis solo pueden levantar pasajeros en la calles, en las paradas y por teléfono, y siempre a través de una empresa con una ubicación física, al menos 300 móviles y respetar la tarifa de seis fichas por cada viaje otorgado, condiciones con las que no cumpliría Easy Taxi.

Aunque la firma brasileña está en conversaciones con el gobierno porteño, recientemente abrió una petición en el sitio Change.org, denominada: “Apoyanos a modificar la ley ¡¡No a la prohibición de EasyTaxi en Buenos Aires!!

La aplicación que llegó al país en 2013, también comenzó a alarmar a los taxistas locales, a medida que su uso se intensificó. Hace dos semanas, a pedido de algunas compañías de radio taxi, el Gobierno porteño sancionó a la empresa con una inhabilitación de 5 años por no cumplir con los requisitos de la Ley 3622 del Código de Tránsito y Transporte.

El secretario de Transporte porteño, Juan José Méndez, aclaró que “no hubo una prohibición” de la aplicación Easy Taxi, “sino un fallo judicial que confirma que la empresa se debe adecuar a la ley vigente”.Para brindar el servicio de reserva de taxis, se debe ser un radio taxi, es decir una empresa que controla a través de sus registros, a los vehículos y sus conductores.

Asimismo la norma establece que los taxis solo pueden levantar pasajeros en la calles, en las paradas y por teléfono, y siempre a través de una empresa con una ubicación física, al menos 300 móviles y respetar la tarifa de seis fichas por cada viaje otorgado, condiciones con las que no cumpliría Easy Taxi.

Aunque la firma brasileña está en conversaciones con el gobierno porteño, recientemente abrió una petición en el sitio Change.org, denominada: “Apoyanos a modificar la ley ¡¡No a la prohibición de EasyTaxi en Buenos Aires!!

En la Capital Federal hay actualmente 38.000 licencias de taxi otorgadas, y una  organización gremial con cuatro cámaras patronales. Este transporte se encuentra totalmente regulado a nivel local, y servicios como Uber o Easy Taxi apuntan a desregular esta actividad. Los gremios que agrupan al sector aducen que la implementación de este tipo de aplicaciones móviles generan competencia desleal.

Para analiza estos temas, el sindicato de Peones de Taxis porteños y el de Propietarios se reunieron días atrás con Horacio Rodríguez Larreta. Ambos gremios manifestaron su preocupación por la, hasta ese momento eventual, llegada de Uber y la posibilidad de que se sumen autos particulares a la actividad.

SALUT Y BUEN VIAJE

 

¿CUÁL ES LA MEJOR CIUDAD PARA COGER UN TAXI?

DE LONDRES A NUEVA DELHI
Forman parte del paisaje urbano y en algunos casos se han convertido en auténticos iconos de las ciudades por las que circulan.
Repasamos algunos de los taxis más famosos y mejor valorados.

