DESTROZADOS POR TAXISTAS CON LICENCIA: ASÍ TRATAN EN CHINA A LOS TAXIS ILEGALES

Las imágenes hablan por sí mismas. Está claro que, en algunos aspectos, China tiene una forma de actuar bastante diferente a la que que entenderíamos por habitual, y desde luego bastante expeditiva. Un total de 156 taxis ilegales, que operan sin licencia y totalmente ajenos a la legalidad, han sido destrozados en China sin contemplaciones ni remordimiento alguno, por la policia y por varios taxistas (legales) que seguro estaban bastante felices de poder eliminar a la competencia desleal.
La imagen se produjo en Hefei, en la provincia de Anhui (China). En el gigante oriental, los taxis falsos son un problema relativamente grande: pintados de forma muy similar a los taxis legales, que hace que a veces sean muy difíciles de distinguir los unos de los otros, operan sin licencia, con taxímetros manipulados, matrículas o licencias falsas y, en muchas ocasiones, tampoco tienen seguro de circulación ni por supuesto ofrecen garantías de ningún tipo.

Además, y lo que es más importante y seguramente preocupe más al Gobierno chino, tampoco pagan impuestos, trabajando completamente en negro. Así que las autoridades no anduvieron con tonterías ni con rodeos, y para quitar a estos coches de la circulación, ¿qué mejor que eliminarlos por completo? Por supuesto, esto no garantiza que la raíz del problema se vaya a solucionar: se han destruido estos 156 taxis ilegales, dejándolos totalmente inutilizables, pero ¿quién puede asegurar que no vayan a surgir nuevos taxistas ilegales, o que los restantes miles y miles de taxistas ilegales no continúen su actividad?

Lo cierto es que el hecho de que en China proliferen los taxis ilegales y estos sean casi mayoría tiene también una cierta explicación: dando un servicio similar a los taxis “oficiales”, sus precios son a menudo más baratos, cubriendo una elevada demanda de transporte que sin ellos sería más complicado de asimilar, contando únicamente con las licencias oficiales. Además, en China no es nada fácil conseguir una licencia de taxi, ya que a menudo los servicios se encuentran gestionados por manos públicas, siendo muy difícil que una empresa o un autónomo sin contactos pueda conseguir trabajar en el sector dentro de la legalidad.

Así, estos 156 taxis ilegales pasaron a mejor vida, a manos de los taxistas con licencia que ejercen su profesión dentro de lo que las leyes chinas permiten. Palos, bates de béisbol o incluso hachas: todo vale con tal de retirar de la circulación estos vehículos que trabajan al margen de la legalidad, para posteriormente ser achatarrados y reciclados. ¿Solucionar a base de palos y destrucción lo que supone una gota de agua dentro de todo un océano?

 SALUT Y BUEN VIAJE.