Cada ciudad tiene algo que la hace especial. Puede ser un monumento, un edificio, un plato típico… Es esa foto que la convierte en reclamo turístico, que la hace ser reconocible y reconocida en el mundo. Ese detalle fácil de recordar y de explicar a los demás que permite al viajero sentir una cercanía con el día a día del lugar que visita y que le hace estar un poco menos de paso. Los oriundos saben que existe tal cosa, que son un cúmulo de detalles los que hacen única a su ciudad. Ni Bilbao es solo el Guggenheim, ni Vitoria la plaza de la Virgen Blanca. Sin embargo, el turista carece del tiempo necesario y no le queda otra que usar atajos que retengan lo visto en su memoria. Uno de los flashes más fáciles de evocar son los taxis. En una gran ciudad, el paseante, sin quererlo, convive con el tráfico y en la multicolor caravana estos vehículos, todos perfectamente identificados y uniformados, se convierten en un repetitivo goteo que el subconsciente acaba por absorber. Eso para el que no se monta nunca en un taxi; que el que los usa seguro tiene alguna anécdota que le impide olvidarse del viaje.
Sin esforzarse demasiado, así a bote pronto seguro que acierta el color de los coches de servicio público de media docena de ciudades. Si le gustan los coches clavará hasta el modelo más común en la flota. Probemos.
– ¿Manhattan?…
– Amarillo
– Correcto. ¿Londres?
– Negro
– Sí. ¿México DF?
– Verde.
– ¿Venecia?
– Marrón. Espera. En Venecia no hay carreteras.
– Pero sí hay taxis, que van por los canales. Los llamados water taxis son unas elegantes barquicuelas que mejor sería llamar water buses ya que pueden transportar hasta 10 personas. Quizá para grupos sean interesantes. Navegar hasta el Marco Polo sale por unos 130 euros. Claro que nada más pijo que moverse a su aire lejos de los ‘proletarios’ vaporettos.
Sirva el ejemplo también para recordar que más allá de los típicos, preciosos y pronto extintos Victoria Crown que salen en todas las películas con Nueva York como escenario, el mundo está lleno de adorables taxis que regalan a la ciudad por la que circulan un aspecto especial. Repasamos algunos de los más llamativos.
Decir taxi es decir Londres. El Hackney Carriage o Black Cab es tan propio de la milenaria ciudad del Támesis como el té de las cinco. Son unos coches espectaculares. Amplios, cómodos, señoriales, caros a más no poder (tanto el vehículo como la carrera), pero absolutamente preciosos. Pura esencia. De hecho están considerados los mejores del mundo según una encuesta de hoteles.com. Claro que todo esto no es nada que no supiéramos antes de leer el artículo. Así que vamos con alguna curiosidad. La palabra castellana ‘jaca’ (Caballo cuya alzada no llega a metro y medio) y el Black Cab tienen el mismo origen. Los nombres queremos decir. Jaca, según la RAE, viene del castellano antiguo ‘Haca’, que deriva del francés ‘Haque’. Este término a su vez remite al inglés ‘Hack’, que no es más que el acortamiento de Hackney, un antiguo pueblo medieval -hoy absorbido por Londres- famoso por los caballos que allí se criaban. Ya ve. La próxima vez que aterrice en Heatrow (o en Stansted si vuela en low cost) pueda hacer el chiste malo de “vamos a coger la jaca hasta el centro”. Eso sí, le saldrá cara la tontería. Transport for London publica en su tabla de tarifas que el viaje entre el aeropuerto y el centro puede alcanzar las 85 libras (unos 102 euros).
La siguiente ciudad con los mejores taxis según la referida encuesta es Nueva York -qué se puede decir que no se haya contado ya; mientras que la tercera es Tokio. El aspecto de los taxis de la capital nipona no es tan conocido -salen en menos películas- aunque no dejan de tener algunas curiosidades dignas de mención. En 1995 Toyota desarrolló un modelo, el Crown Comfort, para que fuera usado como taxi en Japón. Es el mismo que se usa en Hong Kong solo que en la ex colonia está pintado de rojo y en la isla imperial son amarillos con una franja horizontal roja bajo las ventanas. Es el coche que también utilizan en las autoescuelas para enseñar a conducir. Algunos vehículos permiten hasta cinco pasajeros (como los hackney ingleses) y además montan de serie interesantes soluciones como que las puertas traseras las pueda abrir mediante un automatismo el conductor sin necesidad de bajarse del coche. Y es que los japoneses son muy prácticos y de hecho el automóvil es bastante espartano. Motores dos litros con 80 y 115 CV y llantas de 15 pulgadas. Nada que ver con los monstruos que se usan en otro países para el transporte público.

Por cierto, los taxis de Tokio tienen fama de ser los más caros del mundo. El trayecto del centro al aeropuerto -el que se usa de manera global para realizar el ranking- lo es. Cuesta unos 300 euros. Sin embargo, las instalaciones de Narita están a 60 kilómetros por lo que el precio kilómetro no sería el más elevado del planeta. Copenhague, con la pista a 8.000 metros del centro -alguno podría ir corriendo- la carrera sale por unos 37 euros. Según Moneycorp, que ha recogido estas tarifas la lista de precios por kilómetro, en dólares, la encabeza la capital danesa, (6,5), seguida de Ginebra (5.5). Tokio se queda en 4,4. También es caro el trayecto Malpensa-Milán, 106 dólares por 40 kilómetros. En comparación, en Sofía se hace el recorrido completo por 3.30 dólares.
Aunque volvamos a los taxis y su inconfundible aspecto. Algo digno de ver, siempre tan pulcro, ordenado y conjuntado es una parada de taxi alemana. En Berlín, por ejemplo, aunque son iguales en muchas ciudades germanas. Siempre bien surtidas, la fila de Mercedes Clase E, normalmente de la segunda generación con sus saltones faros que parecen unos ojos de sapo, parece un ejército listo para revista en sus uniformes beige. La verdad es que el color de los taxis alemanes no es nada atractivo, pero estos coches quedan de los más resultones.
Otro cantar eran los escarabajos verdes de México DF. Los ‘vochos’ eran quizá los coches más monos que se podían encontrar en una gran ciudad. Era ver uno -era, porque fueron retirados ya todos el 31 de diciembre de 2012- y dibujarse una sonrisa en la boca. La normativa obliga a que los taxis del país tengan menos de 10 años y el Beattle se dejó de fabricar en México en 2003.
Lo que es inagotable, en cambio, es la lista de taxis molones y no nos entrarían todos en un solo artículo. Qué decir de los negros y amarillos tanto de Buenos Aires como de Barcelona. O de los súper deportivos que han adaptado en Emiratos Árabes y otros países de Golfo para transportar a los adinerados visitantes. Y qué contar de los rickshaw de Nueva Delhi. Ahora todas las ciudades que quieren parecer modernas están poniendo en marcha servicios de bicitaxi con triciclos como los de India. Claro que si lo que se quiere es transporte no contaminante; ninguno comparable al de de Mijas.

SALUT Y BUEN VIAJE.

 

EL TAXI TIENE MONUMENTO EN BUENOS AIRES

Alrededor de 38.600 “techos amarillos” recorren a diario la ciudad y ofrecen un servicio de transporte público esencial.

 Un monumento a los taxistas fue inaugurado en Buenos Aires para homenajear a los más de 70.000 integrantes de este colectivo que recorren a diario las calles de la capital argentina.

 “Es un reconocimiento a los miles de hombres y mujeres que día a día prestan un servicio tan importante para la ciudad de Buenos Aires”, dijo hoy el secretario general del Sindicato de Peones de Taxis, Jorge Omar Viviani, ante centenares de taxistas.
“Este es también es un homenaje a aquellos pioneros que allá por 1902 comenzaron con los primeros taxis de Buenos Aires”, añadió Viviani, quien aseguró que “ser taxista no es una profesión, es un sentimiento”.
La escultura, realizada por el artista Fernando Pugliese, representa a un taxista calvo y de bigotes acodado sobre el techo de un taxi del clásico modelo Siam Di Tella a tamaño real.

 “Elegimos que el auto sea un Siam Di Tella porque fue el modelo de auto que marcó a los taxis porteños, y al taxista le dimos una impronta bien porteña, porque es un poco filósofo y un poco psicólogo del pasajero”, comentó Pugliese.
El monumento fue donado por el Sindicato de Peones de Taxis a la ciudad de Buenos Aires y está ubicado en el barrio porteño de Puerto Madero.
Más de 70.000 personas (en una flota compuesta por 38.600 coches) integran este grupo que recorren a diario las calles de la capital argentina y prestan -según los agentes turísticos internacionales- el mejor sistema de transporte con que cuenta la ciudad de Buenos Aires.

En la actualidad los taxistas porteños que trabajan entre 12 y 14 horas diarias, aunque si sólo son choferes la tarea se alarga para poder hacer una diferencia económica ya que por día abonan alrededor de $420 el alquiler del auto.
El secretario general del Sindicato de Peones de Taxis, Jorge Omar Viviani, indicó que “es un reconocimiento a los miles de hombres y mujeres que día a día prestan un servicio tan importante para la ciudad de Buenos Aires”.

 La profesión de taxista experimentó en los últimos años cambios en la modalidad de trabajo a partir de la introducción de las empresas de radiotaxis y la concentraciones de grandes flotas de vehículos en manos de empresarios. El comienzo de la actividad de taxis en Buenos Aires data del siglo XIX, cuando se creó la primera ley de patentes para los carruajes de alquiler, en el año 1860.

La normativa, que permitió el emplazamiento del monumento, también menciona que el origen del término “tachero” proviene del francés Maurice Tachon’s, el primer fabricante de los relojes que llevaban impreso su nombre. Sin embargo, José sostiene que “este término deriva de que los antiguos relojes eran como un tacho”.
Cualquiera sea su origen, los choferes dicen sentirse más cómodos cuando los llaman “taxistas”. Incluso “el Gallego” -fundador junto a otros colegas de la parada de “Chacarita” y que hoy tiene 70 años- sostiene que los “tacheros” son quienes desempeñan mal el oficio. “El tachero es el que no le para a la señora con un cochecito o a una persona con silla de ruedas, el que te afana con el viaje o el que te echa cuando llevás a un pasajero a Retiro”, explicó a la agencia Télam.

“Hay muchos prejuicios pero aquí hay de todo, como sucede en todos los oficios. Yo, por ejemplo, no escucho la radio que la gente piensa que los taxistas oímos. Más bien te diría que trato de poner música”, cuenta “el Gallego”, quien desempeña este oficio desde hace cuatro décadas.

La imagen del taxista tuvo además un ícono en el imaginario popular de la mano de Rolando Rivas, aquel personaje de telenovela encarnado por Claudio Garcia Satur, en le década de los setenta. Por aquellos años, los taxis que circulaban por la Ciudad podían estar pintados de cualquier color, pero en 1967 se dispuso una norma que indicaba que todos debían tener la carrocería pintada de negro en la mitad inferior y de amarillo en la superior.

SALUT Y BUEN VIAJE.

PEUGUEOT 404 EL TAXI DE BUENOS AIRES

 El Peugeot 404 (1965) es sin duda el taxi más emblematico que ha tenido la capital de Argentina. Los inicios de la marca francesa en el país se remontan a la década del ’20. En esos años, poseían una representación bajo el nombre de S.I.A.P.A., que contaba con oficinas y un salón de ventas en Tucumán 1801 de la Capital Federal, ofreciendo a través de una campaña publicitaria el modelo 201 y sus evoluciones.

Así se transcurre en la Argentina, hasta fines de la Segunda Guerra Mundial, cuando en 1946 son presentados, en la sede del Automóvil Club Argentino, los Peugueot 202 que se mantendrían en el catálogo hasta la llegada de los 203 en 1950.

  En 1958, Peugueot otorga a la empresa I.A.F.A. los derechos para el armado parcial del nuevo modelo 403 en el país.

  Y en 1962 es lanzado el 404. Una berlina diseñada por Pininfarina con motor de 4 cilindros y 1.618 CC y 72 HP. El coche fue presentado a todo el país por medio de un “raid” que unió todas las provincias que realizó el piloto Oscar Cabalén.

  El coche fue un éxito en todos los sentidos, se hicieron utilitarios, rurales y se fabricaron 162.543 modelos hasta la última pick up en 1980. Tenía un costado deportivo tanto en ciudad como en caminos de pueblos. Podía ser un coche elegante, como también el preferido de los taxistas.

  ¿Qué argentino no se ha subido a un taxi “cuatro cuatro”de estos? Andando por los barrios de Almagro, Constitución, Palermo o yendo al “Italpark”. La cantidad que había de estos taxis haciendo fila en la avenida Corrientes a la salida de los teatros o los que andaban por Arroyo al 800 para ver si tenían suerte y cogian a alguien bien de “Mau Mau” o a las señoras de la confitería “El Molino” o “Las Violetas” que los esperaban en la avenida Rivadavia.

SALUT Y BUEN VIAJE.

LOS ANARQUISTAS Y LA INVENCIÓN DEL COLECTIVO

Si hay algo indiscutible, es que el movimiento anarquista argentino, estuvo desde sus inicios, muy vinculado al movimiento obrero, del cual era parte, porque sus mismos militantes eran trabajadores.
Como ejemplo, se puede citar el caso de los obreros panaderos, sindicato famoso por su combatividad pero también por lo que dejaran en la cultura popular, hasta en términos alimenticios. Los nombres de las facturas que los argentinos comen hoy en día, fueron puestos en forma de burla, de los obreros panaderos, para con todo lo que desde el anarquismo se quería y se quiere aún hoy combatir. Por ello las facturas llevarán el nombre de “vigilantes”, en forma de rechazo a la policía, “cañoncitos”, en desprecio a lo militar, las denominadas “bolitas de fraile” o los “sacramentos”, en obvia alusión a lo clerical, como así también el hoy conocido “pirulín” o “pirulo”, otrora “suspiro de monja”, cuya explicación está de más, dada su evidente forma fálica.
Pero ponemos el caso de los panaderos o el de las cooperativas obreras, cuyo mayor exponente fue el aperitivo “Amargo Obrero”, siendo sus colores rojo y negro, propios del anarcosindicalismo, para demostrar cómo el anarquismo dejó una profunda huella en lo popular, barrida luego con los distintos golpes militares, o la quema sistemática de sus bibliotecas y la toma de sus sindicatos, en tiempos del peronismo, mientras sus últimos militantes eran apresados o expulsados con la Ley de Residencia, hecha para expulsar anarquistas, desde 1902 hasta el gobierno de Frondizi, que sería quien la anulara. (1)
Qué decir de los clubes sociales y deportivos fundados por libertarios. Los casos más famosos serán el del club “Chacarita”, o el antaño “Mártires de Chicago”, hoy “Argentino Juniors”, fundado en una biblioteca anarquista, en 1904. Como así también muchísimos clubes de barrio de ciudades como Rosario (la “Barcelona argentina” por su gran movimiento libertario) que aún hoy conservan nombres sugestivos como el de los clubes “Libertad”, “Luchador”, “Ideal”, “Nueva Era”, “Aurora”, etc.
Pero algo no muy conocido hoy, y que es motivo de ésta nota, es la aparición del vehículo popular conocido tiempo después como “colectivo”, en el que tuvieron mucho que ver los anarquistas del sindicato de choferes, adheridos a la F.O.R.A (Federación Obrera Regional Argentina), organización anarquista nacida como F.O.A, en 1901, y que llevará su nombre definitivo a partir de su cuarto congreso, en 1904.
En la invención de éste transporte estuvieron directamente involucrados el renombrado militante libertario Diego Abad de Santillán (2), redactor y director del periódico anarquista “La Protesta”, y un anarquista gallego, menos famoso, llamado José “Saluto” López Luis (3), dando vida a la creación del colectivo, en el contexto de la terrible crisis económica que afectó a varios países, entre 1928 y 1930.
En sus “Memorias” (4), Abad de Santillán nos cuenta, tras un título denominado “Los colectivos y los colectiveros”, lo siguiente: “Hubo en 1928 una crisis deprimente de los servicios de taxímetros en Buenos Aires; pasaban los meses y aquella situación no mostraba perspectivas de un fin próximo. El gremio de taxistas sufría las consecuencias del poco uso de sus coches que circulaban horas y horas vacíos, consumiendo inútilmente nafta. Algunos taxistas optaron por arrinconar su coche en espera de tiempos mejores o para siempre, y procuraban buscar otra actividad para obtener el pan cotidiano.
Teníamos una estrecha vinculación con el gremio de chóferes; los afectados por la crisis pasaban a todas horas por la redacción para hacernos conocer sus puntos de vista y conocer los nuestros. Se hablaba de pedir ayuda al municipio de la Capital Federal a fin de no privar a la ciudad de un servicio público como el que mantenían. A esas peticiones al gobierno o al municipio me opuse terminantemente. Y por más que me esforzaba por hallar una salida honrosa, no se me ocurría ninguna, y el porvenir del gremio, en el que contaba con tantos amigos me atormentaba tanto como a los que padecían aquella situación, que tenía visos de prolongarse.
Entre las docenas de taxistas que acudían al diario para comprobar si teníamos algo como la piedra filosofal para descubrir alguna luz, menciono a uno solo, Juan López (sic), gallego, esperantista, que firmaba sus colaboraciones en nuestra prensa con el seudónimo “Saluto”(5). Solía traerme informaciones de los países de Oriente de China, Japón, la India, que tomaba de publicaciones en esperanto de aquellos países. De apariencia quijotesca, al volante de su vehículo, viejo y maltrecho, al verle me recordaba a caballero de la Mancha y a su Rocinante. Descartado lo del recurso al municipio, ¿qué hacer? Y fue entonces cuando se me ocurrió lo siguiente: en lugar de circular con los taxímetros al azar en busca de pasajeros, habría que obrar de otro modo, ponerlos en filas, con recorridos fijos, de tal lugar a tal otro, como los tranvías eléctricos y con una tarifa baja, popular, equivalente a la de los tranvías.
El amigo Juan López se entusiasmó con esa idea, que le pareció excelente, y quedamos en que la expondría en la primera asamblea de gremio, y así lo hizo.
En la nutrida asamblea del local de la calle Bartolomé Mitre al 3200, la proposición fue tomada con sorna por algunos y muy en serio por otros. Me dolió un tanto que entre los que intentaron ridiculizar, aunque sin éxito, aquella solución, estaban militantes muy conocidos de la F.O.R.A.
No obstante esa actitud de unos pocos que se consideraban en posesión de la verdad suprema, un par de días después comenzaron a formarse líneas de taxímetros con recorridos fijos, señalados en un tablero en la delantera de los coches. El taxi particular, se convirtió en taxi colectivo. Eran coches grandes: podían transportar con unos asientos fácilmente agregables, hasta seis pasajeros. Avanzaban rápidamente y competían con éxito con los tranvías; la población de Buenos Aires tomó esos vehículos con simpatía.
En pocas semanas no alcanzaban los taxis de la gran ciudad para cubrir las líneas establecidas espontáneamente. Fue todo un éxito, un éxito con amplio respaldo popular.
El gremio entero, que andaba cabizbajo, triste, desanimado, mostró en pocos días la sonrisa del triunfo.
El taxi colectivo fue el vehículo favorito de Buenos Aires, hasta el punto que los tranvías circulaban casi vacíos, como circulaban antes los taxis. Y como se trataba de intereses extranjeros, ingleses, hubo reclamaciones y protestas, pero el presidente Yrigoyen se mostró firme y tomó el partido y la defensa de los colectivos y los colectiveros. Hubo contratiempos y alteraciones con el cambio de gobierno y la entrada en el mismo de representantes del capital inglés pero los tranvías acabaron por desaparecer unos años más tarde.
El primitivo taxi colectivo fue transformado en microómnibus, que manejaba el mismo conductor, sin ayuda extraña, de cobradores de los boletos. Los microómnibus siguieron llamándose colectivos, y fue con ellos con lo que se hizo posible el conglomerado urbano bonaerense, disperso en numerosas pequeñas ciudades, como una unidad funcional.”

Llama la atención que historiadores como Horacio N. Casal, en su obra “Historia del colectivo”, nombre a los taxistas Páez, Rodríguez, Manuel Pazos, Rogelio Fernández, Lorenzo Forte, Aristóbulo Bianchetti y Felipe Quintana, como a los autores
de la invención del colectivo, insistiendo en la argentinidad de todos los citados, y nada mejor para seguir con el mito que dar inicio a esa historia en un cafetín de Buenos Aires. (6)
Aunque el mismo autor señala la combatividad del gremio de colectiveros, que aún en 1936, en plena huelga y conflicto entre choferes y Estado (más los intereses británicos detrás) tendrá como delegados a los anarquistas Miguel Abadie y José Escudero, como así también, para el mismo año, los colectiveros en conjunto se solidarizarán con la República Española, en vísperas del levantamiento militar de Francisco Franco y el auge del fascismo español. (7)
Y si algo fortalece nuestro análisis, véase sino lo dicho por el doctor Corona Martínez, en su defensa realizada hacia los 37 obreros anarquistas del sindicato de choferes de taxi y los lavadores de autos, que sufrieron en 1932, junto a los panaderos, la persecución estatal, siendo procesados por “asociación ilícita”, y siendo su local de calle Bartolomé Mitre, allanado en 1930, y en junio de 1932, con cientos de militantes detenidos. Fue un montaje estatal, para debilitar a los tres sindicatos más combativos de la F.O.R.A. En su defensa, el abogado Corona Martínez, señala:
“La aplicación del automóvil al transporte colectivo de pasajeros se inició, desarrolló y progresó en esta ciudad por la “Unión Chauffeurs” y por obra de sus afiliados. En efecto, los primeros ómnibus, pequeños y con todas las imperfecciones de una industria incipiente, fueron puestos en circulación por miembros de “Unión Chauffeurs”, constituyendo líneas cuyos coches, como los actuales de colectivos, no eran de una empresa, sino de numerosos propietarios de un solo coche, dándose el caso frecuente de dos o tres condominios de uno de ellos. Vinieron después las grandes
empresas que explotaron para su exclusivo lucro la iniciativa de los esforzados “pioneers” obreros, quienes fueron desplazados por la competencia de los que disponían de capital para lanzar a la circulación coches grandes y cómodos.” (8)
Luego, el mismo abogado, señala el enorme aporte de éste sindicato a los avances tecnológicos que significó la aparición del auto colectivo, la solución transitòria que representó en tiempo de crisis, y la posibilidad concreta de combatir la terrible desocupación de la época para muchos taxistas sin trabajo. Destacando el hecho de que una “asociación ilícita” de delincuentes, no podría tener esos lazos de solidaridad y de apoyo mutuo entre los trabajadores, como su aporte a nivel social, con la aparición del colectivo.
Hay que destacar que en la primera Comisión Administrativa y como fundador del sindicato de choferes de taxi, aparece José López Luis, alias “Saluto”, en 1924, junto a otros anarquistas. Los primeros autos colectivos llevaban de 7 a 10 personas, y el primer recorrido era Lacarra, Flores, Plaza de Mayo, a un precio de 10 centavos por persona.
Por su parte, “Saluto” López será deportado de Argentina, y fusilado por los franquistas en plena guerra civil española, mientras Abad de Santillán también regresa a su país y será figura destacada de la revolución libertaria llevada a cabo en España. (9)
JUAN MANUEL FERRARIO



 Como se ve, los autos colectivos no diferían demasiado en aspecto de un automóvil normal, excepto por su tamaño. En la foto, se ve una unidad de la entonces línea 26, actual 56 (Foto: Archivo General de la Nación).
(1) En los años 30 la misma ley será usada para expulsar a muchos militantes comunistas.
(2) Cuyo nombre real era Sinesio Baudilio García Fernández, autor entre otros libros de “El movimiento anarquista en la Argentina”, “El organismo económico de la revolución”, “Reconstrucción Social”, “Por qué perdimos la guerra”, por citar sólo algunas de sus obras.
(3) José López Luis, conocido como “Saluto”, era oriundo de la localidad gallega de Baiona.
(4) “Memorias”, Diego Abad de Santillán. Editorial Planeta. Barcelona, 1977. Páginas 125 y 126.
(5) Creemos que aquí Abad de Santillán confunde el nombre de José, por Juan, es que en el mismo sindicato de choferes había otro militante anarquista llamado Juan López, a eso atribuimos posiblemente este error, ya que se podría equivocar de nombre pero no de apodo.
(6) “Historia del colectivo”, Horacio N. Casal. Centro Editor de América Latina. Buenos Aires, 1971. Página 12.
(7) Horacio N. Casal. Op. cit. Páginas 82 y 110.
(8) “La F.O.R.A ante los tribunales”. Los procesos por “Asociación Ilícita” a los sindicatos Panaderos, Chauffeurs y Lavadores de autos. Defensa de los doctores Corona Martínez y Palacio Zino. Páginas 102, 103, 104, 122 y 123. Editado por el Comité Pro Presos y Deportados de la F.O.R.A. Buenos Aires, 1934.
(9) Recomendamos el documental “A volte das nove”, sobre la vida de “Saluto” López, realizado por Antonio Caeiro, cuyo adelanto puede verse en

www.ofaiadoproducions.blogspot.com



SALUT I BON VIATGE




TAXI UN ENCUENTRO

Taxi, un encuentro es una película argentina con guion y dirección de Gabriela David que fue estrenada el 13 de septiembre de 2001. Tiene como protagonistas a Diego Peretti, Miguel Guerberof, Josefina Viton, Pochi Ducasse y Pablo Brichta.

El protagonista “Gato” es un ladrón que sobrevive con su padre paralitico, en una casa semi derruida de un barrio marginal de Buenos Aires barrio Mitre. Un día Gato asalta a un taxista , le roba el dinero y el taxi, ejerciendo esa noche de taxista . Haciendo carreras y llevando a gente de un sitio a otro, todo marcha bien Gato se divierte y se lo pasa bien ganando dinero con el taxi, hasta que coge a una joven con una herida de bala, Gato se da cuenta y abandona el taxi y la joven ensangrentada que esta desmallada dentro del taxi. Pero los remordimientos y la conciencia de no ayudar a una persona hacen volver a Gato a coger el taxi, para llevar a la joven a su casa y curarla con la ayuda de su padre.
Una gran película que ha recibido varios premios internacionales, una gran película que habla de las miserias de la vida , y de las relaciones humanas en situaciones difíciles.

DESCARGAR:

ETIMOLOGIA DEL TAXI Y DEL TAXIMETRO


Entrando en un taxi bien se sabe que al llegar, uno tendrá que abonarle al taxista el precio del viaje, pero nunca se piensa, viendo desfilar los numéricos en el taxímetro, que la palabra encierra las voces griegas taxis (tasa) y el elemento metron.

La etimología de la palabra taxímetro proviene del Griego τάξις, tasa, y -´metro. Su significado literal es “medida en función de la distancia recorrida y el tiempo transcurrido, de la prestación del servicio del vehículo con chofer”.

En la antigua Roma, existían taxímetros que funcionaban por medio de un mecanismo solidario con el eje de una carreta que iba liberando pequeñas bolas. Al final del trayecto, el pasajero pagaba en función de las bolas liberadas.



Los primeros taxis fueron idea de Franz Von Taxis quien, siguiendo el ejemplo de los correos mongoles (que ofrecían servicio postal y transportes), creó la primera línea regular de coches de posta entre Holanda y Francia.

En España se entregó, el servicio de correos, como monopolio a Franz von Taxis en 1504. Se comprometía a llevar todo el correo oficial entre Granada-Bruselas en 15 días en verano y 18 en invierno. En 1517 Von Taxi se comprometía a mantener informados y al día a secretarios, consejeros y al Rey allí donde se encontrasen.
Un taxímetro es un aparato de medida, mecánico o electrónico, usualmente instalado en los llamados taxis, similar a un odómetro. Y mide el importe a cobrar en relación tanto a la distancia recorrida como el tiempo transcurrido.
Los taxímetros eran originalmente mecánicos y montados fuera del taxi, encima de la rueda delantera lateral del conductor. Aunque, transcurridos unos años, fueron introducidos dentro del vehículo. En los años 80 los taxímetros mecánicos pasaron a ser electrónicos eliminando, de esta manera, el familiar sonido de tictac que hacia el mecanismo de sincronización.

El ingeniero alemán Wilhelm Bruhn inventó en 1891 el taxímetro, un ingenio mecánico para medir el tiempo y la distancia recorrida por los vehículos. A los taxistas de la época no les gustó la idea de que existiese una maquina que regulase sus ingresos y, como castigo, tiraron a Bruhn al río.

El primer vehículo con motor equipado con este invento fue el Daimler Victoria (fabricado por Gottfried Daimler en 1897), y fue entregado, con taxímetro incorporado, al empresario Friedrich Greiner del transporte de Stuttgart, que fundó la primera compañía motorizada del taxi del mundo.

Los siguientes vehículos de motor destinados al taxi, equipados con taxímetro, comenzaron a funcionar en París en 1899, en Londres en 1903 (con el llamado French-built Prunel, construidos en Francia por Prunel) y en Nueva York en 1907.

Hasta 1904, cuando Louis Renault reinventó el taxímetro y lo incorporó en sus vehículos, el taxímetro no se incorporó de una manera más generalizada. En 1905 la sociedad Renault recibe un primer pedido de 250 taxis. Las instalaciones se organizan y la fabricación pasará del artesanado a la producción en serie. Debido al éxito obtenido por los taxis en París y en Londres, se exportaron a Nueva York y a Buenos Aires.

Los taxis de Nueva York fueron importados de Francia por el empresario Harry N. Allen . Allen fue la primera persona en pintar sus taxis en amarillo, ya que consideraba que eran más fáciles de ver en la distancia.

SALUT Y BUEN VIAJE..